Lunes, 22 de julio de 2024

las procesiones

Valor de la Semana Santa

   

   El mayor ejemplo, el más transcendental que nos dió Nuestro Señor Jesucristo, es que nuestra vida termina con el sufrimiento de la Pasión y con la Gloria de la Resurrección. 

Vemos como  el Señor pasó por el culmen del sufrimiento humano. Sufrió la soledad, pide a sus discípulos que velen con El en el Monte de los Olivos y los encuentra dormidos. En el trance de aceptar el Cáliz de la Pasíón se encuentra solo y llega a sudar sangre.

Es traicionado por uno de los suyos. Todos sabemos el sufrimiento que provoca la traición, más en este caso. Unos días antes, Cristo es recibido con  ramos, pese a que El llegaba de la forma más humilde montado en un asno. Posteriormente celebra la Ultima Cena con aquellos a los que amaba y a los que humildemente lava los pies. Entre los más cercanos estaba el traidor, la traición es más dolorosa cuanto más próximo está el traidor a ti.

No era suficiente con esto, El tuvo que sufrir la injusticia. El más justo entre los justos, fue ajusticiado como un criminal.         

El dolor físico fue extremo y no solo eso. Fue negado por uno de los suyos, por aquel que era la  piedra sobre la que edificaría su iglesia.  

Murió perdonando, haciendo a su Madre, Madre de toda la Iglesia e intercesora y puente entre los hombres y Dios. 

Después llegó el triunfo. Cristo Resucitó. Todo tuvo sentido y un sentido de esperanza. Llorando llegamos a este mundo, a nuestra vida material. Tras el sufrimiento y la pasión está la vida eterna.   

El camino a esa vida se hace con un vehículo que es la Cruz.   

Veintiun siglos después, todo eso es representado en las procesiones de Semana Santa. Dios procesiona por nuestras calles, podemos acercarnos a El, rezarle, sentirlo en nuestras calles y en nuestras tareas.

Entorno a nuestras procesiones hay también un trabajo humano de nuestras cofradías, con sus bandas y sus costaleros. El trabajo de las cofradías también transciende a las labores sociales con los más necesitados, con los presos y con los enfermos.

Para mí como católico, destacaría tres conclusiones:   Tenemos la fe en un Dios que nos da ejemplo, con su pasión ante el sufrimiento. La esperanza en una resurrección y en una vida eterna. Por último, el valor divino de lo humano y, entre los hombres la caridad con el más necesitado.

   José Manuel Miranda Alonso


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La trampa de la Justicia social

La alternativa a la "justicia social" no es un escenario de pobres muriéndose en las aceras por falta de recursos para pagarse un hospital. La alternativa sería una sociedad en la que, con una presión fiscal que fuese muy inferior a la actual, la gran mayoría de la gente se las arreglase muy bien por sí misma, sin depender de papá Estado. Publicado en el centro Covarrubias

Por Francisco J Contreras Leer columna

Miguel Bernad en la revuelta

Este hombre de 82 años ha hecho más daño al sanchismo en dos meses que Feijóo y sus diputados en esta legislatura

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Agenda 2033, nueva y eterna"

  En su libro “Agenda 2033, nueva y eterna”, Eduardo Granados presenta una propuesta para que pongamos nuestra mirada en 2033, fecha en la que se cumplen dos mil años de la Redención. En 2033 confluyen las celebraciones del bimilenario de la institución de la Eucaristía, de la muerte y resurrección de Cristo y del nacimiento de la Iglesia. En esta entrevista el autor nos da las claves de esta original propuesta.  

Por Teodoreto de Samos Leer columna

Ningun margen

Detrás de tanta normativa milimétrica se agazapa una desconfianza descomunal en la gestión privada, que actúa como un implícito reproche moral. Publicado en El Debate

Por Enrique García MáiquezLeer columna

¿Son los derechos humanos una idea tóxica?

Occidente no perdió el rumbo en 1776, sino en 1917 y 1968.

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Fernando: el rey y el gobernante

Sólo el advenimiento de los Reyes Católicos, y el resultado de su prodigiosa obra, pudo superar, andando el tiempo, esa primacía en la memoria de los castellanos. Pero para ello hubieron de pasar casi doscientos cincuenta años Publicado en El Debate

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Goma 2 Eco asturiana ¡y ya vale!

Cabe resaltar aquí lo afirmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional: "En definitiva, da igual el explosivo que se utilizara, lo cierto es que todas las pruebas apuntan a que estos personajes fueron los que cometieron ese atentado y la trama asturiana proporcionó los explosivos" (sic).

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Por qué no una Europa gaullista?

El papel rector de la Comisión Europea —que concentra todo el poder ejecutivo y gran parte del legislativo de la UE, pero no responde ni ante los Gobiernos nacionales, ni ante los ciudadanos europeos ni ante el Parlamento Europeo— es el principal instrumento de ese proceso de supranacionalización   Publicado previamente en LA GACETA

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prescripción del 11M, humillante final de una nación

No sé si las palabras del juez ponente del proceso del 11M -"hay cosas tan graves en el 11-M que por ahora es mejor que no se sepan"- están ahora más en vigor que nunca antes. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo