Viernes, 10 de julio de 2020

sociedad actual

Todos racistas y esclavistas

No hay un solo pueblo o civilización que no haya sido racista culturalmente ni haya dejado de practicar la esclavitud hasta casi nuestros días. No importa lo lejos que nos traslademos o remontemos, el sentimiento de superioridad y la trata de seres humanos estarán siempre presentes, aunque no necesariamente asociados. De hecho, fue siempre más prestigioso poseer esclavos de razas o zonas muy apreciadas que lo contrario, algo de lo más razonable en la lógica esclavista, pues no parece buena idea despreciar lo que se ha adquirido, por más que ninguna posesión sea equiparable al poseedor.

Cuando los europeos llegaron al África negra a partir del siglo XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala. De hecho, sin su colaboración no hubiera sido apenas posible la trata, ya que los mercaderes no solían internarse en el territorio y se limitaban a establecer sus enclaves en la costa. Mucho antes que ellos, sobre todo en África oriental, los árabes habían establecido grandes emporios esclavistas para cubrir con negros la insaciable demanda del Islam, la más dependiente de esa mano de obra de todas las civilizaciones medievales.

Se da la circunstancia de que la denostada Europa fue el primer continente del que desapareció la esclavitud, en plena Edad Media y a través de un proceso lento pero eficaz de transformación social y económica que, al hacerla inviable, la limitó a casos excepcionales. El papel del cristianismo en todo ese proceso, que incluía el cambio de las conciencias, fue básico, pues se trata de la primera religión que estableció la dignidad de todos los seres humanos y su igualdad esencial como hijos de un mismo Padre. La carta de san Pablo a Filemón, a propósito del esclavo Onésimo, marcó la posición cristiana sobre el fenómeno, y si tardó mucho tiempo en dar frutos plenos fue porque la esclavitud era una institución tan arraigada, y tan imprescindible para el sistema económico antiguo, que simplemente era inconcebible su abolición, pero se humanizó como nunca antes en ningún sitio. Más tarde, hubo siempre voces cristianas contrarias a la nueva esclavitud, instaurada en las colonias por motivos demográficos y económicos, y sin ellas no hubiera sido posible el abolicionismo del XIX, nacido en Inglaterra y en círculos hondamente piadosos. Sin aquellos idealistas, cristianos y europeos, hoy no habría negros libres manifestándose en las ciudades de Occidente. Pero, ¿a quién le importa todo esto si de lo que se trata es de culpabilizar a nuestra genuflexa civilización?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Todos racistas y esclavistas

Cuando los europeos llegaron al África negra en el XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Crear tensión

La marquesa señora Montero dijo que "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército". Su pareja, el marqués, acusó en el Congreso a diputados de VOX de añorar un golpe de Estado. Sin comentarios.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Un Gobierno icinerado

La máquina de la Justicia ha empezado a carburar y el despertar del confinamiento va a ser brutal   Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Lo que pasa con los ERTEs

  ¡QUE FÁCIL ES ECHAR LA CULPA A LOS DEMAS! ¿VERDAD, SEÑORA MINISTRA Y SEÑORA DIRECTORA DEL SEPE DE ASTURIAS?

Por José Luis LafuenteLeer columna

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo