Sabado, 25 de enero de 2020

analisis de la realidad

Un discurso iluminador

Hace unos meses, en esta misma columna, escribí acerca de las academias como verdadero refugio y respuesta a la contracultura, entendida ésta no ya como propuesta alternativa a la tradición, sino más bien como expresión hegemónica, degradada y mercantilizada de los contravalores de nuestra civilización. El pasado domingo, la Real Academia Sevillana de Buenas Letras ofreció un ejemplo pleno de esa misión.

El discurso de ingreso del profesor Alfonso Lazo, historiador, intelectual y columnista destacado, pero también diputado socialista durante casi veinte años y hasta 1996, resultó de una hondura y brillantez inusitadas incluso en ese ambiente privilegiado. Una reflexión de largo alcance sobre la evolución de Europa y su presente en la que comenzó señalando cómo entre 1789 y 1945 se produjo la máxima influencia sobre la marcha de la cultura de los lectores de libros, herederos de una tradición remontable a los epistolarios del Humanismo, hasta poder hablarse de ellos como verdaderos "núcleos civilizatorios". Ese mundo, convulsionado por guerras y revoluciones en su etapa final, ha sido sustituido progresivamente desde 1918 por una mezcla de cultura de masas -lo que Hermann Hesse llamó "la era folletinesca"- y de creciente barbarie. El 68, el mitificado mayo parisino, representó la puesta de largo de un nuevo paradigma dominado por esos ingredientes. Incubado desde tiempo antes, eclosionó gracias al desplome de los dos grandes soportes morales e ideológicos, aunque contrapuestos, de la Europa de la posguerra: los partidos comunistas -sin credibilidad desde la revelación de la naturaleza del régimen soviético tras la muerte de Stalin- y la Iglesia católica, incapaz de encauzar las torrenteras abiertas por el Vaticano II.

El ciertamente pesimista análisis del profesor Lazo tiene, sin embargo, una apertura hacia la esperanza: los nuevos monasterios, es decir, los núcleos civilizatorios de hoy, que sin duda existen, capaces de asumir y salvar el legado de nuestra gran cultura como en su momento hicieron los monjes con la herencia del mundo clásico, y una religiosidad sustentada por una Iglesia a la altura de esos desafíos, capaz de amparar esa misión y de dialogar con esos núcleos. Eso oía y no podía yo dejar de pensar en la gran oportunidad aparentemente perdida que ha representado el pontificado y el ejemplo de Benedicto XVI. Nos esperan, sin duda, tiempos tan recios como apasionantes.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo