Sabado, 28 de marzo de 2020

Variaciones sobre el caso Delcy y otras divagaciones

Dada la cantidad de carteras ministeriales de que disfrutamos, no dudamos que tendremos que soportar algo parecido a lo que en las técnicas de conducción de grupos suele llamarse 'lluvia de ideas" pues todo hace suponer que los nuevos portadores de tanta cartera no se conformarán con sentarse en los cómodos sillones de las oficinas que les habrán adjudicado con dichas carteras bien agarradas, sino que se creerán en la obligación de aportar ocurrencias con el evidente peligro que su puesta en práctica puede acarrear.

La verdad es que al iniciar este escrito, no era mi idea el orientarlo por los derroteros que va siguiendo hasta ahora. Disculpen pues, quienes hayan leído pacientemente hasta aquí, y a partir de ahora, permítanme recuperar una vez más el episodio aero-diplomático acaecido en nuestro aeropuerto de Barajas, de tal manera enredado, que está haciendo sombra nada menos que al tremendo problema que trae consigo la epidemia del coronavirus.

La verdad es que pasan los días y se multiplican los comentarios y versiones sobre la estancia fantasma en Barajas (España) de la vicepresidenta de Venezuela y, al menos yo, no acabo de encontrar respuesta a unas preguntas tan lógicas y sencillas como pueden ser las siguientes: ¿es que la señora visitante no conocía la determinación o acuerdo de la UE que pesa sobre su persona? ¿Cómo puede esgrimirse como explicación a todo lo acaecido, el que la decisión de un ministro de acudir a Barajas fué por evitar un conflicto diplomático, comunicando a dicha señora que su presencia era ilegal? No me entra en la cabeza, repito, la necesidad de ese aviso y menos, que todo un ministro haya sido el encargado de hacerlo llegar a la interesada cuando, simplemente, bastaría con una orden a los responsables o autoridades del aeropuerto para que no permitiesen, bien sea el aterrizaje del avión en que viajaba o, en el caso de un aterrizaje ¿pirata? ya realizado por las razones que sean, impedir la salida del mismo a la tantas veces citada persona para pisar suelo europeo prohibido.

Después de las variadas formas de narrar el "acontecimiento" por parte de unos y otros, destacando las tremendamente chapuceras y bravuconas del ministro protagonista, seguimos y seguiremos, supongo, sin conocer la verdad y, como en tantas otras ya repetidas y dudosas ocasiones, no pasará nada. Pasarán los días, las semanas, los meses y los años y seguiremos engañados una y otra vez por los que tienen en sus manos nuestros destinos y cuya mayor facultad es utilizar la mentira, la trampa y la falta de rigor y vergüenza, junto con el silencio interesado, para alcanzar con una tenacidad implacable, todo aquello que se proponen y que, desgraciadamente, no guarda paralelo con la voluntad y el bien de todos los españoles.

Y los españoles...¿merecemos esto? Pues va a ser que sí. ¿Hacia dónde vamos o hacia dónde nos conducen? Pues por los caminos actuales, podemos deducir que a cualquier situación no deseada en el ámbito de las naciones. Si en el interior estamos dominados por la mentira y por la desconfianza ¿qué no haremos en el exterior? Pues la verdad es que casi preferimos ignorarlo pues para hartazgo y vergüenza tenemos dosis masivas con el vergonzoso y servil espectáculo que nos está ofreciendo nuestro presidente, entregado y rindiendo pleitesía tanto a aquellos con los que en su momento afirmó sufriría pesadillas o no podría dormir, como a los políticos catalanes condenados por la ley, o lo que es el colmo, a los asesinos de Bildu, todos ellos enemigos de España con el riesgo de que sean ellos nuestros gobernantes a cambio de mantener a cualquier precio su interesada y personal ambición de protagonismo.

Reconozco que todo lo anterior no va a pasar de meras e inútiles lamentaciones pero también es cierto que nosotros, ciudadanos de a pie, poco distinto podemos hacer más que ser la voz que clama ¿en el desierto? Quizá, ya que nuestro escasísimo momento de libertad y decisión se cierra una vez depositado el sobre con la papeleta electoral en la urna correspondiente después de haber elegido una lista IMPUESTA y CERRADA y en la que quizá se incluyen personas con las que, al igual que Pedro Sánchez con Podemos, solo el mentar sus nombres no nos dejaría dormir tranquilos o nos causaría graves pesadillas.

Para suavizar el tono pesimista, termino con una frase atribuída (no en exclusiva) al historiador Richard Evans: "A menudo en los más oscuros cielos es donde vemos las estrellas más brillantes". ¡¡¡!!!



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

LAS LECCIONES QUE NOS VA DANDO EL CORONAVIRUS

En el momento actual, parece que han coincidido en la crisis del Covid-19 unos ciudadanos amorfos, indolentes, impregnados de valores consumistas y egoístas en general, con el peor gobierno de la Historia de España desde Fernando VII

Por José Luis LafuenteLeer columna

 Cuarentena por coronavirus

Nueva experiencias: Sano, descansado, sin más achaques que los habituales de  mi ya vetusta edad y con ganas de ver (¡ah, ese morbo que más o menos llevamos latente!) el nuevo ambiente callejero propiciado por las actuales circunstancias "pandémicas", pienso en las medidas aconsejadas y dictadas por quienes tienen poder para ello y, sometiéndome a lo exigido, me pongo en el papel del ciudadano ejemplar, dejo que mi mujer salga a la calle por ineludibles deberes,  le recuerdo una vez más las normas que nos repiten con necesaria reiteración desde todos los puntos y, aunque a última hora estoy a punto de acompañarla, renuncio y decido seguir mi enclaustramiento voluntario que ya se prolonga desde el pasado fin de semana.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Efectos del coronavirus

Los efectos del coronavirus están siendo deletéreos para la salud y para la economía, estando ésta en total desaceleración mucho antes de aparecer el virus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Poema de las reivindicaciones*

Borracha y muy sola a casa llegóuna linda moza y su padre la vió.Al ver el estado en que la encontró,riñóla furioso y dos tortas le dió.

Por Juglar GasparLeer columna

 Creatividad, glándulas mamarias femeninas y croquetas

Lo sutil y delicado en todos los aspectos era hasta ahora, si no exclusivo y privativo de la mujer, al menos sí frecuente y algo, en cierto modo, personal y propio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Día Internacional de la Mujer

Como ya saben, el pasado domingo 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer con la batahola feminista de los partidos de izquierda, con sus pasquines, eslóganes y pancartas rezumando odio hacia el hombre y hacia la religión cristiana

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A remolque

Lo previsto. Nuestras perspectivas van siendo superadas a medida que el tiempo, implacable, sigue corriendo. Nuestro bi-gobierno no da una a derechas (claro, pues esto sería antinatural ya que todos los que propiciaron o están situados hoy a las cabezas de ese engendro, tienden a la otra mano, excepto el PNV que lava y tiende la ropa de sus conveniencias, al aire que más caliente).

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

El ébola y el coronavirus.

Como ya hemos dicho muchas veces en este blog, nos gusta "recuperar la memoria histórica", oiga. Vamos a ello viendo el cinismo, las mentiras  y "reacciones" de socialistas y comunistas, ante los casos del ébola, y del actual coronavirus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Variaciones sobre el caso Delcy y otras divagaciones

Aunque, dada nuestra situación política actual, se puede uno encontrar ya casi sin sobresaltos y a diario con casos y cosas que en otro tiempo serían sorprendentes e increíbles, nunca llegamos a sospechar que alcanzaríamos los niveles que estamos consiguiendo y que, insistimos machaconamente, seguro que día tras día superaremos ampliamente con toda seguridad.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Elecciones en la Conferencia Episcopal

El cardenal Omella ha dejado hacer y deshacer al clero secesionista en estos años Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Cree que el Gobierno español está gestionando bien la crisis del coronavirus?

a) No, ni tiene la capacidad ni la responsabilidad necesarias
b) Si porque es una situación incontrolable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo