Miercoles, 05 de agosto de 2020

a proposito del caso delcy

Auténticas entrevistas falsas


Tal era el título de un programa radiofónico de humor que allá por la década de los 50 se emitía, no recuerdo en este momento por qué emisora nacional, en una época en que la televisión no tenía el protagonismo que disfruta actualmente y la radio dominaba el medio. Y no se me interprete como que considero a la radio algo inferior pues no opino así ni mucho menos y sigo escuchándola y valorándola hoy día, llena de muchos y excelentes profesionales que nos ofrecen estupendos y variados programas dignos del mayor aplauso.

Traía a colación lo de las auténticas entrevistas falsas, recordando, una vez más y ya serán cientos, la entrevista sí entrevista, no entrevista, sí pero no, no pero sí, tal vez, quizá, sí pero no fué así porque fué asá, en fin que se lo pregunten a Delcy que estuvo en tránsito pero no estuvo en tránsito, que no pisó, que sí pisó suelo comunitario sino que solo pisó un pie o los dos al ministro Ábalos con el que estuvo pero no estuvo, se entrevistó pero no se entrevistó, habló pero no habló, no le traía un recado para Pedro Sánchez, sí le traía, pero recuerdos nada más, especialmente de un ministro que pasaba por allí y era amigo del señor Ábalos que también pasaba por allí, en fin que, visto todo lo anterior nos queda una claridad tan meridiana en torno a lo sucedido en el aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid-Barajas, que parece que todos estuvimos allí pero no estuvimos allí, que presenciamos los hechos pero no los presenciamos y fuimos testigos pero no fuimos testigos de la entrevista no entrevista habida pero no habida entre la señora Delcy Rodríguez y el señor José Luis Abalos, y que, al final de tanta claridad, nos queda la seguridad de que la señora Delcy es un ser etéreo que acompaña todos sus radicales encantos con el don de la ubicuidad que como sabemos y la RAE lo confirma, es la facultad que poseen algunas personas de estar al mismo tiempo en dos sitios distintos y, si nos apuran más, como Dios, en todas partes ya que "ubique" significa por lo visto eso: "en todas partes".

Nos quedaría pues, dada nuestra proverbial amabilidad y delicadeza, dar la bienvenida a nuestra ilustre visitante pero nos asalta la duda de la posibilitad de meter la pata en cuanto al lugar al que  le daríamos la bienvenida pues correríamos el peligro de que nos contestase la susodicha, etérea y ubicua señora: "¿Por qué me da usted la bienvenida si yo no he venido a ninguna parte? ¿No ve usted que no estoy aquí? Pregúntele si no, al señor Ábalos que es el más indicado para aclarárselo" con lo que quedaríamos, como se dice, no sé por qué, "más corridos que una mona", papel que, la verdad, no nos gustaría en absoluto interpretar, pues para monos y monas ya tenemos y no tenemos en Gibraltar donde haber, háylos y en abundancia.




Francisco Alonso-Graña del Valle



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo