Miercoles, 05 de agosto de 2020

Gobiernos de minorías

Traca hipotecaria en AndalucíaLa dictadura de los perdedores

He aquí la palabra mágica: pactos. Gracias a los pactos, muchas veces evidentemente, "contra natura", las listas más votadas son doblegadas y reducidas en la realidad a la nada, en cuanto a  poder de decisión y mandato y resultando, por consecuencia, unas formaciones de gobiernos que nacen con una importante hipoteca que debe ser amortizada implacablemente.


Esto constituye una injusticia total y manifiesta y un fraude para la ciudadanía, tanto votante como no votante, por ahora, inevitable. Recordemos los tiempos en que el gobierno de la nación estaba en manos de CiU o PNV o CiU más PNV.


Estos días, en Andalucía, hemos asistido a una toma de de decisiones esperpénticas, políticamente hablando, forzadas por los pactos, pero esta vez, a causa de diferencias entre las minorías perdedoras que se habían confabulado para arrebatar el poder al partido más votado y, por tanto, ganador. Recordemos el Parlamento andaluz resultante en Marzo: PP, 50 escaños; PSOE, 47 escaños; IU, 12 escaños.


Pues bien, la maldita gracia es que, al final, se ha demostrado que quien manda en Andalucía es, entre las minorías perdedoras, la minoría menor, en este caso muy menor, valga esta especie de juego real e, incluso, semántico.


No quisiera tener que personalizar pues parece que la tomo con las señoras, cosa totalmente ajena a mi voluntad, pero es que, últimamente, nuestras damas, están siendo las protagonistas de episodios realmente desgraciados y no tengo más remedio que dar nombres.


La luminosa figura de Susana Díaz que había irrumpido brillantemente en el panorama político andaluz e incluso nacional, hasta el punto de ser considerada como la sucesora de Alfredo P. Rubalcaba y regeneradora del PSOE, ha tenido que vivir estos días, para su desgracia, una lamentable experiencia que puede repercutir sensiblemente en su futuro político, tan esperanzador a la par que triunfante y glorioso.


Llena ella de un enérgico ardor justiciero, digno de mejor causa y, desde su "puesto de mando" presidencial, ha querido sentar un precedente de autoridad, enmendando radicalmente la plana a su compañera de gobierno Elena Cortés, consejera de Fomento y Vivienda con todo el poder que, teóricamente, emana de su antedicha posición, retirando las competencias a la Consejería que dirige esta última, a causa de la flagrante ilegalidad cometida en la entrega de llaves de viviendas de forma clamorosamente irregular (no entramos en detalles por considerarlos de sobra conocidos).


Ha sido nuestra Susana más que casta, idealista y más que idealista, ingenua, pues tras este arranque impetuoso de de poderío justiciero, ha caído sobre ella todo el peso de la triste realidad y su novel  entusiasmo ha sufrido un tremendo y desgarrador golpe por parte de lo políticamente establecido y correcto, que establece un muro infranqueable entre sus deseos y la puesta en práctica de esos deseos.


Ha sido una víctima inocente pero ¿a quién se le ocurre una decisión como la que adoptó? ¿No conoce las reglas del juego? Aproximadamente en horas veinticuatro se ha visto obligada a pasar  del decreto al contradecreto y aceptar el "aquí no pasó nada". Así es el establishment.


Para final, quiero dirigirme a nuestra heroína decretista: Permite que te hable desde la experiencia observatoria de un un votante añejo ¡Ay Susana! Tienes que ir aprendiendo. Presides un gobierno hipotecado. Has puesto en peligro tu carrera. Menos mal que, de una forma u otra y, siguiendo también las reglas del juego, el día de mañana, más o menos próximo tienes asegurado ya un puesto en el Senado, en el Parlamento Europeo o en cualquier empresa o banco de esos reservados al dorado retiro de nuestros políticos. Estás en la rueda de los privilegiados. Tus grandes méritos ya dan para eso.


Pero escucha o lee bien: Te doy un consejo práctico en cuanto a la técnica del empleo del puñetazo sobre la mesa: Levanta el puño bien alto, mira a derecha, frente e izquierda mientras tu brazo desciende con decisión hacia su objetivo y, si observas rostros con gesto poco complacido e incluso hostil, cuando tu puño esté a punto de impactar con la mesa, roza suavemente su superficie vuelve a elevarlo con gesto suave, no exento de decisión e incluso majestuosidad y cuando vuelva a alcanzar la elevada posición primera, deténlo ostensiblemente, estira el brazo lo más posible e inicia con la mejor voz de que dispongas para el momento, el canto siguiente que sin duda conoces a la perfección: ?Agrupémonos todos en la lucha final? etc. etc.? Te puedo asegurar que tanto el efecto como el resultado serán de un éxito sorprendente y completo. Has puesto en práctica lo que aquí en mi tierra, cuando yo era bastante más joven llamábamos: ?la jugada l´engañu?.


Y ya en serio, para terminar, te diré: eres muy joven, tienes tiempo a rectificar pero permíteme un consejo: si te armas de la hipocresía necesaria al uso, podrás seguir todavía en primer plano político, pero recuerda quién manda, joven promesa. Concéntrate y reflexiona; lo verás muy claro y cristalino: Repito ¿Quién manda? Pues como en tantas vidas españolas ¡¡la hipoteca, Susy, la hipoteca!!



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

Por yaya 2014-04-21 19:20:20

Me gustaría opinar de otra manera, pero.....para mí ni es luminosa, ni es ingenua, ni es inocente, ni es víctima, ni es heroína, ni es joven promesa. Así de claro!!!!!


Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo