Lunes, 18 de junio de 2018

españa

¿Llegó la hora?

En realidad nadie lo sabe. El historiador que soy espera del presente alguna congruencia con lo sabido del pasado, gestos de cierta envergadura en correspondencia con hechos que se suponen importantes. Así, por ejemplo, hemos vivido una semana en la que cualquier hijo de vecino ha podido tener trato con la Historia con mayúscula. Un solemne y decisivo discurso de todo un Rey, grandes y emotivas manifestaciones de inmaculado civismo en Madrid y en Barcelona, impresionante subida del espíritu y la temperatura de la nación, como no recordaban ni los más viejos del lugar: ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta.

Pero hete aquí que, descolocando a cronistas y plumillas, Puigdemont, a quien correspondía un papel de villano, sí, pero con cierta trágica grandeza -la del catalán que monta todos los líos para perder todas las guerras- se descolgaba el martes en su Parlament con un numerito de ópera bufa que si hizo las delicias del personal, en absoluto concordaba con el guión establecido, como bien pudo verse en las caras atribuladas de su peña. Y cuando todos nos preguntábamos qué diantres podría pasar ahora, nos encontramos conque nuestro gran registrador de la propiedad sorprende y descoloca con un requerimiento gremial que debe haber sacado de la Ley de Propiedad Horizontal: -"Señor Puigdemont, ¿puede usted confirmarme si ha declarado la independencia?"-. ¿Y de los linderos, qué me dice usted de los linderos?

España lleva muchas décadas provocando el asombro -es decir, literalmente el estupor- del orbe. Primero con su inopinado salto económico y social en pleno franquismo hasta llegar a ser la octava potencia del mundo. Luego con su tan pregonada Transición a la democracia, ejemplo supremo de la capacidad de una clase dirigente para renovarse y, al mismo tiempo, perpetuarse. Ahora con la gestión incolora, inodora e insípida de su propia disolución, si no lo impide el pueblo que en Barcelona gritó con notable precisión hasta dónde concretamente está de todo esto. Las dudas y preguntitas de Rajoy, las posturitas de Puigdemont, los melindres de Sánchez y los pucheritos de Iglesias pueden repentinamente dar paso a la irrupción de esa Historia que precisamente hoy recordamos con la Fiesta Nacional de España. Y con la irrupción de la Historia, lo que sólo parecía teatro, acabar de otra muy distinta manera.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo