Lunes, 21 de mayo de 2018

mirada en torno

Una enseñanza, una verdad

En lo de Cataluña hay una enseñanza fundamental que apenas nadie menciona en los medios y los políticos pretenden ignorar. Una verdad inesquivable que se impone cada vez más entre la gente atribulada por sensata, entristecida hasta el hueso en estas semanas de amargo despertar. Los españoles han empezado a comprender la dura e incómoda verdad del fracaso del Estado de las Autonomías en la doble misión que hasta hoy justificaba su onerosa existencia: el supuesto encauzamiento de los separatismos periféricos y la articulación de la compleja realidad nacional española con el Estado que la expresa y debiera garantizarla. Más de la cuarta parte de la ciudadanía, según encuestas recientes, rechaza ya la configuración autonómica de España, pero ni un solo diputado en el Congreso, ni un solo medio importante refleja esa tendencia creciente. Peculiaridades del sistema que nos dimos creyendo que era democracia.

La mayor prueba del fracaso del Estado de las Autonomías no es ya la brutal explosión del caso catalán, sino el convencimiento de que sus efectos pueden extenderse a otras partes del territorio hasta hacer imposible cualquier forma viable de España. Pero ese temible resultado, que maniata al Estado en su inédita lucha contra el secesionismo que lo mina, sólo es concebible a causa de una configuración inestable y atomizadora que hace problemática toda la vida española, consume sus recursos, falsea su historia, arruina la solidaridad y aniquila la nación. ¿Existe algún país en el mundo que no pueda luchar contra un movimiento secesionista porque tema su propio estallido? ¿Era esto imaginable hace treinta años? Lo acaba de decir un maldito de la corrección política como Pío Moa: "Cuando un sistema político, en lugar de fortalecer y cohesionar a un país, se convierte en un foco de liquidación del mismo y de destrucción del pueblo, es evidente que debe ser sustituido".

Con el Estado de las Autonomías, la secesión de Cataluña no es más que una cuestión de tiempo. Nadie honradamente puede saber si ello podría evitarse en otro contexto. Pero lo que empieza a preocupar no es ya esa probabilidad, asumida ya por muchos que no se atreven a confesarlo, sino la mera existencia de España. Entre el desafecto de la izquierda, la cobardía de la derecha y el odio separatista que se extiende, ¿tendrá alguna posibilidad de sobrevivir?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Hay que leer a Laje

Toca promocionar a la competencia: Agustín Laje y Nicolás Márquez publicaron en 2016 El libro negro de la nueva izquierda, un must para cualquiera que desee entender el trasfondo histórico-filosófico del feminismo radical y el homosexualismo. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Wylie el rojo

Wylie es el creador de Cambridge Analytica. Traidor y pelirrojo, la progresía mundial ya ha encontrado al responsable de sus tribulaciones Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

 Las pensiones en España: entre la demagogia y la inmovilidad

Los gobernantes actuales, con una práctica de avestruz en sus políticas, no se atreven a mostrar e informar la realidad del problema de las pensiones, como primer paso para buscar soluciones, ni menos aún a ofrecerlas, en una muestra más de la pusilanimidad que han mostrado a lo largo de dos legislaturas en las que nos han enseñado que su quehacer político consiste precisamente en no hacer o en todo caso, en hacer lo mínimo posible para que todo siga igual.

Por José Luis LafuenteLeer columna

Entrando en Vetusta por la Estación del Norte

Primeros dias en Oviedo del Catedrático de Ingenieria Química Julio Bueno Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo