Jueves, 11 de agosto de 2022

Los defenestradores defenestrados

El gran fracaso

La operación propiciada por el PSOE, empezaba en Murcia y pasaba por Castilla León, contando con la inestimable colaboración de un partido errático cuya señora presidente, en otro día valiente látigo dialéctico bien centrado, se había metamorfoseado inesperadamente y sumado a la aventura sin que lleguemos a saber claramente sus razones. El sutil e ingenioso proyecto terminaría en Madrid, final de fiesta, con la pretensión de hacer desaparecer, por fin, el gobierno de derechas encabezado por doña Isabel Díaz Ayuso, la figura más odiada por la deleznable envidia izquierdosa, celosa de sus éxitos e incapaz de derrotarla por otros medios limpios y justos que merced a la tan alabada democracia tendrían en sus manos. En fin, se trataba de una conspiración en toda regla cuyo éxito daban por descontado en la creencia de que sus contrarios quedarían convertidos en piedra ante el susto y asombro producidos por tan espléndido plan.


En su insensato convencimiento de un triunfo incontestable, los entusiastas conspiradores, cegados por una ególatra autoevaluación, no habían tenido en cuenta el valor de una pieza tan enormemente importante que hasta se escapaba de su cobarde sistema. Esta pieza era la frágil y sencilla mujer a la que habían estimado como ingenua figura, supuestamente abrumada por las circunstancias que se iban a propiciar y cuya defenestración iban a celebrar sin duda ninguna con gran entusiasmo y satisfacción. ¡Qué error, qué tremendo error! exclamaremos una vez más rememorando otros hechos y otras circunstancias de nuestra historia reciente: resulta que la frágil, sencilla e ingenua figura se convirtió repentinamente en gigantesca y, en una inesperada reacción, fruto de un temple de acero, puso patas arriba todo el tinglado tan cuidadosamente preparado al tiempo que hizo temblar y tambalearse todo el aparato político nacional traspasando el esperado desconcierto a las filas conspiradoras, incapaces de reaccionar debidamente y retratándose una vez más en un torpe y grosero intento de abortar el contraataque cuando ya era inevitable. El golpe fue antológico: disolución de la asamblea y convocatoria de nuevas elecciones.


La utilización de ocurrencias que venía presidiendo continuamente la actuación de los politicastros que nos gobiernan, sufrió un efecto a la contra tan magistral que puede augurarse una difícil recuperación. Los listillos y trapaceros ideólogos pensantes no habían previsto tan descomunal ocurrencia, tan gran contratiempo para sus sucios manejos y se encontraron con una inesperada situación constatando al mismo tiempo que el ambiente electoral del momento no era de lo más propicio para conseguir limpiamente en las urnas lo que tan ruin y cobardemente habían planeado en los entresijos tramposos de su organización.


Doña Isabel, afortunadamente, no fue un calco, en femenino de don Mariano Rajoy. Ella no se arredró ante lo que se le venía encima y haciendo gala de una extraordinaria clarividencia, unos arrestos envidiables y una rapidez de reflejos excepcional, unido todo a un enorme desprecio del paracaídas, plantó cara a la adversidad y lanzó directamente al rostro de sus pretendidos verdugos un golpe tan inteligente, oportuno y certero que, repetimos les va a resultar de difícil superación.


Iba ya siendo hora de que alguien golpeara con verdadera contundencia y de una forma tan eficaz los cimientos de un sistema que tuvo su origen en la trampa y la mentira, que creció sobre esas mismas bases y cuya pretensión no fue ni es otra que la de mantener su status de la misma forma. Hoy, los últimos acontecimientos muestran a las claras que los modos y maneras supremacistas de izquierdas empiezan a cotizar a la baja merced a un hastío del electorado en un ambiente donde ya el canto de las verdades sube públicamente de tono (Cayetana, Ayuso, VOX) y los manidos y monótonos argumentos acusatorios de corrupción, fascismos, dictaduras, etc., etc., ya no engañan a nadie. Y aunque sea muy aventurado esperar de inmediato un necesario y radical cambio, no hay duda de que para ello se ha abierto un camino y hoy ese camino, y que se convenzan los vergonzantes de turno o de siempre, ese camino está a la derecha.



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo