Lunes, 23 de octubre de 2017

Juego de trolas

La aparente pasividad de Rajoy ha sido, y es, la contribución necesaria para que, de forma activa pero encubierta, se llegue a una situación crítica e irreversible que justifique el apaño como solución de alivio. Es el "magistral control de los tiempos" que propicie un cambio de régimen consensuado a espaldas de la mayoría de los españoles.

Sin incurrir en demasiada ficción, todos los hechos parecen apuntar a que Rajoy estaría cumpliendo un extraño e inconfesable trato  por el que llegaría a la Presidencia del Gobierno siempre que indujera, tras una situación límite concertada con los independentistas, un cambio confederal de la Constitución: El cambio de Régimen y "el tiempo nuevo"(sic), anunciado por algunos voceros inmediatamente después de la masacre del 11-M , ignominioso punto de arranque del caos que estamos sufriendo.

Para ello, y previamente, Rajoy tenía que aniquilar a su propio partido, expulsar a liberales, conservadores y a quienes ideológicamente se opusieran al nuevo guión. Luego, adoptando todas las reformas y leyes de Zapatero, tenía que desactivar a las victimas del terrorismo y pactar de forma encubierta con ETA el cese temporal de la violencia a cambio de que pudieran gobernar en el País Vasco, pasando temporalmente el protagonismo a los independentistas catalanes para culminar el llamado "proceso". Todo ello maquillado y vendido como la derrota y fin de ETA, de una ETA que ha vuelto a pronunciarse como tal en Cataluña.  Los Medios de Comunicación, eran otro frente imprescindible que había que controlar para realizar con éxito la misión, y para ello la labor de la Vicepresidenta ha sido encomiable. Estos medios han sido los encargados de lanzar al estrellato a un partido leninista con el triple cometido de debilitar las instituciones, calentar la calle y asustar a los incautos.

Una vez cumplidos estos objetivos tácticos, surgiría una activación progresiva del independentismo catalán con financiación estatal, la pasividad ante graves violaciones de la Constitución, ante burlas al Estado y agresiones a la unidad y dignidad de la Nación, sumándose a la dejación ante el incumplimiento flagrante e insultante del Código Penal y de las sentencias judiciales. Por dos veces consentiría, por inacción dolosa, un referéndum ilegal después de afirmar, primero, que no lo habría para, a continuación, negar que lo hubiera habido. Remataría la faena poniendo en ridículo a España ante todo el mundo con la actuación impotente y el posterior abandono y vejación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, defensores del orden constitucional, ante un claro golpe de Estado, junto a la negativa de la aplicación de aquellos artículos del Código Penal y de la Carta Magna previstos para estos casos.

A pesar de toda esta deserción de responsabilidades, el desgobierno de la nación ha continuado con el escandaloso engaño a los españoles con frases equívocas como "la situación esta absolutamente controlada" o como estar dispuesto a "no cerrar ninguna puerta al dialogo y poder encontrar acuerdos dentro o fuera del Parlamento" (¿se refería, quizás, a otro objetivo programado y adelantaba sus auténticas intenciones?).

El magnífico y contundente discurso del Rey,  y el escrito no menos rotundo de FAES, han hecho que Rajoy hiciera unas aún más preocupantes declaraciones a la agencia EFE. Como siempre ha hecho,  tolera todas las críticas y amenazas que vengan de la izquierda extrema y de los nacionalistas pero, le ha faltado tiempo para, embravecido y prepotente, arremeter contra las advertencias hechas por la experiencia de hombres de estado. Y hacerlo desde el despotismo: "haré lo que crea y en el momento que me parezca mas oportuno" "dice- al tiempo que se humilla al suplicar a Puigdemont que "no declare la independencia", añadiendo que "no vamos a llegar tarde a ninguna parte, porque no se va a producir la independencia", y que "espero que acertemos", como si de una quiniela se tratara.

Permítanme reiterar lo dicho en mi último escrito en esta sección (LNE 14-9-2017): <<Después del uno de Octubre, cuando la confrontación haya llegado al momento álgido y por el bien de la nación, el Gobierno y todos los grupos parlamentarios nos ofrecerán, a hechos consumados, la reforma confederal como la mejor solución para contentar, de momento, a los nacionalistas, sabedores de haber conseguido el paso previo necesario para la independencia. ¡Como me gustaría equivocarme!>>

Por desgracia creo que no me estoy equivocando y que  "la profecía" se va cumpliendo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Somos libres los ciudadanos?

El autor reflexiona sobre la consciencia que tienen los ciudadanos de los paises autodenominados democráticos de la manipulación a la que son sometidos por su clase política poniendo como ejemplo paradigmático de esta incómoda verdad la situación que se está viviendo en Cataluña

Por Juan J. RubioLeer columna

Juego de trolas

Que todo lo referente a lo que esta ocurriendo con el independentismo catalán es un montaje pactado lo vengo diciendo desde hace muchos años, particularmente en las  páginas de LNE, desde mi condición de española burlada por nuestra clase política. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Qué se puede negociar en Cataluña?

La primera y más antigua acepción de justicia es la defensa del oprimido. Cataluña necesita justicia, no diálogo.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Pedro Sánchez, Antonio Pérez y Bellido Dolfos

La actitud desleal de Pedro Sanchez con España puede no sólo fracturar definitivamente al PSOE sino llevarlo a la irrelevancia electoral, Se pensaba que Zapatero era insuperable en su eficacia destructora pero siempre acaba apareciendo alguien que nos supera

Por Togas y Dignidad Leer columna

Después del 1 de Octubre

A la vista del empecinamiento de los partidos independentistas catalanes, ya no cabe cerrar los ojos o mirar a otro lado. La toma de decisiones debe seguir otras reglas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

No habrá primavera árabe en Cataluña

La demografía es el destino: las revoluciones las hacen los mozos (que no Mossos) de menos de treinta años. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Hay solución

Para que España viva el Estado de las Autonomías, cumplido su ciclo, debe ser liquidado democráticamente Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Reflexión marxista

Lo que decía el sabio: Es comprensible que determinados socios quieran dejar de pertenecer a un club que tolera lo que tolera a socios como ellos. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Metera el Gobierno a los golpistas en la carcel?

a) No no se atreve porque el PSOE no le apoyaria
b) Si no le queda ya otro remedio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo