Miercoles, 15 de agosto de 2018

a favor de vox

Lo que está en juego el 25 de mayo 

En las elecciones del 25 de mayo, lo de menos es si ganará el PP o el PSOE. Ya sabemos que ganarán los dos, una vez más. La variable realmente nueva será el desgaste que sufrirá este bipartidismo imperfecto reforzado por los nacionalismos vasco y catalán, que no hacen más que exacerbar la misma patología estatólatra de corrupción y dependencia sumisa de unos ciudadanos que siguen apostando por quienes creen que les garantizan las pensiones, los subsidios y la falaz gratuidad de unos servicios públicos ineficientes y, a la postre -por una elemental razón demográfica- insostenibles.


Ese desgaste no puede venir de la abstención, que todos dicen deplorar, pero que no afecta al sistema en su conjunto, el cual se reparte el mismo número de escaños sea cual sea la participación. Tampoco puede proceder de las numerosas formaciones de extrema izquierda, ni de las pocas de extrema derecha, que proponen llevar al paroxismo el culto al Estado que ya padecemos, perfectamente compatible con la destrucción de España que preconizan las variantes separatistas y filoterroristas.


La erosión de la partidocracia socialdemócrata sólo pueden precipitarla partidos que propongan (en lugar de ajustes para intentar vanamente perpetuar el sistema, que es lo único que sabe hacer el PP) reducir notablemente el peso estructural del sector público, abolir las autonomías y proteger a las familias naturales, que son las que aportan espontáneamente natalidad y cohesión social. ¿He dicho partidos? Que yo sepa, sólo hay un partido con un mensaje equilibrado que desarrolle estos tres ejes (liberalismo, unidad de España y valores morales), que es VOX. Suena a anuncio electoral, pero no sé expresarlo de manera más exacta.


El eslogan del PP para esta campaña reza: "Lo que está en juego es el futuro". Como ejemplo de trivialidad, es difícilmente superable. ¿Puede haber alguna candidatura que sostenga lo contrario, que diga que el futuro no importa? Bien es cierto que hace tiempo que el futurismo se ha convertido en la ideología oficial del PP. Pero ¿qué futuro tenemos si no se acometen reformas serias? ¿Qué futuro tenemos si un 30 % de los trabajadores del sector privado sostiene al 70 % restante, entre inactivos, parados y empleados que dependen del presupuesto público? ¿Qué futuro tenemos si nacen tan pocos niños, y aún así, permitimos un millón de abortos cada década? ¿Qué futuro tenemos si en regiones enteras se enseña a los escolares a odiar a España?


Se trata de problemas tan formidables que ningún partido político podrá solucionarlos por sí solo, ni de un día para otro. El cambio de mentalidad que se precisa es tan drástico que resulta razonable dudar de que podamos conseguirlo. Porque, evidentemente, no se trata de que una raza de políticos alienígenas nos haya conquistado. Tenemos lo que hemos votado durante años, ni más ni menos, sea por convencimiento o por un miope malminorismo, del que soy el primero en acusarme. Pero el primer paso, o el primer indicador de que no todo está perdido todavía, puede ser el voto a un partido que ha realizado el diagnóstico correcto y no lo ha ocultado acomplejadamente bajo una montaña de medidas inconexas y a veces contradictorias, como estila el PP.


VOX tiene un mensaje nítido, contundente. ¿Cuál es, en cambio, el mensaje del PP? Que estamos en el camino de la recuperación: una idea gris basada en índices macroeconómicos y que en el fondo no deja de ser mentira. Porque tanto con el PP como con el PSOE, lo mejor que nos espera es un largo estancamiento, con cifras de paro de dos dígitos y crecimientos del PIB en los que acecharemos las décimas como un perro que aguarda debajo de la mesa la caridad o el descuido de los comensales.


En medio de ese panorama sombrío, que VOX consiguiera un solo escaño de eurodiputado sería un rayo de esperanza para todos los que coincidimos con las ideas regeneradoras de la nueva formación. Incluso si, por unos pocos votos, no se alcanzara ese objetivo, tampoco debería interpretarse como un fracaso absoluto. El objetivo auténticamente crucial es obtener representación decisiva en las próximas elecciones legislativas nacionales. Hay tiempo para ello, pero debemos empezar ya, y qué mejor forma de hacerlo que votar la candidatura de Alejo Vidal-Quadras, Iván Espinosa de los Monteros, Cristina Seguí, Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara, el próximo domingo. Y si esto les parece también un anuncio electoral (aunque gratuito), no me duele lo más mínimo admitirlo.


Comentarios

Por Tío Tomás 2014-05-29 15:23:12

valores morales y liberalismo, el agua y el aceite.


Por HVC 2014-05-23 19:20:51

Y sigue usted con el malminorismo


Comentar

Columnistas

Ada Yonath, ejemplo de sabuduría

El "Magazine" de La Nueva España del pasado 8 de julio nos ofreció una entrevista a la investigadora israelí Ada Yonath, premio Nobel de Química 2009 por sus trabajos pioneros en cristalografía para determinar la estructura tridimensional y la función de los ribosomas.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

El retorno de los brotes (verdes, claro)

Este es el brote verde del título: un nuevo líder para un viejo y ajado partido. Espero que a Pablo Casado no le moleste el que yo lo llame brote verde. A él le toca ir madurando a marchas forzadas pero sin tropiezos. Desde luego, nombre de líder no le falta: recordemos al quizá máximo protagonistas de los "Hechos de los apóstoles".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¡UF! EL VAR

Cualquier instrumento por eficaz que sea también puede ser utilizado para hacer trampas

Por Eduardo LángaraLeer columna

LIBERTAD DE PENSAMIENTO y LIBERTAD DE EXPRESION:  LIBERTAD DE CATEDRA

Ante la dictadura de lo politicamente correcto, cabe la resistencia de cátedra, amparada por la Constitución. Solo hay que ejercerla.

Por Julio BuenoLeer columna

Alicia Rubio contra la hidra

Dicen los ponderaditos que la ideología de género será flor de un día y terminará descomponiéndose, refutada por la tozuda realidad de millones de años de evolución biológica. Pero no nos dicen cuánto daño más puede causar antes de caer.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideas o más de lo mismo

Algunos sospechamos que en el código genético del PP existe una propensión al fraude

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Jordan Peterson y la batalla de los pronombres

Peterson es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de muerte civil, mantienen enhiesta la bandera de la resistencia. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

La eutanasia que viene

La eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población Publicado en ele diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente

Se está produciendo un genocidio de blancos en sudáfrica ante el silencio general de la prensa Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

'Traslatio sedis'

Alfonso X proyectaba desde Cádiz nada menos que la conquista militar y espiritual de África Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Filtrará Soraya "basura" para derrocar a Pablo Casado?

a) si no se resigna a perder el poder
b) no porque sería también su fin político

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo