Miercoles, 21 de febrero de 2018

españa

¿Llegó la hora?

En realidad nadie lo sabe. El historiador que soy espera del presente alguna congruencia con lo sabido del pasado, gestos de cierta envergadura en correspondencia con hechos que se suponen importantes. Así, por ejemplo, hemos vivido una semana en la que cualquier hijo de vecino ha podido tener trato con la Historia con mayúscula. Un solemne y decisivo discurso de todo un Rey, grandes y emotivas manifestaciones de inmaculado civismo en Madrid y en Barcelona, impresionante subida del espíritu y la temperatura de la nación, como no recordaban ni los más viejos del lugar: ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta.

Pero hete aquí que, descolocando a cronistas y plumillas, Puigdemont, a quien correspondía un papel de villano, sí, pero con cierta trágica grandeza -la del catalán que monta todos los líos para perder todas las guerras- se descolgaba el martes en su Parlament con un numerito de ópera bufa que si hizo las delicias del personal, en absoluto concordaba con el guión establecido, como bien pudo verse en las caras atribuladas de su peña. Y cuando todos nos preguntábamos qué diantres podría pasar ahora, nos encontramos conque nuestro gran registrador de la propiedad sorprende y descoloca con un requerimiento gremial que debe haber sacado de la Ley de Propiedad Horizontal: -"Señor Puigdemont, ¿puede usted confirmarme si ha declarado la independencia?"-. ¿Y de los linderos, qué me dice usted de los linderos?

España lleva muchas décadas provocando el asombro -es decir, literalmente el estupor- del orbe. Primero con su inopinado salto económico y social en pleno franquismo hasta llegar a ser la octava potencia del mundo. Luego con su tan pregonada Transición a la democracia, ejemplo supremo de la capacidad de una clase dirigente para renovarse y, al mismo tiempo, perpetuarse. Ahora con la gestión incolora, inodora e insípida de su propia disolución, si no lo impide el pueblo que en Barcelona gritó con notable precisión hasta dónde concretamente está de todo esto. Las dudas y preguntitas de Rajoy, las posturitas de Puigdemont, los melindres de Sánchez y los pucheritos de Iglesias pueden repentinamente dar paso a la irrupción de esa Historia que precisamente hoy recordamos con la Fiesta Nacional de España. Y con la irrupción de la Historia, lo que sólo parecía teatro, acabar de otra muy distinta manera.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La era del sentimentalismo salvaje

Cuando el debate llega a estar dominado por “proposiciones emotivas”, la sociedad tiene un serio problema. La “proposición emotiva”, explica Dalrymple, es “una proposición falsa cuya principal función es dejar sentada la superior sensibilidad de aquél que la emite”, y que comporta “una suspensión voluntaria de la racionalidad crítica a favor de una respuesta emocional inmediata”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Corrupción de menores

Esa invasión de la infancia por la pornografía se ve reforzada por la torpísima educación sexual Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Vuelta de tuerca

Las leyes de Memoria Histórica son una seria amenaza para la libertad de cátedra y expresión Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Soler Gil y la mitología materialista de la ciencia

En su anterior artículo, Contreras desglosó una de las obras de Yuval Noah Harari. Ahora, le toca el turno a Francisco J. Soler Gil, otra mente extraordinaria. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Pelléas y Melisande, la esperada

Es de agradecer que los directivos de la temporada ovetense se hayan decidido a programar esta  melancólica ópera, aunque sea más de cien años tarde, ya que el estreno de la misma se remonta a 1902, porque el tiempo la ha convertido en una ópera hito.

Por Cosima Wieck Leer columna

No les gusta Tabarnia

Sin presupuesto y sin jueces, Tabarnia está consiguiendo desactivar ideológicamente a los enemigos de este país

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Yuval Noah Harari y el final del humanismo

La revolución agrícola propició el paso del animismo al teísmo, la revolución científica, piensa Harari, permitió un nuevo salto del teísmo al humanismo

Por Francisco J Contreras Leer columna

LO MALO DE SER BUENOS

Nuestro colaborador reflexiona sobre la preferencia que muestra el poder político con las reivindicaciones de los sectores radicales aunque no sean muy numerosas frente a las mayoritarias si son defendidas por ciudadanos respetuosos con la ley y poco amigos de armar "jaleo"

Por Paco MexiaLeer columna

REFLEXIONANDO ACERCA DE LA NAVIDAD

Todos nos cruzamos en estas fechas las felicitaciones navideñas con gran algazara y, por tal motivo y circunstancia, no dejan de asaltarme ciertas preguntas al respecto?

Por Juan J. RubioLeer columna

Por qué triunfó el cristianismo

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

93.131

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Puigdemont ser investido presidente a distancia?

a) No sería un esperpento que dañaría la imagen del independentismo
b) Si la tibieza del PSOE debilita la acción del Estado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo