Miercoles, 21 de febrero de 2018

mirada en torno

Una enseñanza, una verdad

En lo de Cataluña hay una enseñanza fundamental que apenas nadie menciona en los medios y los políticos pretenden ignorar. Una verdad inesquivable que se impone cada vez más entre la gente atribulada por sensata, entristecida hasta el hueso en estas semanas de amargo despertar. Los españoles han empezado a comprender la dura e incómoda verdad del fracaso del Estado de las Autonomías en la doble misión que hasta hoy justificaba su onerosa existencia: el supuesto encauzamiento de los separatismos periféricos y la articulación de la compleja realidad nacional española con el Estado que la expresa y debiera garantizarla. Más de la cuarta parte de la ciudadanía, según encuestas recientes, rechaza ya la configuración autonómica de España, pero ni un solo diputado en el Congreso, ni un solo medio importante refleja esa tendencia creciente. Peculiaridades del sistema que nos dimos creyendo que era democracia.

La mayor prueba del fracaso del Estado de las Autonomías no es ya la brutal explosión del caso catalán, sino el convencimiento de que sus efectos pueden extenderse a otras partes del territorio hasta hacer imposible cualquier forma viable de España. Pero ese temible resultado, que maniata al Estado en su inédita lucha contra el secesionismo que lo mina, sólo es concebible a causa de una configuración inestable y atomizadora que hace problemática toda la vida española, consume sus recursos, falsea su historia, arruina la solidaridad y aniquila la nación. ¿Existe algún país en el mundo que no pueda luchar contra un movimiento secesionista porque tema su propio estallido? ¿Era esto imaginable hace treinta años? Lo acaba de decir un maldito de la corrección política como Pío Moa: "Cuando un sistema político, en lugar de fortalecer y cohesionar a un país, se convierte en un foco de liquidación del mismo y de destrucción del pueblo, es evidente que debe ser sustituido".

Con el Estado de las Autonomías, la secesión de Cataluña no es más que una cuestión de tiempo. Nadie honradamente puede saber si ello podría evitarse en otro contexto. Pero lo que empieza a preocupar no es ya esa probabilidad, asumida ya por muchos que no se atreven a confesarlo, sino la mera existencia de España. Entre el desafecto de la izquierda, la cobardía de la derecha y el odio separatista que se extiende, ¿tendrá alguna posibilidad de sobrevivir?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La era del sentimentalismo salvaje

Cuando el debate llega a estar dominado por “proposiciones emotivas”, la sociedad tiene un serio problema. La “proposición emotiva”, explica Dalrymple, es “una proposición falsa cuya principal función es dejar sentada la superior sensibilidad de aquél que la emite”, y que comporta “una suspensión voluntaria de la racionalidad crítica a favor de una respuesta emocional inmediata”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Corrupción de menores

Esa invasión de la infancia por la pornografía se ve reforzada por la torpísima educación sexual Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Vuelta de tuerca

Las leyes de Memoria Histórica son una seria amenaza para la libertad de cátedra y expresión Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Soler Gil y la mitología materialista de la ciencia

En su anterior artículo, Contreras desglosó una de las obras de Yuval Noah Harari. Ahora, le toca el turno a Francisco J. Soler Gil, otra mente extraordinaria. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Pelléas y Melisande, la esperada

Es de agradecer que los directivos de la temporada ovetense se hayan decidido a programar esta  melancólica ópera, aunque sea más de cien años tarde, ya que el estreno de la misma se remonta a 1902, porque el tiempo la ha convertido en una ópera hito.

Por Cosima Wieck Leer columna

No les gusta Tabarnia

Sin presupuesto y sin jueces, Tabarnia está consiguiendo desactivar ideológicamente a los enemigos de este país

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Yuval Noah Harari y el final del humanismo

La revolución agrícola propició el paso del animismo al teísmo, la revolución científica, piensa Harari, permitió un nuevo salto del teísmo al humanismo

Por Francisco J Contreras Leer columna

LO MALO DE SER BUENOS

Nuestro colaborador reflexiona sobre la preferencia que muestra el poder político con las reivindicaciones de los sectores radicales aunque no sean muy numerosas frente a las mayoritarias si son defendidas por ciudadanos respetuosos con la ley y poco amigos de armar "jaleo"

Por Paco MexiaLeer columna

REFLEXIONANDO ACERCA DE LA NAVIDAD

Todos nos cruzamos en estas fechas las felicitaciones navideñas con gran algazara y, por tal motivo y circunstancia, no dejan de asaltarme ciertas preguntas al respecto?

Por Juan J. RubioLeer columna

Por qué triunfó el cristianismo

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

93.131

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Puigdemont ser investido presidente a distancia?

a) No sería un esperpento que dañaría la imagen del independentismo
b) Si la tibieza del PSOE debilita la acción del Estado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo