Lunes, 20 de noviembre de 2017

La formula de murray

América y la felicidad

Supongo que deberíamos hablar de Cataluña, pero no me da la gana. A cambio les propongo nada menos que la fórmula de la felicidad, dicho sea sin ironía alguna. La cosa viene de América, como cabe imaginar, recién celebrado su Día de Acción de Gracias con un Trump que escala en las encuestas, alcanzando unos índices de aprobación de entre el 40% y el 45% que desde aquí parecen casi increíbles. Pero esto tampoco va de Trump.

Debo a Francisco José Contreras, sabio catedrático de Filosofía del Derecho, el descubrimiento de las "cuatro virtudes" que los Padres Fundadores de los EEUU consideraron esenciales en una sociedad libre: laboriosidad, familia, compromiso comunitario y religiosidad. El sociólogo Charles Murray publicó en 2012 un gran estudio sobre la sociedad norteamericana que demostró la rabiosa vigencia de esos vectores a la hora de conformar tanto colectivos como individuos felices, es decir, aquellos que se muestran satisfechos con su vida y los logros obtenidos con su propio esfuerzo. Al menos en América, trabajar bien -no sólo tener empleo- ayuda a ser feliz, estar casado es una condición casi indispensable para serlo -aquí las estadísticas que sustentan el estudio muestran que los casados felices son hasta cinco veces más que los solteros felices-, dedicar tiempo y actividad a los demás genera felicidad, y -¡ay!, lo siento por nuestros amigos progres- la religiosidad es un factor inesquivable que marca la enorme diferencia entre el 49% "muy feliz" de los que van diariamente a la iglesia al magro 23% de los que no van nunca. El estudio de Murray, más allá de las siempre discutibles extrapolaciones de los datos estadísticos a lo individual o familiar, alcanza su mayor fiabilidad cuando esos datos se aplican a grupos más amplios, barrios o pequeños municipios, y tal vez sea en esos casos cuando la "receta para el florecimiento humano" se muestre más elocuente: la raya entre las clases altas y las bajas en EEUU responde hoy, sobre todo, al cultivo de esas virtudes a un lado u otro de ella. Virtudes que se retroalimentan o se deterioran al unísono, explicando por qué la espiral descendente en lo social y colectivo perjudica a las vidas concretas y las conduce a la infelicidad. Y viceversa. Por favor, señores de los telediarios, lo que necesitamos en España es más América y menos Cataluña.


Comentarios

Por RobertVof 2017-11-20 09:17:40

buy viagra qatar viagra without script buy viagra men viagra without script 200 mg viagra dangerous


Por MatthewAgopY 2017-11-20 05:05:11

can you buy viagra over the counter in italy viagra without doctor price comparison viagra cialis levitra viagra without a prescription cheapest cialis and viagra


Comentar

Columnistas

Cita con Europa

Las sociedades occidentales son hijas del 68, mientras que las de Europa del Este lo son del hundimiento comunista Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Anne-Laure Decadt, con Dios

¿O esa frase sugiere subliminalmente la ominosa posibilidad de que la ultraizquierda sea particularmente condescendiente sólo con ciertas formas de violencia, como las que surgen del brazo terrorista de la famélica legión del de los infelices multisecularmente oprimidos por las oprobiosas Cruzadas? Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Un L Elisir d amore delicioso

El pasado domingo se representó la primera función de un clásico no sólo de nuestra temporada sino de la historia de la ópera, especialmente de la ópera bufa.

Por Cosima Wieck Leer columna

¡Ya está bien de insultar nuestra inteligencia!

Desde el pasado 1-O estamos asistiendo a un proceso de manipulación de la realidad tan descarado por parte de los conjurados independentistas catalanes y de sus palmeros, muy numerosos, excesivamente numerosos, que alcanza el nivel de lo insoportable para el ciudadano corriente que a diario tiene que aguantar que se afirme que el día es noche y viceversa, tratándolo por tanto como un auténtico idiota.

Por María Alú Leer columna

Forcadell en el Supremo

A veces se piensa que el Gobierno influye en los jueces. No necesariamente, hay Señorias que son muy suyas,

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Se cambia voto

¿Qué les impide intercambiar el sentido de sus votos y lograr darles el valor real que, de otra manera, no tendrían? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Votar no es la solución

Al desechar la intervención de TV3, al consolidar en la jefatura de los Mossos al que era su número 2 y al negar el ministro Méndez de Vigo que haya adoctrinamiento en las aulas, se hace evidente que el PP no desea acometer el desmantelamiento independentista.   Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ganarán los sublevados

Nadie tendrá la menor duda de que al separatismo catalán le han dado todas las oportunidades para vencer la batalla, y que al independentismo en general se las darán todas para que gane la guerra. Y la ganarán gracias a la colaboración imprescindible del Gobierno Central, asistido por el resto de los partidos políticos  parlamentarios.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La traición de Puigdemont romperá la unidad del frente separatista?

a) No solo les interesa el fin que persiguen
b) Si, es muy duro es ir a la carcel mientras él se pasea por Bruselas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo