Martes, 31 de marzo de 2020

pasando a citarlo siempre como el "partido VOX de extrema derecha" o como el "partido de extrema derecha VOX"

 VOXFOBIA

Desde que VOX hizo su aparición en el panorama político español, esta formación   nacida en principio como una reacción contra la dejadez e inacción del Partido Popular y su falta de claridad y decisión en general y, en particular por su tibia postura ante la  necesidad de una enérgica y decidida defensa de algunos temas puntuales con la lógica decepción de muchos de sus votantes, dió comienzo un generalizado acoso y un intento de derribo de este naciente partido por parte de casi todo el resto del conocido como "espectro político" actual tanto de diestra como siniestra, empleando para tales fines argumentos supuestamente basados en su "peligrosa" ideología.

Sin entrar a valorar lo oportuno, claro o acertado de los conceptos derecha e izquierda, para mí quizá hoyy obsoletos, equívocos y confusos, la mayor tacha que empezó a atribuirse a VOX fué su ultraderechismo o ideología de extrema derecha, tremendo mal que debía ser combatido hasta el último aliento por todos y, en especial por aquellos cuya virtud, adoptada y adaptada, ha sido siempre y es, el creerse y atribuirse el ser  depositarios y dueños en exclusiva de la verdad absoluta, de la moral, de la justicia y de un inmaculado proceder pero dándose la curiosa circunstancia de que esos mismos que quieren combatir tan terrible peligro, no empleen jamás el concepto contrario: ultraizquierdismo o ideología de extrema izquierda para calificar a otros partidos en los que ese apelativo sí sería patente y justo, considerándolos a su vez como un peligro real del que, en este caso, sí tenemos abundantes pruebas, desgraciadamente no muy lejanas ni en el tiempo ni en el espacio.

Pues no, solamente cuando se trata de VOX se ha generalizado, tanto en discursos y círculos de opinión como en los distintos formatos de los medios de comunicación, etc., el añadir el sobrenombre al nombre, pasando a citarlo siempre como el "partido VOX de extrema derecha" o como el "partido de extrema derecha VOX", que lo mismo da que me da lo mismo y calificando a sus miembros también como el "ultraderechista Fulano" o la "ultraderechista Mengana" con todo lo peyorativo que, en estos casos, conllevan los términos "extremo" o "ultra".

Y ahí tenemos a VOX luchando contra este, llamémoslo estigma, que por lo visto comparten o compartimos más de tres y medio millones de españoles, según los resultados de las últimas, por ahora, elecciones generales y a los que posiblemente podríamos añadir hoy muchos de los que en su momento se abstuvieron por diversas razones.

Se nos ocurre preguntar ahora: ¿qué se entiende por extrema derecha aquí y ahora? Y si alguien es capaz de explicarlo, me gustaría que me argumentase en qué consiste el malísimo concepto que dicen encierra.

Es notable, hasta extremos insospechados, la ignorancia de que hoy día se hace penosa  gala al examinar cualquier tema general y en especial cuando ese tema está relacionado con la política. La falta de rigor al enjuiciar ideas o acciones tanto propias como del prójimo es tan palpable, que en un apabullante tanto por ciento de los casos podemos asegurar que se habla sin saber lo que se dice, mintiendo frecuentemente y, sobre todo, expresando verdades a medias, mucho peores y más dañinas que las mentiras. De ahí, por ejemplo el que se tache a VOX de radical, xenófobo y anti-feminista con una ligereza digna de peor causa.

Y como de VOX estamos hoy hablando, me voy a permitir examinar escuetamente su ideario, su programa, resumiéndolo en las, consideradas por ellos mismos, ideas fundamentales y añadiendo, entre paréntesis, un comentario personal. He de recalcar que aquí ya es palpable el manejo de estas ideas según quién las exprese pues se hacen públicas las prioridades de VOX según convenga, manipulando los fundamentos y creando otras listas en las que se incluye, por ejemplo: defensa de la tauromaquia y caza, deportación de inmigrantes, levantamiento de muros en Ceuta y Melilla, fin de subvenciones a partidos y sindicatos, supresión de las policías autonómicas, etc. o sea, introduciendo en lo fundamental aquellas ideas que pueden ser falsas o quizá objeto de interpretación y discusión, todo ello con la intención de crear confusión y malos entendidos. Las ideas básicas a que me refiero, y mis añadidos, son:


-Defensa de la unidad de España. (Hoy en peligro manifiesto).

-Recorte del despilfarro económico. (Hoy con el gasto público disparado hacia cotas  realmente alarmantes).

-Educación única e igual para todos. (Hoy amenazada por una ilógica y absurda diversidad).

-Impuestos mínimos. (Hoy también disparados  y cercanos a la confiscación).

-Apoyo a la creación de empleo. (Hoy erigido el paro en desgraciado protagonista, sin ninguna  duda).

-Apoyo a la familia, vida y valores. (Hoy en peligro de olvido y desaparición).

-Lucha contra la corrupción (Sin comentarios).

-Lucha contra el fundamentalismo islámico (Hoy un peligro palpable y de dimensiones incalculables).

-Control de inmigración. (Hoy de una necesidad más que evidente).

-Control de cargos públicos. (Hoy en una inflación galopante).

-Recuperación de nuestro puesto en Europa. (Hoy en pérdida de peso ostensible).


Visto el resumen anterior, no es necesario alargarse; solamente dejar un par de preguntas en el aire: ¿Son terriblemente peligrosos para una sociedad moderna esos puntos expuestos y en los que se basa un partido tan denostado? ¿Es éste, resumiendo, un ideario de extrema derecha? Si la respuesta es sí y a mí me dicen que soy de extrema derecha, no me quedará más remedio que reconocer: "Serélo, muy guapamente".



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

China: mentira cochina

Ya hemos escrito varias veces sobre el tema del coronavirus que nos está invadiendo y que, si Dios no lo remedia, afectará a toda la Humanidad

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

LAS LECCIONES QUE NOS VA DANDO EL CORONAVIRUS

En el momento actual, parece que han coincidido en la crisis del Covid-19 unos ciudadanos amorfos, indolentes, impregnados de valores consumistas y egoístas en general, con el peor gobierno de la Historia de España desde Fernando VII

Por José Luis LafuenteLeer columna

 Cuarentena por coronavirus

Nueva experiencias: Sano, descansado, sin más achaques que los habituales de  mi ya vetusta edad y con ganas de ver (¡ah, ese morbo que más o menos llevamos latente!) el nuevo ambiente callejero propiciado por las actuales circunstancias "pandémicas", pienso en las medidas aconsejadas y dictadas por quienes tienen poder para ello y, sometiéndome a lo exigido, me pongo en el papel del ciudadano ejemplar, dejo que mi mujer salga a la calle por ineludibles deberes,  le recuerdo una vez más las normas que nos repiten con necesaria reiteración desde todos los puntos y, aunque a última hora estoy a punto de acompañarla, renuncio y decido seguir mi enclaustramiento voluntario que ya se prolonga desde el pasado fin de semana.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Efectos del coronavirus

Los efectos del coronavirus están siendo deletéreos para la salud y para la economía, estando ésta en total desaceleración mucho antes de aparecer el virus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Poema de las reivindicaciones*

Borracha y muy sola a casa llegóuna linda moza y su padre la vió.Al ver el estado en que la encontró,riñóla furioso y dos tortas le dió.

Por Juglar GasparLeer columna

 Creatividad, glándulas mamarias femeninas y croquetas

Lo sutil y delicado en todos los aspectos era hasta ahora, si no exclusivo y privativo de la mujer, al menos sí frecuente y algo, en cierto modo, personal y propio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Día Internacional de la Mujer

Como ya saben, el pasado domingo 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer con la batahola feminista de los partidos de izquierda, con sus pasquines, eslóganes y pancartas rezumando odio hacia el hombre y hacia la religión cristiana

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A remolque

Lo previsto. Nuestras perspectivas van siendo superadas a medida que el tiempo, implacable, sigue corriendo. Nuestro bi-gobierno no da una a derechas (claro, pues esto sería antinatural ya que todos los que propiciaron o están situados hoy a las cabezas de ese engendro, tienden a la otra mano, excepto el PNV que lava y tiende la ropa de sus conveniencias, al aire que más caliente).

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

El ébola y el coronavirus.

Como ya hemos dicho muchas veces en este blog, nos gusta "recuperar la memoria histórica", oiga. Vamos a ello viendo el cinismo, las mentiras  y "reacciones" de socialistas y comunistas, ante los casos del ébola, y del actual coronavirus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Variaciones sobre el caso Delcy y otras divagaciones

Aunque, dada nuestra situación política actual, se puede uno encontrar ya casi sin sobresaltos y a diario con casos y cosas que en otro tiempo serían sorprendentes e increíbles, nunca llegamos a sospechar que alcanzaríamos los niveles que estamos consiguiendo y que, insistimos machaconamente, seguro que día tras día superaremos ampliamente con toda seguridad.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Cree que el Gobierno español está gestionando bien la crisis del coronavirus?

a) No, ni tiene la capacidad ni la responsabilidad necesarias
b) Si porque es una situación incontrolable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo