Domingo, 23 de septiembre de 2018

llamamiento a la normalidad

Me da igual que seas gay. ¡Esto es NYC!

Vivo en Manhattan, en un barrio gay y me encanta. Lo sé, esto parece postureo, pero no lo es.  En Nueva York, Chelsea ha sido tradicionalmente un barrio con importante raigambre gay. Pero de la 8ª a la 10ª avenida, por la zona del mindtown, no se quedan cortas. De hecho, la iglesia católica que frecuento, de St. Paul (Columbus Av. con la 60th),  es conocida por ser una de las que lleva la pastoral homosexual en la ciudad. Y sin enfrentamientos ni atentados contra la libertad religiosa como en mi querida España. Y en la semana homosexual por antonomasia, se ha aprobado por cinco votos a favor y cuatro en contra, las uniones homosexuales en todo el país. Así que por aquí andan de celebraciones, pero sin la beligerancia ibérica. Porque aquí amigos, la gente vive su vida y punto. 

Por eso, querido colectivo gay de España: os hago un llamamiento a la normalidad y naturalidad. Si esa opción vital (no solo sexual) la has elegido libremente, bien por ti. En general, no me importa con quién compartes tu vida y quizá, tu plan de pensiones así como con quién te acuestes o con quién te levantes, (este dato no me interesa de nadie, nunca. Pertenece a la intimidad de cada uno). Lo respeto*.

Admitámoslo: ya estamos en la tercera o cuarta generación post revolución sexual. Yo pertenezco a la primera generación de hijos de divorciados, y eso si que es heavy. Somos esa gente que hemos experimentado en grado superlativo, la desestructuración familiar y la posterior desestructuración social. Cierto que no habremos vivido ni la hambruna ni la guerra, pero emocionalmente hemos crecido en un ambiente hostil e inestable que ha contribuido a que hoy seamos más blandos y débiles que ayer y tengamos hambre de afecto, seguridad y de calor de hogar. Esto también hace que seamos capaces de entender el sufrimiento que otras personas pasan en muy diversas situaciones. Y porque no hablemos todo el rato de ello, no quiere decir que no lo respetemos. Salir a buscar fuera, lo que no se tiene dentro puede ser peligroso. Me refiero a cosas como el autoestima, el amor propio o la personal y libre aceptación. No me impongas tu estilo de vida y sobre todo, respeta que te respete y no trates de poner mi natural sexualidad (heterosexual) en entredicho. No la ataques, porque me faltas el respeto,  atentas contra a mi libertad y sobre todo, distorsionas la convivencia pacífica. Porque si atacas como colectivo, habrá respuesta de otro grupo. 

La aceptación es una cuestión personal, no colectiva. Yo os acepto como sois. Tengo amigos y parientes gays y lesbianas a los que quiero y respeto, siendo este afecto algo recíproco. Y del mismo modo que me cansa la espiral informativa sobre Pablo Iglesias, Mayli Cyrus, Grecia, Rajoy o Ylenia, me agota la presión sobre los temas LGTB en general. A ver, estás en la agenda de todos, desde la ONU hasta los ayuntamientos. Lo has conseguido y si era lo que querías, colectivo gay, ¡ole y ole! porque ya lo tienes. Nos sé de qué servirá, pero es una conquista social anhelada y ahí está. Pero de verdad, destierra la artificialidad y el discurso casposo. Recuerda que los años y las generaciones van pasando y algunos siguen con los mismo clichés y discursos de los 90. Los millennials somos otra historia, y aquí en Nueva York se nota. Y no es porque la sociedad sea más abierta, o haya más libertad, sino que es porque cada uno vive su vida sin meterse en la del vecino (España, el deporte nacional es criticar, juzgar y husmear en la vida del vecino, así que pongámonos las pilas es esto...). En mi barrio neoyorkino no hay problemas de convivencia por razones de raza o de orientación sexual. Y no es porque la gente mole más, sino porque cada individuo así lo decide. Quizá Texas no sea un lugar seguro si piensas diferente (tampoco creo que lo sea para mi), pero en general la convivencia pacífica y respetuosa es un hecho.

A título individual, un gay mola, puede ser pesado, charlatan o simpático, como todo hijo de vecino; como te puedo parecer yo. Pero a nivel de colectivo, eso otra historia... te presentas como estridente, alocado, chillón, vengativo y un pelín escandaloso. Y de verdad que la gente de mi barrio con la que convivo a diario no es nada de eso. Los hay educados y simpáticos, los hay extrovertidos y humildes... pero no reúnen todo un festival de estridencia en su persona.  Aunque el colectivo gay en mi escala de grupos sociales ha subido muchas posiciones gracias a la última campaña de Dolce & Gabbana 'Viva la mamma', aunque tampoco profundizaré más en ello.

Queridos todos, no quería dar doctrina. Tan solo mandar un mensaje sosegados ante la radicalización propia de estos días, tanto de unos como de otros. Fuera de la burbuja nacional, las cosas se ven de otra manera. La convivencia y el respeto son posibles. ¡Brindo desde algún rooftop por un día del Orgullo Ciudadano!


* He repetido la palabra respeto y sus variantes al menos ocho veces. No he buscado sinónimos a propósito. Tampoco he querido usar la palabra tolerancia, por esa noción filosófica que se refiere a permitir lo malo. Y si algo nos está enseñando este Papa es a no juzgar al vecino, porque con dicha vara nos juzgarán a nosotros (y donde realmente importa). 



Comentarios

Por Visor 2015-07-02 14:40:38

Un artículo muy razonable. Sin embargo tiene un pero y es que algunos, por supuesto no todos, Gays utilizan ese dicho asturiano de El que más chifle, capaor. Quiero decir que con esos rasgos entre lo soez y lo histérico de los desfiles gays han conseguido iluminar la Casa Blanca con los colores de la bandera arcoiris. No dejarán de gritar; no asumirán nada, naturalmente, tienen mucho que conseguir aún. ¿Se imaginan a un profesor con derecho a decir en un colegio que es tan natural que a Pepito le guste Ricardito como que a Pepito le guste Teresa?. Llegaremos a verlo si es que no se está produciendo ya. Por supuesto que no tengo nada contra los gays. Hay excelentes personas entre ellos como en otros grupos humanos. Yo elegiría un colegio donde el derecho fuese el de los padres a elegir la formación de sus hijos.


Comentar

Columnistas

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió —siglo XIV— fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan lasmentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Covadonga y su sentido, 718-2018

«Es lícito esperar, como quienes escribieron la Crónica Profética hace casi doce siglos, la «Restauratio Hispaniae», y con ella una nueva interpretación del sentido de la historia de Covadonga y de España que permita enlazar con lo que aquellos hombres afirmaron con alegría y confianza: que Dios no abandona a su pueblo ni traiciona su alianza» Publicado en ABC  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría en el banquillo

Relanzar la natalidad nacional requiere a su vez fortalecer las familias y proteger la vida. Por ese lado, Orban entra en rotunda colisión con el proyecto neomarxista de ideología de género. Cuando en Hungría se habla de “libertad de elección”, se está pensando en un sí a la maternidad y a la vida Publicado en Actuall.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

¡Que vienen los nazis!

Demócratas de Suecia ha alcanzado el 40% de los votos, y ya deben estar desfilando por allí las SS Publicado en El Diario de Sevilla  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Fuenteovejuna, el primer estreno de una ópera en Oviedo

Ayer daba comienzo la septuagésima primera temporada de ópera ininterrumpidamente en Oviedo y lo hacía con las pretensiones que presta el estreno de una nueva obra, la ópera Fuenteovejuna, basada en la obra homónima del autor de nuestro siglo de oro, Lope de Vega

Por Cosima Wieck Leer columna

San Atanasio y el arrianismo.

San Atanasio fue, sin duda, uno de los Padres de la Iglesia antigua más importantes y venerados.Pero este gran santo es, sobre todo, el apasionado teólogo de la encarnación del Logos, el Verbode Dios que, como dice el prólogo del cuarto evangelio, "se hizo carne y puso su morada entrenosotros" Benedicto XVI

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Prisioneros del odio

El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías (Publicado en el Diario de Sevilla)

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

 Una oportunidad de curación para la Iglesia

Como han señalado varios comentaristas, esta tribulación puede ser una oportunidad de oro para una sanación en profundidad. Comprender que uno tiene un tumor y no un resfriado es el primer paso para aplicar una terapia efectiva. Recordando siempre que la insumergibilidad de la barca está garantizada por el propio Cristo. Pese a los hombres. Publicado en LIBERTAD DIGITAL (https://www.clublibertaddigital.com/ideas/tribuna/2018-08-30/francisco-jose-contreras-una-oportunidad-de-curacion-para-la-iglesia-85898/).

Por Francisco J Contreras Leer columna

Covadonga, 13 siglos después

Cada generación, cada siglo, fue ampliando y enriqueciendo el sentido de lo que sucedió en la gruta del monte Auseva Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Google: El "memo" y los memos

Ahora que sabemos que Google tiene ideología, tenemos derecho a sospechar que pueda estar incrustando sus preferencias en los algoritmos que priorizan unos u otros contenidos en las búsquedas Publicado en disidentia.com

Por Francisco J Contreras Leer columna

El disparate como medio y fin de gobierno

¡Qué difícil resulta para algunos el liberarse del recuerdo de aquel hombre que les ganó la guerra y que tras más de cuarenta años de paz, consiguió situar a España entre las diez naciones más florecientes del mundo, superando el bloqueo a que fué sometida por los vencedores de la guerra mundial!

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo