Sabado, 28 de noviembre de 2020

elecciones americanas

TRUMP

De no ser por la aterradora situación doméstica, que nos quita las ganas de leer en la prensa o seguir en los telediarios las penas propias, no digamos las vicisitudes ajenas, todos estaríamos pendientes a estas alturas de las elecciones presidenciales americanas del próximo 3 de noviembre. Lejos de las fogatas informativas de antaño, lo más que nos llega en esta ocasión desde el otro lado del Atlántico es un persistente olor a quemado. El quemado es invariablemente el presidente Trump, compendio y resumen de todos los males posibles e imaginables, e incluso de los aún por definir o inventar, para cualquier medio español, sin excepción.

Y sin embargo, he de confesar que conforme avanza la campaña que intermitentemente sigo sin la pasión de otras veces, crece más y más mi admiración por Donald Trump, al margen de que sus maneras y peinado me sigan produciendo el mismo desvío del primer día y que, como recalca siempre un buen amigo, siga sin abrocharse el botón de la chaqueta. Pero hay que estar lleno de todos los prejuicios acumulados por años de inquina para no sentirse fascinado por el combate épico que un hombre casi solo -acompañado, eso sí, por la incomparable Melania- lleva meses sosteniendo contra las encuestas, los debates amañados, los lobbies más poderosos, los medios casi al completo, la traición de excolaboradores, ciertos núcleos de su propio partido, el gran capitalismo globalista, las multinacionales del aborto, la Unión Europea, los chinos, el papa Francisco, el inmenso aparato del progresismo mundial, las instituciones internacionales…, e incluso la temible enfermedad de los últimos días. Como le sucediera en 2106 con la bruja que ya se veía presidenta, su gran suerte es el rival que le han encajado, el hipócrita, corrupto y políticamente correcto Joe Biden, cuya principal virtud para buena parte de su propio electorado consiste en la alta probabilidad de que, senil o fiambre, acabara cediendo en breve la presidencia a la radical Kamala Harris.

Trump llega a las semanas decisivas con un sólido índice de aceptación, y eso a pesar de la incidencia del Covid-19, y parece no haber dicho la última palabra. Sabe del apoyo incondicional de grandes franjas del voto popular que llevaban décadas despreciadas y desatendidas. Para ese votante Trump es la última esperanza de una América al gusto de los americanos. Regresando a la épica, ¿a quién creen, si no, que votarían los combatientes en Gettysburg -ambos bandos-, las Ardenas o Hué?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

BREVE  LEXICOGRAFÍA  SUI GENERIS          

ESPAÑA,  ESPAÑOL,  PANOLI…(Del diccionario particular de A. de Nebrigis- Molinero).

Por Juan J. RubioLeer columna

España, el español y los españoles

(Romance melancólico de tintes heroicos)

Por Juglar GasparLeer columna

Históricas concesiones

"No debes dar nunca la mano a alguien que pueda cogerte también el pie"(Interpretación libre del refranero)

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

   A PROPÓSITO   DE… ...

Pues sí.  A propósito de tres noticias aparecidas en distintos medios estos días, mi mente rebobinó hacia el pasado próximo y no tan cercano.

Por Juan J. RubioLeer columna

Cuando los héroes se mueren

Nuestros héroes, aquellos de cuyas aventuras, suertes y desgracias de toda clase tanto disfrutamos en nuestros años ya lejanos de cinéfilos apasionados, se fueron muriendo. Algunos, en sus películas, a pesar de enfrentarse a grandes peligros parecían inmortales: eran los buenos. Otros no, otros nos tenían acostumbrados a morirse y casi siempre de forma violenta: eran los malos. Pero tanto unos como otros se iban muriendo de verdad.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Y ahora...estado de alarma

Nada nuevo ciertamente pues en estado de alarma nos encontramos desde que el doctor Sánchez alcanzó el poder de una forma tan brillante y formó el gobierno más inútil e ignorante de toda la historia patria, gobierno además multitudinario con un desbarajuste de competencias que raya en lo "babélico", valga la expresión que vds. entenderán y que no me detengo a investigar si está  incluída o no, en el DLE.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

APROVECHAR LAS ENSEÑANZAS DEL PAPA

No debe dudarse que, depués de la visita a Francisco I, la benéfica influencia de las enseñanzas papales se manifestará en la actividad política del Presidente Sánchez 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad V

Sin duda el virus chino tan versátil en sus ataques debió afectar al cerebro del señor Casado ya que en su actuación en las Cortes con motivo de la última moción de censura llevo a cabo las siguientes fazañas:

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Inepto, ineficaz, absurdo y ridículo… 

Así aparece a los ojos de un humilde aldeano, el conjunto de las personas que forman "no componen (más bien descomponen)-, el gobierno de la Nación española en "estado" de descomposición.

Por Juan J. RubioLeer columna

Oportunismo miserable

Una vez escrito mi parecer franco y espontáneo sobre el comportamiento de Casado en la moción de censura, leo en la prensa cantidad de opiniones de sesudos periodista y analistas políticos muy contrarias a las mías, alabando la postura del presidente del PP, exceptuando un atinadísimo artículo de Juan Carlo Girauta en ABC.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

TRUMP

He de confesar que conforme avanza la campaña crece más y más mi admiración por Donald Trump Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Cres qué se ha hecho trampa en las elecciones norteamericanas?

a) Si los demócratas nunca aceptaron su vixtoria
b) No es que el sistema alectoral americano es muy lento y complicado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo