Jueves, 22 de abril de 2021

El voto libre, un valor en baja

Sentada ya esa premisa con duda incluida, la experiencia fue transformando a nuestros políticos de listos en listillos y poco a poco fueron descubriendo y poniendo en práctica cantidad de formas y trucos (¿por qué llamarlo de otra manera?) para prostituir la esencia del acto que comentamos, haciéndolo perder en la realidad, su intrínseco valor y convirtiendo el campo político en un campo de juego entre pícaros en el que casi invariablemente saldrá ganado el más pícaro.


Primero fueron los pactos entre partidos tras las correspondientes elecciones, pactos muchas veces "contra natura" en los que los ciudadanos de a pie ya no pintaban nada después de haber elegido "libremente" a sus representantes. Posteriormente, agravando la situación, apareció el transfuguismo, de tal forma que un cargo elegido bajo las siglas e ideario de un partido, incluso tras tomar posesión de su estrado, podía abandonar las filas, ideario y disciplina de la formación en que fue elegido sin perder por ello su puesto en la asamblea correspondiente cuando lo normal, según la opinión de cualquier ciudadano, sería que fuese sustituido por otro, mientras que él debería tomar el camino de su casa ya que su decisión se estimaría como una traición a sus electores a quienes debía el mencionado puesto o cargo.


Pero en esas circunstancias estamos y ellas son las que acompañan y propician la devaluación del voto libre tan deseado y añorado, y considerado el primero y gran logro de la llamada democracia que, teóricamente, insisto solo teóricamente, significa que el pueblo participa de forma real y efectiva en el gobierno de la nación. La teoría es excelente pero la práctica corre hacia lo rocambolesco e indecente, y el valor del voto tiende a la baja, emulando al IBEX 35 por citar alguna...emulación, como podemos experimentar estos días en que estamos llegando, entre el asombro, la perplejidad y la consternación, a la conclusión de que nuestra voluntad expresada en las urnas, va adquiriendo un valor en caída hacia la nada.


Intento explicarme con ejemplos actuales: Tras unos pactos de gobierno en la comunidad de Murcia, determinados socios se alían con la oposición y aportan sus firmas para ejercer una moción de censura y...por no alargarnos, después se vuelven atrás y no solo anulan la moción sino que pasan a ocupar puestos en el gobierno al que pretendían censurar. Ya entonces, en una reacción lógica ante semejantes amaños y su evidente peligro, la señora presidente de la comunidad de Madrid había tomado sus medidas: disuelve la asamblea y convoca nuevas elecciones. Pero, y ya con el ciudadano en un estado semicatapléjico, aparece, como por arte de magia, una moción de censura contra ese gobierno ya en funciones o no sé en qué estado pues me pierdo, que pretende prioridad y como consecuencia, la anulación de las citadas disolución y convocatoria. Y aquí han de intervenir ya los tribunales.


En resumen y ya no me extiendo más pues esto sería interminable y, como dije antes, me pierdo: a la vista de todo esto ¿dónde queda o quedó el voto del infeliz, inocente, probo e iluso ciudadano? El mío, no demasiado sino solamente algo infeliz, inocente, probo e iluso ciudadano queda a buen recaudo, valga la locución adverbial pero su valor por hoy, en estado etéreo. Disculpen las molestias y si pueden, saquen alguna consecuencia.




Francisco Aonso-Graña del Valle






Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Quien ganará las elecciones en Madrid?

a) La Derecha
b) El conglomerado de izquierdas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo