Domingo, 16 de junio de 2019

se convierte «en uno de los más abyectos propagandistas del totalitarismo comunista»

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE RAFAEL ALBERTI

 Recuerdo que cuando se produjo el óbito, todos los medios de comunicación  anunciaron el fallecimiento de este marinero en tierra que murió cuando la noche se hacía más noche y la luna brillaba sobre el agua del mar. De esa mar que tanto amaba, guardián de sus cenizas, y por el que jamás surcó El Barco que escribió su musa María Teresa León que falleció ésta en una clínica geriátrica abandonada por él porque había perdido toda su belleza por culpa del Alzheimer. Aquel día solo un pequeño grupo de amigos se despidió de ella.


   Rafael Alberti  fue considerado por el escritor falangista Rafael García Serrano como el más grande poeta vivo de la lengua española «aunque el puñetero me haya salido comunista y últimamente se haya alejado de Lope de Vega para acercarse a Luis de Tapia»,.poeta, humorista y periodista.


   Pero este poeta que «un día llegó a Madrid vestido de color caramelo», dice el poeta malagueño José Carlos de Luna, y «lleno de infinitas ambiciones con sus poemitas bajo el brazo», se hace comunista y se casa con María Teresa León; o mejor, se casa con María Teresa León y después se hace comunista. La pareja va a Rusia, se supone que buscando esa libertad que recordaba un día un periódico de la capital de España, que le llama el «poeta de la libertad». Hacen la entrada en el país comunista en el expreso de Varsovia y Alberti escribe: «¿Qué es este impulso, este nuevo latido de la sangre, este rápido vuelco que nos hace saltar de los asientos y descorrer los cristales helados?». A la vuelta de la capital rusa, el poeta vuelve muy radicalizado y utiliza malos modos con quienes no comparten su entusiasmo dedicándoles un poema titulado Al volver y empezar, llamándoles «cadáveres sentados, cobardes en las mesas del café y del dinero, cuerpos podridos en las sillas... », para terminar diciendo «Vine aquí y os escupo».


   El matrimonio realiza más viajes a la Unión Soviética, en uno de ellos son recibidos, después de una corta espera, por José Stalin que era la negación de toda libertad. Con el dictador comunista estuvieron dos horas y cuarto, «nadie estuvo más», escribe María Teresa León. Durante la conversación Stalin les dice: «Tengo una buena noticia que darles. Los italianos han sido derrotados en Guadalajara». En ese momento, María Teresa León sintió que su corazón, que tan fácilmente se desbordaba, «huía hacia adelante».


   Vuelven de Rusia y el autor de La arboleda perdida, se convierte «en uno de los más abyectos propagandistas del totalitarismo comunista», escribe Jiménez de los Santos, quien además añade que fue un juglar del mayor asesino de todos los tiempos. Y a la muerte del dictador soviético, Alberti le dedica este poema:


José Stalin ha muerto.

Padre y maestro y camarada:

quiero llorar, quiero cantar.

Que el agua clara me ilumine,

que tu alma clara me ilumine

en esta noche que te vas.


   Durante la guerra civil española, el poeta fue cómplice de tiranos y asesinos. «Él mismo, con su mono azul de miliciano distinguido, indicaba con su dedo índice caminos de checas y de paredones», dice de él Alfonso Ussía.


   En el año 1993, Torcuato Luca de Tena publica un libro, Franco, Sí, pero..., premio Espejo de España, y en el mismo acusa a Rafael Alberti de haber formado parte de los tribunales populares de la checa de intelectuales, establecida en el palacio de Bellas Artes, que mandó al paredón a mucha gente. La reacción de Alberti no se hizo esperar y remite una carta al periódico ABC, que le publican el día 18 de marzo del mismo año, donde entre otras cosas dice a Luca de Tena que  «sus abogados estudiarán el alcance y responsabilidad de esas terribles acusaciones». La querella no se produce y el autor del libro supone que quien «dirigía la checa de intelectuales de Madrid, tenía el techo de cristal y que más le valía no meterse en berenjenales». Efectivamente, el día 6 de abril de 1997, el diario La Nueva España de Oviedo, publica una larga entrevista con Luis Gutiérrez Argos, comandante de Aviación durante la República y miembro que fue del Comité Central de las Juventudes Socialistas, quien dice recordar a «los tribunales populares en la capital y en los que intervenía el poeta Alberti. Eran un paripé, duraba cada uno un cuarto de hora, pero al menos evitaban el tiro mortal, así por las buenas».


   Alberti, por otra parte, escribió algunos poemas que incitaban al asesinato político. He aquí un ejemplo:


Siega, segador, seguido,

con esa guadaña,

las cabezas que en España,

hoja a hoja han impedido,

que el sol llegue a la bodega.

Siégalas de un solo tajo.

Respondan al cascabel

de José Antonio, Miguel,

Queipo, Gil, o el gran carajo.


   Se estaba refiriendo a José Antonio Primo de Rivera; Miguel Maura; Queipo de Llano y Gil Robles. Por desgracia, con José Antonio se cumplió lo que quería el poeta, que, por otro lado, tanto había influido en él, según su hermana Pilar Primo de Rivera.


      Una vez terminada la guerra civil española, Rafael Alberti y María Teresa León no van a vivir a ningún paraíso comunista, ¡vaya por Dios! Primero lo hacen en Argentina y después en Roma, porque también los grandes poetas además de luces tienen sombras.


                                                                 JOSÉ Mª GARCÍA DE TUÑÓN AZA


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

El método del caso

Les propongo un caso para comprender el lío ese de los Presupuestos de la nueva Junta que tanto huele a vieja Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Renato Cristin y los señores del caos

Ahora la inmigración es extraoccidental y masiva, y amenaza introducir en Europa a millones de personas que proceden de culturas anti-liberales. El liberalismo buenista-xenofílico de fronteras abiertas representa, pues, “una traición al verdadero liberalismo”, como afirma Bruce Bawer.  Publicado en Aktuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE RAFAEL ALBERTI

Se cumplirá dentro de poco el XX aniversario de la muerte del poeta Rafael Alberti.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

1936 El eterno retorno

España parece sumida en un bucle temporal, tema abordado con cierta frecuencia por el cine y conocido en tierras americanas con el nombre del día de la marmota. Asunto que interesó al filósofo alemán, Nietzsche,  hasta el punto de proponer la teoría del eterno retorno.

Por María Alú Leer columna

«ABUELO, ¿DÓNDE ESTÁ ESPAÑA?»

Después del espectáculo vergonzoso, para la mayoría de los españoles, que el pasado día 21 de mayo consintió la presidenta del Congreso, la socialista Meritxel Batet al admitir a los parlamentarios independentistas todo tipo de juramentos convirtiendo la Cámara en un espectáculo bochornoso y lamentable, parece haber terminado, seguro que vendrán otros, cuando los presos políticos independentistas fueron suspendidos como diputados.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Resperará Rivera su promesa de no pactar con el PSOE?

a) Si porque sino sería el fin de su partido
b) No porque siempres incumplen sus promesas según la conveniencia del momento

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo