Martes, 04 de agosto de 2020

 Calviño, descolgada

Y al preguntarnos entonces qué razón o razones fueron las que condujeron a ese fracaso llegaríamos a una conclusión: la favorita no contó con la conveniente y adecuada ayuda de su equipo pues los méritos del mismo o más bien deméritos, anularon su supuesta capacidad e idoneidad para el apetecido logro. El equipo no dió la talla oportuna y deseada y convirtió a Nadia en Nadie.

Se presentaba nuestra ministra al puesto de presidente del Eurogrupo, contando, dentro de nuestra política con un apoyo generalizado, con buena imagen y notable prestigio por su experiencia en el ámbito europeo y otros méritos personales de relieve, pero el hilo fino de la votación, tropezó con un obstáculo en forma de sus más entusiastas y directos compañeros de equipo y ese peso negativo influyó lo suficiente para contrarrestar los sin duda reconocidos valores de la aspirante. De no haber formado parte nuestra Nadia de este multitudinario, inútil y nada eficiente gobierno, quizá hoy tendríamos en la presidencia que se votaba a una persona de casa y parece ser, a satisfacción de todos. ¿Que solo le faltó o falló un voto? Lo suficiente y necesario.

Resulta, y es inexplicable, que aquí, nosotros y debo entonar también un "mea culpa", nos vamos acostumbrando a todos los manejos, artimañas y mentiras en cadena de nuestros actuales dirigentes y nos dejamos ir, lánguidamente resignados camino de que nos suceda lo que una persona muy querida por mí, decía en ocasiones de parecido tenor: "cuando volvió en sí, era cadáver".

Hemos constatado que esta tendencia resignada no es compartida fuera de nuestras fronteras y las ocurrencias, nimiedades, contrasentidos y trampas con que nos están "deleitando" nuestros dirigentes, no producen allí el mismo efecto o apariencia de resignación que aquí vivimos. Parece que en Europa se hila más fino y un gobierno como el nuestro  que, valga la redundancia, gobierna continuamente priorizando el "contra" y no "a favor de", sufre hondamente en su prestigio y, llegados momentos cruciales, padece un innegable rechazo.

Parece que sería hora de gobernar para todos los españoles pero desgraciadamente también parece que esa  hora no llega sino que se retrasa con continuas ocurrencias entre las que, como una muestra más, le ha llegado el momento, en estos días, a la monarquía, cuestionando su conveniencia o no en cuanto a forma de gobierno, igual que en su día, tuvimos que padecer el largo proceso de la exhumación-inhumación de un cadáver, cuarenta años sepulto. Resumiendo: como es ya habitual, se gana tiempo al tiempo inventando problemas donde nunca los hubo, destrozando de paso la buena convivencia felizmente lograda con el desgraciado ánimo de solucionar algo que no necesitaba ninguna solución en un imperdonable afán de resucitar viejos rencores más que enterrados y superados para continuar en el uso del poder, única e innegable ambición personal, haciendo caso omiso de las verdaderas necesidades que la ciudadanía demanda por estar falta de ellas  y que son tan evidentes.



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo