Jueves, 22 de abril de 2021

Mudanzas en tiempos de desolación

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

_"En tiempos de desolación, no hacer mudanza", son palabras muy conocidas y citadas de nuestro santo de Loyola.

_Pablo Casado anuncia un inmediato cambio de la sede oficial de su partido. Noticia en prensa.

_"Despojaos del viejo hombre, que está viciado..., y vestíos del nuevo hombre..." (Efesios 4:22-24). Esto dicen nuestras Escrituras y se nos aconseja el Miércoles de Ceniza: un cambio, para adentrarnos en la Cuaresma, revestidos de novedad.


Con estos presupuestos, parece natural que la duda puede ser la que al final salga triunfando. ¿Mudanza o no mudanza? ¿Cambio o no cambio?


Bien, se me argüirá que todo lo antedicho es "tomar por lo pelos" el asunto de fondo que pretendo, que no es otro nada más que una reflexión "peatonal" sobre el, supongo "desolado" partido PP y, en especial sobre su también "desolado" presidente.


La recientes elecciones catalanas, aparte de sus resultados globales y, en referencia a lo que llamamos derecha española, han dejado bastante claro, aunque las extrapolaciones siempre son meramente supuestos, que la firmeza y claridad en la expresión, respaldada por un fondo también firme y claro, son valores muy considerables y considerados, lo mismo que las medias tintas y las posturas tibias, conducen fatalmente a resultados nada deseados.

Y esto, insisto siempre en mi opinión, le está sucediendo al PP que hoy día es un partido errabundo que transita con tibieza por los espacios políticos, sin ideas claras y sin complacer a un teórico electorado que intenta atraer pero al que no satisface plenamente como debe y pretende. Su actual presidente, Pablo Casado, en principio una figura esperanzadora, no encuentra asiento y realmente se le ve incómodo y dubitativo de tal forma que no sería extraño el afloramiento de una contestación desde el interior. Sus palos de ciego están resultando totalmente inoportunos y contraproducentes y las muestras son evidentes. Resumo en tres puntos:


1) En un momento de inspiración absurda, quiso poner y puso realmente claro su total alejamiento de todo lo relacionado con el partido VOX y fué a ponerlo de manifiesto con palabras muy gruesas y ofensivas en el peor momento posible, aprovechando una moción de censura que nada tenía que ver con lo que expuso y que constituyó por contra un regusto y satisfacción para los "mocioncensurados" y una desilusión, junto con un rechazo para muchos de los que pretendía complacer. Ya lo repetí en otras ocasiones: una intervención aciaga en un día aciago con unos resultados que aun están por ver, aunque ya asomaron en las recientes elecciones catalanas.

2) Después, en función de su errabundo comportamiento, molestó sin motivo pertinente a sus propios compañeros de partido con unas manifestaciones sobre el 1-O, en las que aseguraba que en tal fecha, "las cosas pudieron hacerse mejor" en referencia a la actitud de Rajoy y su equipo, un parecer que, en vísperas de las legales elecciones catalanas, solamente fue válido para incomodo de los aludidos y sus seguidores, con reacciones ya evidentes y públicas al día de hoy.

3) Su repentino anuncio de cambio de sede del partido, a la vista de las críticas y ataques suscitados por una posible financiación ilegal de unas obras de rehabilitación realizadas en  los actuales locales. Escaso y dudoso motivo para tan importante decisión, sobre todo en tiempos de dificultades económicas ya que se supone que el cambio anunciado llevará consigo unos gastos considerables pues, por ahora, no se nos ha indicado que el cambio se hace buscando una mayor austeridad. De todas formas, aunque inoportuno y dudoso, bueno será para que sirva de revulsivo en las mentes que pueblen estas nuevas instalaciones. Algo positivo debemos buscar entre tanta crítica.


Termino deseando lo mejor para este partido al que me atrevo a aconsejar y animar desde mi modestísimo criterio a que anteponga, aunque sea por una vez y sin que sirva de precedente, la reflexión del Miércoles de Ceniza a los consejos de San Ignacio de Loyola. Y que el santo me perdone. Amén.



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Quien ganará las elecciones en Madrid?

a) La Derecha
b) El conglomerado de izquierdas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo