Lunes, 23 de octubre de 2017

cataluña

La profecía

Cuarenta años en los que se han encontrado un terreno perfectamente despejado y abonado para llevar a cabo sus propósitos; tiempo en el que no han faltado toda clase de prebendas monetarias, dejación imprudente o dolosa por incumplimientos legales y consentimientos calificados como "identitarios", por parte de los diferentes y sucesivos Gobiernos de la Nación. Pero creo que ninguno ha hecho tanto para recoger la cosecha sembrada como el Gobierno de Rajoy, toda vez que, siguiendo las pautas y normas establecidas por Zapatero, la inacción y la pasividad ante las provocaciones independentistas han caracterizado su mandato, pudiendo ser calificado, como poco, de culpable por omisión. Los Gobiernos anteriores, con mejores o peores intenciones, creyeron o esperaron que, con buenas dosis de ayudas, subvenciones y, sobretodo, "díííalogo", los independentistas olvidarían sus propósitos y se convertirían en gráciles, dóciles y satisfechas mariposas. Pero con estos dos últimos gobernantes no hay pasividad escondida tras las tácticas de los anteriores, hay colaboracionismo puro y duro. Recordemos el Estatuto de Cataluña, incentivado, elaborado y aprobado con gran algarabía por el Gobierno de Zapatero. Recordemos la inacción, o mejor aún, el seguimiento ladino de Rajoy en todo lo referente a la bolera que dejó preparada su antecesor. Comprobemos, como ejemplo, cómo ha sido la cacareada rendición de ETA que, si bien ha dejado de matar, a cambio se  ha otorgado a los terroristas y a sus secuaces el gobierno de municipios y ayuntamientos. No se rindieron, hicieron trueque. Y ahí están, a la espera de  sumarse a los beneficios promovidos por los nacionalistas catalanes.

En toda  esta sucesión de despropósitos, hay un hecho doloroso que marca un antes y un después para acelerar el llamado  "proceso". Un atentado masivo ocurrido hace trece años, rodeado de toda clase de mentiras e incógnitas sobre su autoria, pero que fue un punto de inflexión en lo que era España. A las veinticuatro horas de perpetrada la masacre ya  lo proclamaron algunas voces, anunciando la llegada de "un tiempo nuevo" y el necesario "cambio de régimen".

Desde entonces, todos los partidos políticos, previa anulación y renuncia de sus principios fundacionales, uno, transformación abiertamente nacionalista de otro, junto con los de reciente y oportuna aparición incentivada de radicales anti-este-sistema o los de camaleónico camuflaje ambiental, se han puesto a remar en el mismo sentido, escenificando su manoseada expresión: <<Se hará necesario "un nuevo marco de convivencia" entre todos los partidos políticos.>>  

Y así asistiremos, después del uno de Octubre - haya o no referendum catalán- a la añorada unión comensalista y salvavendepatrias de todos, porque las circunstancias así lo han requerido, ya que la confrontación ha llegado al momento álgido y por el bien de la nación se hace necesario que todos cedamos algo, y tal y tal. Para lo cual será imprescindible cambiar aquellos artículos de la Constitución referentes al modelo territorial que, ofreciendo cualquier resquicio o interpretación de acuerdo con la supuesta legalidad del momento, permita ahorrar a los sufridos ciudadanos españoles el engorroso proceso de una votación. Aquello de que el sujeto de la soberanía nacional reside en el pueblo español quedará para otras cosas más importantes a juicio de los que mueven los hilos. Los grupos parlamentarios nos ofrecerán, a hechos consumados, la reforma confederal como la mejor solución sin romper la unidad de España y contentar, de momento, a los nacionalistas, sabedores de haber conseguido el paso previo necesario para la independencia.

Hay que reconocer "el magistral control de los tiempos" de Mariano Rajoy, quien, como director encargado de la obra (o de la mascarada) coordinara a la perfección al resto de los actores para recibir el aplauso de los perplejos y silentes espectadores.

¡Como me gustaría equivocarme!


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Somos libres los ciudadanos?

El autor reflexiona sobre la consciencia que tienen los ciudadanos de los paises autodenominados democráticos de la manipulación a la que son sometidos por su clase política poniendo como ejemplo paradigmático de esta incómoda verdad la situación que se está viviendo en Cataluña

Por Juan J. RubioLeer columna

Juego de trolas

Que todo lo referente a lo que esta ocurriendo con el independentismo catalán es un montaje pactado lo vengo diciendo desde hace muchos años, particularmente en las  páginas de LNE, desde mi condición de española burlada por nuestra clase política. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Qué se puede negociar en Cataluña?

La primera y más antigua acepción de justicia es la defensa del oprimido. Cataluña necesita justicia, no diálogo.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Pedro Sánchez, Antonio Pérez y Bellido Dolfos

La actitud desleal de Pedro Sanchez con España puede no sólo fracturar definitivamente al PSOE sino llevarlo a la irrelevancia electoral, Se pensaba que Zapatero era insuperable en su eficacia destructora pero siempre acaba apareciendo alguien que nos supera

Por Togas y Dignidad Leer columna

Después del 1 de Octubre

A la vista del empecinamiento de los partidos independentistas catalanes, ya no cabe cerrar los ojos o mirar a otro lado. La toma de decisiones debe seguir otras reglas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

No habrá primavera árabe en Cataluña

La demografía es el destino: las revoluciones las hacen los mozos (que no Mossos) de menos de treinta años. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Hay solución

Para que España viva el Estado de las Autonomías, cumplido su ciclo, debe ser liquidado democráticamente Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Reflexión marxista

Lo que decía el sabio: Es comprensible que determinados socios quieran dejar de pertenecer a un club que tolera lo que tolera a socios como ellos. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Metera el Gobierno a los golpistas en la carcel?

a) No no se atreve porque el PSOE no le apoyaria
b) Si no le queda ya otro remedio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo