Martes, 25 de febrero de 2020

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

Ser niños, para ser grandes

 

El evangelio de Marcos está compuesto como un diario de viaje, según se sube a Jerusalén. Allí en el camino suceden todas las cosas: palabras y hechos del Maestro que se van proponiendo a aquellos discípulos. El texto evangélico de este domingo siempre me ha parecido impresionante por esa especie de doble escenario en el que Marcos presenta la subida de Jesús a Jerusalén. La narración de Marcos nos ha ido dando suficientes datos de palabras y de hechos de Jesús, como para imaginarnos el bienestar que suponía para aquellos primeros discípulos el hecho de pertenecer a esa compañía incipiente del Maestro.         

Sus ojos, acostumbrados a la rutina cotidiana de una vida vulgar transcurrida entre los afanes de un pueblo pequeño y las fatigas del bregar de redes, se había visto sorprendida por este Jesús que habla bien, que hace el bien, que está en la boca de todos y en la necesidad de tantos... Y nada menos que ellos, han sido llamados personalmente por su nombre para acompañar a tan insigne Personaje. Estaban de enhorabuena.         

Pero no acaban de entender el viaje de fondo de su Maestro. Digamos que disfrutan en cada estación, se envalentonan en cada parada del camino, justamente cuando el Maestro habla, cuando cura, cuando hace milagros. Pero la parada termina, y el camino continúa, y ¿a dónde vamos ahora cuando aquí hay “tajo”? Entonces va Jesús y les vuelve a decir delicadamente: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará” (Mc 9,31). La reacción que provocaba en ellos estas graves palabras, queda magistralmente dibujada en el breve apunte de Marcos: “Ellos no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle” (Mc 9,32).         

Al llegar a Cafarnaún, Jesús les hará una curiosa pregunta: por el camino veníais un poco alterados, ¿de qué discutíais? Pero ellos, extrañamente, no quisieron contestar, como quien lleno de sonrojo ha sido sorprendido en una torpeza demasiado mezquina. Y quedaron efectivamente mudos... de vergüenza, pues no venían comentado las palabras de su Maestro, sino que por el contrario se habían estado repartiendo su pretensión: cuál de ellos era el más importante.         

Humanamente hablando, era una situación desalentadora para Jesús: Él anunciando su muerte, su entrega suprema por un supremo amor, y ellos repartiéndose la cartera, el gobierno, la canonjía, la prebenda, la túnica sagrada. Jesús adoptará una actitud comprensiva llena de misericordia, y les explicará en qué consiste la “importancia” a la que ellos deben aspirar: ¿veis un niño? pues así vosotros. No vayáis de “trepa” por la vida, sed sencillos, acogedores, sed pequeños. Sólo a ellos se les revela el verdadero sentido de la vida, los secretos del Reino de Dios, sólo ellos son los verdaderamente grandes.     

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm     Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

DEL CIRCO Y LA  TAUMATURGIA … A LA BARRACA DE FERIA

En anteriores colaboraciones en este mismo medio de difusión, escribía sobre los aspectos circenses y los prodigios taumatúrgicos que se venían sucediendo en la escena política de nuestra tan cacareada democracia…

Por Juan J. RubioLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero tiene "su aquéllo", no lo niego.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las apariencias

Vivimos en unos tiempos  de apariencia y ostentación, en los que es más importante el aparentar que el ser.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

GISTÁU

Mi relación con el recientemente fallecido periodista David Gistáu, fué simplemente la de lector. No voy ahora a dármelas de ser amigo personal ni asiduo seguidor de sus artículos ni de su obra en general.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 "Historias ocultadas del nacionalismo catalán"

Así se intitula el libro de Javier Barraycoa, Editorial LIBROSLIBRES, 2.011, 365 páginas, incluido el índice Onomástico.Este libro la verdad es que no tiene desperdicio.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Auténticas entrevistas falsas

Tal era el título de un programa radiofónico de humor que allá por la década de los 50 se emitía, no recuerdo en este momento por qué emisora nacional, en una época en que la televisión no tenía el protagonismo que disfruta actualmente y la radio dominaba el medio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Los demagogos

De lo que casi nadie habla es de la demagogia que campa por sus respetos en los sistemas "democráticos", demagogia que ya aparecía en la antigua Grecia.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Obstetricia y ministerios

También sería de gran interés conocer el "curriculum" personal de algunos de los nuevos titulares de los diversos cargos, cuyos méritos para acceder a puestos de tanta responsabilidad y en cuyas manos están, en estos momentos, nuestro presente y futuro, quizá nos harían palidecer y no precisamente de esperanzada confianza  y entusiástica ilusión.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ni criterio, ni ideología

Lo que le importa a esta casta es descabalgar del poder a los "enemigos", importándole un bledo, dos cominos y tres dídimos el bienestar de los españoles. Para eso está el pacto de la duerna, oiga.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Política aeronáutica

Entre las grandes novedades que nos está ofreciendo nuestro actual presidente de gobierno, está el utilizar el vuelo en los varios desplazamientos necesarios y no tan necesarios para sus labores presidenciales y otras no tan presidenciales.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Ilustres corregidores

Aunque el término más simple y adecuado a la idea que pretendo exponer sería "correctores", de corregir, no de co-regir, utilizo el que figura en el título por considerarlo más sonoro y llamativo, esperando disculpen la licencia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo