Miercoles, 20 de enero de 2021

 "72 años sin reposo. El jurista, natural de Cangas de Onís, fue asesinado por milicianos sin que sus restos hayan sido localizados»

FRANCISCO BECEÑA GONZÁLEZ

Luchó por la reforma de nuestra ordenación procesal, haciendo una labor crítica y desapasionada de nuestra legislación, reelaborando fundamentales instituciones procesales y, como consecuencia, influyendo en la reforma procesal de otros países.


He de reconocer que la primera vez  que vi su nombre en una publicación fue hace algunos años leyendo el discurso de apertura del Curso Académico, 1942-1943 de la Universidad de Oviedo, del catedrático José Serrano, quien, en primer lugar, recordó a Jesús Arias de Velasco, catedrático de Derecho Político y Administrativo, del que dijo que «su pasión de la Verdad y de la Justicia estaban tan arraigadas en el fondo de su alma cristiana que, por confesarlas, sufrió martirio y padeció el horrible tormento de asistir al suplicio de sus hijos». A continuación se refirió a Francisco Beceña González, catedrático de Derecho Procesal, con estas palabras: «Murió asesinado por los revolucionarios y ganó la bienaventuranza por el martirio, el día de la fiesta del Salvador, el 6 de agosto de 1936. Sus pobres despojos humanos, que su triste hermana no ha podido sepultar cristianamente, yacen perdidos en la cumbre de alguna de las montañas de Asturias».


En plena efervescencia de la Ley de la Memoria Histórica, ideada por el  funesto y aciago Rodríguez Zapatero, y cuando las asociaciones de izquierdas decían que «aún hay personas vivas a las que se puede exigir responsabilidades», olvidando la responsabilidad que a ellos les corresponde, volví a leer, años después, el nombre de Francisco Beceña en uno de los periódicos ovetenses que decía, entre otras cosas: «Francisco Beceña, 72 años sin reposo. El jurista, natural de Cangas de Onís, fue asesinado por milicianos sin que sus restos hayan sido localizados». A continuación se refería a su hermana Camila, fallecida en 1981, quien en 1940 instituyó, en recuerdo de su hermano, una beca en el Seminario de Oviedo, legando al mismo tiempo, parte de sus bienes a la Facultad de Derecho de Oviedo.  


Después de todos esos años y con la escasa información que poseíamos sobre su asesinato, aparecieron hace tiempo, en la prensa, unas declaraciones del catedrático José Antonio Tomás que actuó de ponente en un homenaje que la Academia de Jurisprudencia ofreció en Madrid al ilustre jurista asturiano. Manifestaba aquel catedrático que aunque se mantuvo durante décadas una placa en la Facultad de Derecho de Madrid, donde Beceña figuraba entre  la nómina de profesores y estudiantes «caídos por Dios y por España», no fue así. Para José Antonio Tomás, Beceña era un hombre de izquierdas «que es asesinado por gente de izquierdas en una zona republicana», por lo que, según su opinión, «ni murió por Dios, ni murió por España». Bien, difícil es saber por quién muere uno porque entra en la conciencia de cada persona y aunque José Antonio Tomás está en su derecho de decir lo que dijo, también está en su derecho escribir lo que escribió el autor de aquella frase porque  estaba convencido que por Dios y por España dio la vida Beceña. Por otro lado, es cierto que durante la guerra civil elementos de izquierda asesinaban a otros de izquierda, pongamos como ejemplo al fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), Andreu Nin, asesinado en 1937 por el stanilismo instalado en España. Pero no es menos cierto que Francisco Beceña no era un hombre de izquierdas por lo que expondré y después que el lector juzgue.  


José Antonio Tomás declara que él tiene su teoría. La misma no es otra que el 19 de junio de 1931 Beceña asiste a un mitin en Oviedo del Partido Liberal Demócrata, que eran las siglas que sucedieron al Partido Reformista de Melquiades Álvarez. En este mitin Beceña criticó duramente a un sector de la izquierda por colaboracionismo con el régimen de Primo de Rivera. Aquel mitin terminó en disturbios. Determinadas personas lo reventaron y tuvo que actuar la Policía. Ese día, dice José Antonio Tomás, firmó su sentencia de muerte. Excepto esto último, que es su opinión, nada dice que Melquiades Álvarez intervino ese día y también sería asesinado. Tampoco dice que Beceña formó parte de la candidatura que Melquiades Álvarez presentó en Asturias, cuyos nombres, según la prensa, fueron:  Melquiades (asesinado); José Manuel Pedregal; Ramón Álvarez-Valdés (asesinado); Luis de Zulueta; Francisco Beceña (asesinado);  Carlos González Posada; Manuel Traviesa; Alfredo Martínez (asesinado); Pedro Miñor; Francisco Orueta; Mariano Merediz (asesinado); y Dionisio Morán.  Por otro lado, algunos de los nombres citados, incluido el mismo Melquiades Álvarez, fueron en coalición con la CEDA de Gil Robles en las elecciones de febrero de 1936..    


                                                                              JOSÉ Mª GARCÍA DE TUÑÓN AZA


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

EL RESULTADO DE 40 AÑOS DE INESTABILIDAD FAMILIAR

Se hicieron públicos hace unas semanas los datos demográficos definitivos de 2019: más terroríficos que nunca, tan desatendidos como siempre. Ofrecen la imagen de un país en rápido despeñamiento hacia el suicidio poblacional. Publicado en La Gaceta de la Iberosfera

Por Francisco J Contreras Leer columna

La vida no sigue igual

A la sombra de la pandemia se van recortando los logros conseguidos en ochenta años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Herodes y los intelectuales

Los Magos buscaban la Verdad y para encontrarla se embarcan en un largo e incierto viaje Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Qué nos tocará después?

Esta nación todavía llamada España, nombre que, dadas los últimos acontecimientos y el modo de pensar de los dichos regidores, nos tememos que pueda desaparecer por sus, sin duda, connotaciones franquistas

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Feliz Navidad

Siguiendo una tradición de nuestro periódico también este año les felicitamos la Navidad a pesar de que quizá sea la más negra para la inmensa mayoría de nosotros.

Por Editorial Leer columna

 Desde el observatorio de lo absurdo…

Vengo observando el espectáculo marxiano (de los hermanos Marx, entendámonos) que a nuestros ojos desempeñan y ofrecen los titulares de la compañía vodevilesca que conforman dos de los tres elencos que responden a las denominaciones de Moncloa y Congreso&Etc…el tercero ya actúa en otros estadios de seriedad y dramatismo más consistentes.

Por Juan J. RubioLeer columna

En Navidad, pandemia y eutanasia

¿Por qué se prefiere avanzar en la eutanasia en vez de, como claman los médicos, promover los cuidados paliativos?Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Desde las arrimadas de Inés a las lágrimas de Irene

Reconozco que acabo de poner un título que puede resultar al menos un tanto intrigante y perdón por ello pero no me apetece cambiarlo y ahora veo lo más difícil: salir adelante y que no sea por peteneras.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

España, el español y los españoles II

Nuestro juglar  continúa con su repaso de los grandes hombres que hicieron España

Por Juglar GasparLeer columna

Contra pandemia, sentido común

El riesgo cero no existe en nada que merezca la pena intentar, empezando por el mero hecho de vivir Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Cres qué se ha hecho trampa en las elecciones norteamericanas?

a) Si los demócratas nunca aceptaron su vixtoria
b) No es que el sistema alectoral americano es muy lento y complicado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo