Sabado, 25 de mayo de 2019

«ES MENTIRA QUE LA REPÚBLICA FUERADEMOCRÁTICA HASTA EL FINAL»

También el diario El Mundo le ha hecho una larga entrevista, en la que decía entre otras cosas: «Las víctimas han muerto. Hablemos más bien de sus nietos y hay muertos de ambos lados, por lo que es importante respetar a todos».


Hace muchos años que leí por primera vez a Stanley Payne. Fue su libro Historia del fascismo español, editado en 1965 por Ruedo Ibérico que tenía su domicilio en París. Decían por aquellos años que los libros que se prohibían editar en España, algunos de ellos, los publicaba Ruedo Ibérico. No sé si será del todo cierto lo que se contaba. Pero,  el ejemplar que compré, sin ningún problema, fue en una librería de mi ciudad, Oviedo. Años más tarde, 1985 y 1986, la editorial española SARPE, publicó dos ediciones con portadas diferentes.  En la contraportada de la edición de 1986 ya se podían leer estas palabras: «Y es que el periodo anterior a nuestra guerra civil sigue despertando pasiones». Cierto es: prueba de ello es que aún seguimos después de ochenta años de haberse terminado aquella guerra civil incivil como la calificó Miguel de Unamuno. El que también dijo, poco antes de morir, al falangista Bartolomé Aragón: «¡Dios no puede volverle la espalda a España ¡España se salvará porque tiene que salvarse!». Dicho esto dobló la cabeza como un Cristo agonizante.


«Manipular la historia es sovietismo y lo hizo Zapatero», declaraba Payne en otra anterior entrevista.  Efectivamente, fue Zapatero quien nos trajo la Ley de la Memoria Histórica y que no la derogó Mariano Rajoy cuando tuvo mayoría parlamentaria. Por eso, gracias a la desvergüenza de Zapatero y al miedo de Rajoy, lo que quiere ahora la izquierda es imponer una interpretación política de sus hechos históricos. Olvidan lo que ellos defendían en aquella idílica, para algunos, Segunda República. Todo era, para esa izquierda, puro stalinismo: ¡Vivas a Rusia y a Marx! se oían en los discursos de Largo Caballero. Éste no quería un Gobierno de republicanos solamente: «Si no se cuenta con los socialistas y con la UGT podría haber una guerra civil», dijo en uno de sus discursos.


Por discursos iguales a éste, Payne cree que en la Segunda República faltó el respeto por la ley. Sin embargo, ahora no lo quiere reconocer la izquierda española olvidando que la reconciliación tuvo un nombre: la Transición democrática. Por eso, veinte años después, la izquierda rencorosa decidió recoger el tema de la guerra como arma política. Y en eso siguen. Se hacen los distraídos cuando, por ejemplo, en la madrileña Puerta de Alcalá aparecía los retratos gigantescos de Stalin y otro líderes soviéticos. Ahora para la izquierda en general y Pedro Sánchez en particular, Franco representa un arma de propaganda. Payne reconoce, en la entrevista con el periodista César Cervera, cierto estupor ante las noticias que llegan a EE.UU. sobre el afán del Gobierno por llevar a la actualidad la figura de alguien fallecido hace más de cuatro décadas. «Franco ha permanecido muerto durante casi cincuenta años sin tener la menor importancia en los problemas concretos que tiene España en el siglo  XXI». Y es cierto, a Pedro Sánchez solo le importa la exhumación de los restos de Franco: para nada le importa de que seamos el país de mayor paro de la Zona Euro. Ni tan siquiera le importa la unidad de España.


Cuando le preguntan a Payne si cree que la izquierda ha recuperado el lenguaje del Frente Popular para advertir del peligro que representa Cs, PP y Vox, responde:  «Siempre hay en política una tendencia a demonizar a la oposición, a veces de forma extrema y violenta como en la Segunda República. Desde hace 25 años, es algo que la izquierda española llevan haciendo: invocar el miedo a un nuevo fascismo». Así es. Pero lo que no quieren recordar, por ejemplo, es lo que en un mitin dijo, en la campaña de las elecciones de febrero de 1936, el alcalde de Alicante Lorenzo Carbonell:  «El 16 de febrero no dejéis votar a las beatas ni a las monjas; cuando veáis a alguien que lleve en la mano una candidatura de derechas, cortarle la mano y rompérsela en las narices y se la hacéis comer». El alcalde negó  haberlas pronunciado; pero esas palabras fueron publicadas en el periódico alicantino MÁS porque al parecer las dijo en un mitin en la localidad de El Campello.


No olvidemos ahora la persecución religiosa que sufrió la Iglesia durante la Segunda República: docenas de sacerdotes y frailes asesinados por el odium fidei, y centenaresde iglesias fueron pasto del fuego. Y en esto parece quieren seguir: «¡Vamos a quemar la conferencia Episcopal! ¡El vaticano poder clitoriano! ¡Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios!». Son algunos de los gritos que se oyeron en el asalto a la capilla católica del Campus de Somosaguas. También ha saltado la noticia, que ha pasado muy desapercibida, de que el Congreso de los Diputados ha aprobado, hace algún tiempo, una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno a aplicar en todos los centros escolares la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que asegura que los crucifijos en las aulas son «una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones» y de «la libertad de religión de los alumnos».  La historia quiere repetirse porque esto ya ocurrió durante la Segunda República. Pero este tema se puede dejar para otra ocasión.  


Como no sabemos todavía lo que nos espera, cabría que preguntáramos: ¿Llegarán a prohibir las procesiones durante la Semana Santa? ¿Destruirán las catedrales góticas?


                                                                     JOSÉ Mª GARCÍA DE TUÑÓN AZA




Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

CUANDO LAS MUJERES RENIEGAN DE OTRAS MUJERES

El autor de Comunistas, judíos y demás ralea, Pío Baroja, en su otro libro que tituló Desde el exilio, dice, refiriéndose a Pilar Primo de Rivera: «esta mujer admirable».

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

A  PROPÓSITO DE ESTAS ELECCIONES

… Ya "creo recordar- que el gran dramaturgo nórdico H. Ibsen ponía en boca de su protagonista en El Enemigo del Pueblo, aquella frase de  <<…la mayoría nunca tiene razón>>.  Incluso llegó a apuntar don Henrik en boca su alter ego, el protagonista doctor Stockman, que la misma podría atentar contra la propia razón y la mismísima democracia.

Por Juan J. RubioLeer columna

Vox y las expectativas

Llega la hora de consolidar los éxitos en un ámbito tan fundamental en España como es el poder municipal Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Eutanasia para el PP

Probablemente no caben tres partidos en la derecha, y al menos uno de ellos va a desaparecer a medio plazo. Debería ser el PP, su tiempo se ha cumplido   Publicado en Libertaddigital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sonrisa verdadera es el lenguaje de la seguridad

Comprendo y comparto el cabreo y temores del autor del último artículo aquí publicado, por haber  ganado las elecciones el personaje más mentiroso del escaparate, tan manipulador y suertudo como indigente intelectual, ambicioso y dañino para la unidad de España y para la libertad de los españoles.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Encuesta
¿Cree como circulas por las redes de que hubo pucherazo?

a) Si el PSOE ya demostró que es capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder
b) No el pueblo español tiene unas miras muy cortas y es incapaz de preever lo que le espera

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo