Sabado, 01 de octubre de 2022

El grupo aspira a poner a las empresas en "serios problemas"

Una campaña de desobediencia civil insta a no pagar las facturas eléctricas y del gas en Reino Unido

El grupo aspira a poner a las empresas en "serios problemas". "Queremos traerlos a la mesa de diálogo y obligarles a poner fin a esta crisis", afirma en su página web.

Desde el Gobierno ya han condenado la iniciativa, que han calificado de "muy irresponsable" porque "solo causará un incremento de los precios y afectará a la valoración crediticia personal", según un portavoz oficial citado por el diario 'The Guardian'.

Además, han subrayado que "ningún gobierno puede controlar el precio global del gas", aunque "estamos prestando ayudas por 37.000 millones de libras para los hogares, incluidas las 400 libras de descuento en las facturas de energía y las 1.200 libras de ayuda directa a los hogares más vulnerables para paliar el aumento de los precios", ha argumentado.

Todo apunta a que habrá manifestaciones una vez termine el verano, pero no se limitarán a los medios tradicionales de protesta y podrían tener cierto eco otros métodos como el impago de facturas.

El 1 de octubre está previsto que se eleve el tope máximo del coste de la energía en Inglaterra, Escocia y Gales, lo que provocará aumentos de las facturas para millones de usuarios. La suma de las facturas habituales de gas y electricidad podría alcanzar las 3.358 libras interanuales en octubre, según la consultoría Cornwall Insight, casi el triple de las 1.400 libras de octubre de 2021.

La consecuencia es que en muchos hogares tendrán que ahorrar en comida u otros gastos esenciales para poder pagas estas facturas. "Es terrible, en especial con tres adolescentes en casa", se ha lamentado una ama de casa, Josina, citada por 'The Guardian'.

Por eso ha decidido que no pagará las facturas de energía, como miles de activistas que se han sumado ya a la campaña de desobediencia civil pese a los riesgos como el aumento de las deudas, los cargos extra o, en casos extremos, el corte del suministro.

Para Josina "es la única opción" y por eso está en la calle repartiendo panfletos de la campaña que son acogidos de forma "muy positiva".

"La gente está enfadada y tiene miedo. Millones de personas de este país se verán sumidas en la pobreza este invierno y la huelga es la única forma de responder. No es una opción que se tome a la ligera. Preferiría no tener que hacer esto, pero es la única opción que tengo", ha argumentado.

No Pagues Reino Unido comenzó a funcionar en junio y asegura que tiene más de 75.000 adhesiones a su campaña de insumisión al pago de las facturas que pondrá en marcha si el Gobierno no toma medidas "drásticas".

Según el grupo, cuenta con más de 21.000 activistas "de toda procedencia" que se están organizando en sus comunidades en ciudades como Bristol, Brighton, Mánchester o Londres utilizando canales de la red Telegram para coordinar el reparto de panfletos y concienciar a la gente. Hasta ahora aseguran haber repartido más de 1,6 millones de panfletos.

Los organizadores se mantienen en el anonimato por miedo a posibles represalias, pero aseguran que son solo un grupo de amigos en el que surgió la idea tras "convencerse de la necesidad de hacer algo por el aumento del coste de la vida".

POSIBLES IMPAGOS EN ALEMANIA

Mientras, desde la Asociación Alemana de Inquilinos han advertido de que millones de hogares no podrán pagar sus facturas de calefacción debido a la vertiginosa subida de los precios del gas.

"Son muchos, estamos hablando de millones", ha advertido el presidente de la asociación, Lukas Siebenkotten, en declaraciones publicadas por el diario 'Tagesspiegel'. Sobre todo, dijo, se ven afectadas las personas que están justo por encima del nivel de asistencia estatal.

"Habría que aumentar significativamente los topes de ingresos de las personas que pueden solicitar el subsidio de vivienda", ha apuntado Siebenkotten, que propone incluso incrementarla hasta los 5.000 euros de ingresos netos mensuales por hogar.

Además habría que incorporar a la ayuda a la vivienda un subsidio anual para calefacción. Siebenkotten también ha planteado que los inquilinos que no puedan pagar los elevados costes de la energía estén protegidos frente a la posible cancelación del contrato de alquiler y reciban una moratoria de las deudas de dos años

El grupo aspira a poner a las empresas en "serios problemas". "Queremos traerlos a la mesa de diálogo y obligarles a poner fin a esta crisis", afirma en su página web.

Desde el Gobierno ya han condenado la iniciativa, que han calificado de "muy irresponsable" porque "solo causará un incremento de los precios y afectará a la valoración crediticia personal", según un portavoz oficial citado por el diario 'The Guardian'.

Además, han subrayado que "ningún gobierno puede controlar el precio global del gas", aunque "estamos prestando ayudas por 37.000 millones de libras para los hogares, incluidas las 400 libras de descuento en las facturas de energía y las 1.200 libras de ayuda directa a los hogares más vulnerables para paliar el aumento de los precios", ha argumentado.

Todo apunta a que habrá manifestaciones una vez termine el verano, pero no se limitarán a los medios tradicionales de protesta y podrían tener cierto eco otros métodos como el impago de facturas.

El 1 de octubre está previsto que se eleve el tope máximo del coste de la energía en Inglaterra, Escocia y Gales, lo que provocará aumentos de las facturas para millones de usuarios. La suma de las facturas habituales de gas y electricidad podría alcanzar las 3.358 libras interanuales en octubre, según la consultoría Cornwall Insight, casi el triple de las 1.400 libras de octubre de 2021.

La consecuencia es que en muchos hogares tendrán que ahorrar en comida u otros gastos esenciales para poder pagas estas facturas. "Es terrible, en especial con tres adolescentes en casa", se ha lamentado una ama de casa, Josina, citada por 'The Guardian'.

Por eso ha decidido que no pagará las facturas de energía, como miles de activistas que se han sumado ya a la campaña de desobediencia civil pese a los riesgos como el aumento de las deudas, los cargos extra o, en casos extremos, el corte del suministro.

Para Josina "es la única opción" y por eso está en la calle repartiendo panfletos de la campaña que son acogidos de forma "muy positiva".

"La gente está enfadada y tiene miedo. Millones de personas de este país se verán sumidas en la pobreza este invierno y la huelga es la única forma de responder. No es una opción que se tome a la ligera. Preferiría no tener que hacer esto, pero es la única opción que tengo", ha argumentado.

No Pagues Reino Unido comenzó a funcionar en junio y asegura que tiene más de 75.000 adhesiones a su campaña de insumisión al pago de las facturas que pondrá en marcha si el Gobierno no toma medidas "drásticas".

Según el grupo, cuenta con más de 21.000 activistas "de toda procedencia" que se están organizando en sus comunidades en ciudades como Bristol, Brighton, Mánchester o Londres utilizando canales de la red Telegram para coordinar el reparto de panfletos y concienciar a la gente. Hasta ahora aseguran haber repartido más de 1,6 millones de panfletos.

Los organizadores se mantienen en el anonimato por miedo a posibles represalias, pero aseguran que son solo un grupo de amigos en el que surgió la idea tras "convencerse de la necesidad de hacer algo por el aumento del coste de la vida".

POSIBLES IMPAGOS EN ALEMANIA

Mientras, desde la Asociación Alemana de Inquilinos han advertido de que millones de hogares no podrán pagar sus facturas de calefacción debido a la vertiginosa subida de los precios del gas.

"Son muchos, estamos hablando de millones", ha advertido el presidente de la asociación, Lukas Siebenkotten, en declaraciones publicadas por el diario 'Tagesspiegel'. Sobre todo, dijo, se ven afectadas las personas que están justo por encima del nivel de asistencia estatal.

"Habría que aumentar significativamente los topes de ingresos de las personas que pueden solicitar el subsidio de vivienda", ha apuntado Siebenkotten, que propone incluso incrementarla hasta los 5.000 euros de ingresos netos mensuales por hogar.

Además habría que incorporar a la ayuda a la vivienda un subsidio anual para calefacción. Siebenkotten también ha planteado que los inquilinos que no puedan pagar los elevados costes de la energía estén protegidos frente a la posible cancelación del contrato de alquiler y reciban una moratoria de las deudas de dos años


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo