Martes, 04 de agosto de 2020

Carta a un soldado español

Se acerca el momento del adiós

Ha llegado la hora. No puedo ni imaginar lo que te esta pasando  por tu cabeza en estas ultimas horas antes de embarcar rumbo a Afganistán.  

Se que tienes que cumplir la misión más peligrosa en la que te has encontrado nunca y que estas preparado para ello. Tienes las cualidades necesarias para esta misión (fortaleza, audacia, compañerismo, autodisciplina, honorabilidad, idealismo...), y has recibido el entrenamiento adecuado para una misión de paz, se empeñan en recalcar nuestros responsables políticos, compleja en la que parece que nadie puede ganar.

   Las extremas condiciones de vida en las que te vas a encontrar son duras y difíciles. No solo porque una vez pises tierras afganas te vas a encontrar con un ambiente hostil en el que te juegas la vida cada segundo, sino  porque los momentos de soledad y añoranza agazapado en la arena a temperaturas que oscilan entre los 60 grados de calor y los 15 bajo cero, el miedo, la desazón, la incomprensión e impotencia hacia las injusticias, serán sentimientos de los que no te vas a librar tan fácilmente.

  Vas a necesitar más de 8 litros de agua diarios, como os han recomendado, para digerir todo lo que veas, oigas y  sientas.  

 Como ya te escribí en ¡Pide el cambio! Cartas a los jóvenes que sueñan con cambiar el mundo  http://www.readontime.com/ISBN=9788415324096, tengo que confesarte que la noticia me produce cierto desasosiego, y no es para menos.  

  ¡Hay que tener mucho valor, mucha entrega y grandes dosis de valentía para jugarse la vida en esta guerra! Y parece ser que tú tienes de todo ello, y a raudales.  

  No sé muy bien porque te digo esto. Tal vez sea porque me entristece ver las fotos de los soldados fallecidos y me avergüenzo del comportamiento fariseo de nuestro gobierno. O quizás sea porque han saltado las alarmas de mi conciencia pidiéndome que reaccione ante las lágrimas de unos padres, de unos abuelos, de unos compañeros que exigen justicia y paz ante la muerte de un joven que no dudó, como tú en estos momentos, en gastar su vida en misiones humanitarias por la paz, por los derechos humanos. En definitiva, un soldado que se sacrificó por lograr un mundo mejor. No lo sé.  

  Pero ten siempre presente que la situación bélica que te encontraras te obligará a trabajar por el bien de los pueblos de la forma más pacífica que sepas y tengas a tu alcance. Es más, las víctimas inocentes te exigen, nos exigen, que no nos resignemos a la guerra como si fuera algo que no se puede evitar.  

  Para ello, todos, y aquí me incluyo yo también, deberemos encontrar el mejor camino para erradicar las injusticias, la codicia, los egoísmos, el odio, las envidias y las incomprensiones, que son, en definitiva, la semilla de la guerra absurda y de las tragedias de la humanidad.

     ¿Quién se atreve a decir, mirando a los ojos de un joven soldado, que no puede trabajar por la paz, por la esperanza y la concordia entre los pueblos, que corresponde a otros, que no sabe? “Es ingrato el que niega el beneficio recibido; ingrato es quien lo disimula; más ingrato quien no lo descubre y el más ingrato de todos quien se olvida de él”, decía Séneca.  

  Por cierto, tu primo, que siente una gran admiración y respeto por ti, te manda esta historia que te puede servir de estímulo en los momentos difíciles. Grábatela en el corazón y reléela a menudo.

    “Cuentan que durante la Segunda Guerra Mundial cayó una bomba cerca de la iglesia de la ciudad alemana de Münster. Al explotar, le arrancó los dos brazos a la figura de Cristo crucificado.  

  Una vez acabada la guerra, quisieron restaurarlo, pero alguien sugirió dejarlo como estaba, sin brazos. Se aceptó la propuesta pero no sin incluir una leyenda que decía así: "Vosotros sois mis brazos". De esta manera, todo el pueblo recordaría siempre que Jesucristo tiene necesidad de nuestros brazos para continuar su misión en la tierra.”  

   Pues bien: dichosos los que usan sus brazos para, en palabras de Benedicto XVI, “abrir el corazón y el mundo a Dios”. Dichosos los que usan sus brazos para aliviar el dolor. Dichosos los que usan sus brazos para sembrar esperanza. Dichosos los que usan sus brazos para llenar el mundo de paz y de alegría porque “sólo de la paz en las conciencias puede nacer la paz en los pueblos y entre los pueblos”.  

Que Dios te bendiga. Cuídate mucho.  


Comentarios

Por cialis buy cialis online 2020-07-28 20:01:43

Ndfaaq bsauwu buy generic viagra buy cialis generic online viagra online prescription free Kjbia


Por jose maria Marcilla 2012-06-02 19:31:00

Tienes asumido el "solicitar el Puesto de mayor riesgo y fatiga", a pesar de tu juventud, "posees las mas altas virtudes militares". Tus Compañeros y Tu sabeis de sufrimiento, de sacrificio y entrega sin esperar nada a cambio. Os mereceis sobradamente el reconocimiento de los ciudadanos de nuestra Patria y, que no se os escatimen, torticeramente, medios y materiales. Seguro que cumplireis con vuestro deber. Buen Servicio y hasta luego.


Por Noval 2012-06-02 00:02:00

Así tendrían que ser todas las esposas, novias, hijas, madres. Es por ellas, y por lo que representan, por lo que los soldados sirven, luchan y mueren. Los soldados españoles están bien preparados. Les falta número, lo que complica rotaciones y servicios, y presupuesto, lo que reduce su capacidad. No pueden compararse en el apoyo social a sus aliados. A veces pudieran tener la tentación de mandar "a Herat" a sus políticos. Pero tienen a esas mujeres bravas, que lo valen todo.


Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo