Jueves, 20 de junio de 2024

El llamado sector "progre" no cesa en su intento de desacreditar al obispo Munilla

Un grupo minoritario de la diócesis de San Sebastián vuelve a la carga contra su obispo

Gilberto Pérez (www.religionenlibertad.com)   Las presiones de la minúscula y poco representativa corriente crítica al obispo de San Sebastián no cesan.

Tras el abandono voluntario de la orden franciscana del aún sacerdote José Arregui, 750 laicos y sacerdotes, religiosos y personas de pastoral (todos ellos representantes del sector “progre” del anterior establishment eclesiástico de la diócesis vasca) han escrito una carta abierta a monseñor José Ignacio Munilla en la que critican su proceder respecto al polémico teólogo.  

 La carta utiliza, manipulando, la figura evangélica del pastor y las ovejas, para acusar ferozmente a su propio prelado de mal pastor, que en lugar de amar y defender a su rebaño, expulsa sin misericordia del redil a la pobre ovejilla que no responde a la voz caprichosa y autoritaria de su guía.

Todo ello, por supuesto, envuelto en un lenguaje suave y sereno, lleno de sorpresa, llanto y lamento.   Sintiéndose aludidos por el calificativo de “agua sucia”, presuntamente utilizado por el obispo (sostenido por Arregui, desmentido por Munilla), los autores de la epístola dicen estar sorprendidos “que a esa ‘agua’ se le califique de ‘sucia’ y si esas palabras salen del pastor que esperábamos defendiera a sus ovejas, las amara como son y uniendo sus diferencias y experiencias, ayudara a formar un ‘rebaño’ con miembros diferentes pero en comunión, cuando eso es así, el dolor es más profundo y la esperanza se nos hace muy difícil”.  

 La misiva, caracterizada por el victimismo, reprocha a Munilla su conducta respecto a Arregui, achacándole la culpa de que el teólogo haya colgado el hábito al franciscano.

 Exculpa, pues, a Arregui,  “gracias a usted en el exilio de lo que es su vocación y de la llamada que Dios le hizo y le sigue haciendo, aunque ahora tenga que realizar su camino de otra manera”. Es decir, el obispo sería quien le está impidiendo al sacerdote responder a la llamada de Dios.  

Tras invocar a “Dios Padre-Madre” (sic), el grupo de firmantes aseguran que con el ex franciscano “hemos aprendido a contemplar y admirar la tierra que Dios nos ha dado, vamos aprendiendo a no quedarnos con los brazos cruzados y buscar la verdad y comprometernos, como Jesús de Nazareth con los más necesitados, los últimos, los marginados”.  

A modo de inocentes preguntas, los 750 cargan la artillería pesada contra su propio obispo por la supuesta expulsión (cosa que no ha existido) de Arregui: “¿cómo puede una persona elegida por la Iglesia para ayudar y acoger como Jesús, expulsar a un hermano? ¿Cómo puede una persona llamada a ser presencia del Padre expulsar a un hijo?”.  

En su intento de presentar una imagen negativa de Munilla, los nacional-progresistas se preguntan confusos y escandalizados: “¿Cómo puede un ‘buen’ pastor dejar que se pierda e incluso empujar para que caiga una oveja de su rebaño porque esa oveja quiera descubrir o descubra otros caminos, explore los montes y bosques, busque pastos nuevos… cómo puede hacer eso un pastor ‘bueno’?”.  

Tratando de presentar a Munilla como un obispo sin misericordia, presto a condenar en vez de perdonar, los firmantes vuelven a la carga, con tono inocente, “¿se equivocaba Jesús cuando acogía a los pecadores, a la pecadora, a los fariseos de noche…? ¿Expulsaría hoy Jesús, tendría miedo a perder poder, se enfadaría porque los que le seguían descubrían la maravillosa experiencia de Dios-Madre-Padre?” (esta vez “Madre” primero para no ser machistas).  

El texto también pretende presentar la imagen de un Munilla que teme perder el poder y cierto status y que no solo no busca el bien de su rebaño sino que lamenta profundamente que lo obtenga.  

“¿No puede usted disfrutar con que haya seguidores de Jesús que descubran y nos ayuden a descubrir, la presencia de Dios en nuestra vida diaria, la verdad de su ternura y compasión, la certeza de que perdonar, aun al enemigo, es bueno, la seguridad de que esos descubrimientos no le van a quitar a usted, ni a nadie, el poder, ni la categoría?”.  

Recurriendo otra vez a la manoseada estrategia del victimismo, los firmantes dicen sentirse “profundamente” dolidos por el hecho de que su obispo quiera confundirlos y hacer “sufrir tanto”.  

Hacia el final de la carta abierta, invitan a su obispo a que sea humilde y reconozca el supuesto error que está cometiendo. “La humildad es la verdad (nos lo enseña la Iglesia) una verdad que sólo es absoluta si es Dios mismo, pero lo demás, su verdad, la nuestra siempre es humana y abierta a errores”.  

“No somos ‘agua sucia’, somos pequeños manantiales, también Joxe y otros, a quienes ama Dios y va llevando nuestras sencillas y débiles corrientes, al manantial, al río infinito de su conocimiento, o sea de su amor. Con el respeto y afecto dolorido de quienes queremos a la Iglesia "santa y pecadora" pero donde el Señor Jesús nos acogió y queremos permanecer”, concluye la misiva.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La trampa de la Justicia social

La alternativa a la "justicia social" no es un escenario de pobres muriéndose en las aceras por falta de recursos para pagarse un hospital. La alternativa sería una sociedad en la que, con una presión fiscal que fuese muy inferior a la actual, la gran mayoría de la gente se las arreglase muy bien por sí misma, sin depender de papá Estado. Publicado en el centro Covarrubias

Por Francisco J Contreras Leer columna

Miguel Bernad en la revuelta

Este hombre de 82 años ha hecho más daño al sanchismo en dos meses que Feijóo y sus diputados en esta legislatura

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Agenda 2033, nueva y eterna"

  En su libro “Agenda 2033, nueva y eterna”, Eduardo Granados presenta una propuesta para que pongamos nuestra mirada en 2033, fecha en la que se cumplen dos mil años de la Redención. En 2033 confluyen las celebraciones del bimilenario de la institución de la Eucaristía, de la muerte y resurrección de Cristo y del nacimiento de la Iglesia. En esta entrevista el autor nos da las claves de esta original propuesta.  

Por Teodoreto de Samos Leer columna

Ningun margen

Detrás de tanta normativa milimétrica se agazapa una desconfianza descomunal en la gestión privada, que actúa como un implícito reproche moral. Publicado en El Debate

Por Enrique García MáiquezLeer columna

¿Son los derechos humanos una idea tóxica?

Occidente no perdió el rumbo en 1776, sino en 1917 y 1968.

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Fernando: el rey y el gobernante

Sólo el advenimiento de los Reyes Católicos, y el resultado de su prodigiosa obra, pudo superar, andando el tiempo, esa primacía en la memoria de los castellanos. Pero para ello hubieron de pasar casi doscientos cincuenta años Publicado en El Debate

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Goma 2 Eco asturiana ¡y ya vale!

Cabe resaltar aquí lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional: "En definitiva, da igual el explosivo que se utilizara, lo cierto es que todas las pruebas apuntan a que estos personajes fueron los que cometieron ese atentado y la trama asturiana proporcionó los explosivos" (sic).

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Por qué no una Europa gaullista?

El papel rector de la Comisión Europea —que concentra todo el poder ejecutivo y gran parte del legislativo de la UE, pero no responde ni ante los Gobiernos nacionales, ni ante los ciudadanos europeos ni ante el Parlamento Europeo— es el principal instrumento de ese proceso de supranacionalización   Publicado previamente en LA GACETA

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prescripción del 11M, humillante final de una nación

No sé si las palabras del juez ponente del proceso del 11M -"hay cosas tan graves en el 11-M que por ahora es mejor que no se sepan"- están ahora más en vigor que nunca antes. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo