Domingo, 08 de diciembre de 2019

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

Un relato de algo sucedido realmente

 Se trata de una historia, un relato que se puede contar porque ha sucedido. Algo de lo que poder dar testimonio. Lucas comienza su evangelio comunicando algo que es el corazón del Cristianismo: ha ocurrido un hecho, que no es una bella fábula, sino un acontecimiento. Hay testigos que lo han visto con sus ojos, lo han proclamado con sus labios. Se sitúa la escena en la sinagoga de Nazaret. Jesús, puesto en pie, lee una profecía especialmente querida y esperada por los fieles judíos: “El Espíritu del Señor está sobre mí, me ha ungido, me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los prisioneros la libertad y a los ciegos la vista...” (Lc 4,18). Una lectura más o menos conocida y deseada, pero lectura al fin. El suceso viene a continuación, cuando devuelve el libro y ante la mirada de “toda la sinagoga que tenía los ojos fijos en él” (Lc 4,20), les dice: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oir” (Lc 4,21).     

 Toda la carga emotiva de aquella escena, estaba en ese adverbio: “hoy”. El decía: ya,hoy es tiempo de buenas noticias. Como cuando los ángeles anunciaron a los pastores el nacimiento de Jesús: “Hoy os ha nacido un salvador” ((Lc, 2,11), o como cuando Jesús encuentra a Zaqueo y le dice: “Hoy ha entrado la salvación a esta casa” (Lc 19,1-10). O como cuando le dice al buen ladrón, Dimas: “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23,43). La catequesis de los primeros cristianos, la que hace Lucas con Teófilo, no consiste en contar cosas de Jesús, sino la transmisión de una Palabra y una Presencia ¡vivas!      

Sólo podremos entender a Jesús y alegrarnos de su anuncio, si éste nos trae una salvación real para nuestras prisiones, pobrezas y cegueras. Tendremos que reconocer, sin maquillaje ni ignorancias culpables, cuáles son las cosas que nos esclavizan, las que nos empobrecen y ciegan. Aguantar el tirón y el vértigo de que no todo es tan libre, ni tan autosuficiente, ni tan claro como nos creemos o nos hacen creer. Pero en el realismo de nuestras dificultades cotidianas, allí donde brotan los barrotes que esclavizan, los consumos que empobrecen nuestro corazón y la dignidad de los verdaderamente pobres, las oscuridades que nos ciegan, allí es donde somos convocados para escuchar el hoyde nuestra salvación, el hoy de nuestra libertad, de nuestra alegría y de nuestra luz. Somos llamados al abrazo de Dios en su hoy, y a prolongarlo desde nuestra comunidad cristiana, desde nuestro hogar, desde nuestro corazón, para que los cautivos de hoy, los pobres de hoy y los ciegos de hoy, puedan experimentar otra historia, otro “hoy” que sepa a buena noticia, a evangelio. Para que aquel “hoy” de hace dos mil años, nos sea tan actual, como presente está Dios entre nosotros.    

 + Fr. Jesús Sanz Montes, ofm     Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Sesión de circo en Madrid

"...la política italiana es un circo sin ni siquiera domadores, sólo payasos."(Aforismo de Andrea Mucciolo).A propósito de aquello de las barbas de tu vecino.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El hombre y la naturaleza

A lo largo del tiempo el hombre ha ido tomando posición respecto a la realidad cambiante que le rodea. Se ha pasado del temor reverencial a la naturaleza a creer que la podemos dominar y recrear a nuestro capricho  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lecciones chilenas

Nos negamos a aprender que el socialismo es opresión y miseria. Deberíamos preferir la abundancia desigual a la pobreza igualitaria. Y en Chile la pobreza absoluta ha pasado de un 50% a un 6% de la población en las últimas cuatro décadas. (Publicado en Actuall)

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sentencia

Dicen que no hubo enriquecimiento, pero es que eso debiera ser una agravante

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

ELEGIA A AGUSTIN COSTA

De parte de un buen amigo

Por Jose Manuel Miranda SLeer columna

A PROPÓSITO DE LA TAUMATURGIA DEL PROCÈS

Permítaseme iniciar con un aserto, no sé si mío, o recogido de mi acervo enriquecido con el seguimiento de predecesores ilustres…:  (En el pasado se colonizaba con la cruz y la espada; en los tiempos modernos, son los mass media y otras herramientas subsidiarias, las que hacen la labor de ejecutar órdenes y mandatos de cabildos regidores).  

Por Juan J. RubioLeer columna

Agustín Costa, un hombre de bien

Agustín Costa, catedrático de Quimica Analítica, falleció en Oviedo el 18 de Noviembre de 2019, a los 70 años Publicado en La Nueva españa

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Nuevo fraude, ahora electoral

¿Es posible en dos días ponerse de acuerdo en todo aquello que no pudo concertarse en seis meses?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Modos, maneras...y efectos boomerang

Vuestro "don" señor Aitores el "don" del algodón,el cual para tener "don"necesita tener "algo".(Paráfrasis de un epigrama de Fco. Martínez de la Rosa).

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

«PRINCESAS DEL MARTIRIO»

?No es ninguna novedad recordar que la Lay de la Memoria Histórica que nos trajo el perverso e indigno Rodríguez Zapatero y a quien ya ha mejorado en este camino el no menos perverso e indigno Pedro Sánchez, no tiene el mismo trato para las personas o acontecimientos según hayan estado en un bando o en otro durante la Guerra Civil

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

REALIDAD versus IGNORANCIA

Con frecuencia, el paso de los acontecimientos me hace pensar que llegará un momento en que ya mis ojos, mis oídos, en fin, todo mi ser, deje de contemplar, atónito, tanta incongruencia, tanto sinsentido, tanto absurdo acompañado todo ello y adornado de tanta mentira, tanta ignorancia, tanta insensatez, en fin, tanta osadía a cargo de la clase dirigente que nos ha tocado sufrir.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Venderá Sanchez la unidad de España a cambio de la presidencia del Gobierno?¿

a) Si y lo que haga falta, carece de otro interés que su propia persona
b) No la maquinaria constitucional se lo impedirá

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo