Martes, 20 de febrero de 2018

¿a donde nos llevan?

Vuelta de tuerca

La hegemonía cultural de la izquierda, de la que extrae una abrumadora superioridad en el debate ideológico y, finalmente, político, no se asienta en la hipotética mayor abundancia de méritos y logros científicos o artísticos de personas de esa filiación, pues quiso Dios que los talentos se repartiesen con la misma prodigalidad entre quienes piensan una cosa y su contraria, sino en la habitual sobrevaloración de unos y aminoración de los otros, algo que ya parece tan natural que nadie se molesta por ello. El mismo razonamiento que lleva a Isabel Coixet a declarar que las mujeres tienen derecho a algunas ventajillas profesionales en razón de su atávica marginación, permite a la izquierda cultural sostener la justicia de compensar sus imaginarios o reales sufrimientos del pasado con la casi total entrega actual de los resortes que procuran los puestos de relumbrón, el aprecio del público, la fama y el dinero.

En España todo ese tinglado necesita para sostenerse de una sola cosa: que la versión -el relato se dice ahora- de la historia que se ha impuesto en los últimos cuarenta años, especialmente en lo que se refiere a la Guerra Civil y al franquismo, pero no sólo, se consagre como canónica y se mantenga intocable e inconsútil el mayor tiempo posible. De esa versión del pasado de los españoles, en la que la mitad de la población aparece como víctima inocente de la vesánica otra mitad, se extrae la pretendida legitimidad para el establecimiento de una supremacía moral que reduce a la derecha social a una existencia mendicante en la que, como cuestión previa, debe demostrar que no es ni puede parecer de derechas. Ese es el mecanismo que se esconde detrás de las sucesivas leyes de Memoria Histórica, artefacto que sólo fue necesario cuando la hegemonía del socialismo se vio amenazada por el fallido renacimiento conservador que supusieron los años de Aznar.

Hoy, cuando la izquierda clásica es ideológica y culturalmente un cadáver a medio enterrar en todo Occidente, la respuesta netamente carpetovetónica es plantear una nueva y más férrea ley de Memoria Histórica cuyo proyecto, presentado por el PSOE, ya está en el Parlamento. Y con ella, la más seria amenaza que se recuerde contra la libertad intelectual, de cátedra y de expresión sobre algo, como es la Historia, que las exige plenas. Ni el franquismo, por cierto, llegó a eso.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La era del sentimentalismo salvaje

Cuando el debate llega a estar dominado por “proposiciones emotivas”, la sociedad tiene un serio problema. La “proposición emotiva”, explica Dalrymple, es “una proposición falsa cuya principal función es dejar sentada la superior sensibilidad de aquél que la emite”, y que comporta “una suspensión voluntaria de la racionalidad crítica a favor de una respuesta emocional inmediata”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Corrupción de menores

Esa invasión de la infancia por la pornografía se ve reforzada por la torpísima educación sexual Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Vuelta de tuerca

Las leyes de Memoria Histórica son una seria amenaza para la libertad de cátedra y expresión Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Soler Gil y la mitología materialista de la ciencia

En su anterior artículo, Contreras desglosó una de las obras de Yuval Noah Harari. Ahora, le toca el turno a Francisco J. Soler Gil, otra mente extraordinaria. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Pelléas y Melisande, la esperada

Es de agradecer que los directivos de la temporada ovetense se hayan decidido a programar esta  melancólica ópera, aunque sea más de cien años tarde, ya que el estreno de la misma se remonta a 1902, porque el tiempo la ha convertido en una ópera hito.

Por Cosima Wieck Leer columna

No les gusta Tabarnia

Sin presupuesto y sin jueces, Tabarnia está consiguiendo desactivar ideológicamente a los enemigos de este país

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Yuval Noah Harari y el final del humanismo

La revolución agrícola propició el paso del animismo al teísmo, la revolución científica, piensa Harari, permitió un nuevo salto del teísmo al humanismo

Por Francisco J Contreras Leer columna

LO MALO DE SER BUENOS

Nuestro colaborador reflexiona sobre la preferencia que muestra el poder político con las reivindicaciones de los sectores radicales aunque no sean muy numerosas frente a las mayoritarias si son defendidas por ciudadanos respetuosos con la ley y poco amigos de armar "jaleo"

Por Paco MexiaLeer columna

REFLEXIONANDO ACERCA DE LA NAVIDAD

Todos nos cruzamos en estas fechas las felicitaciones navideñas con gran algazara y, por tal motivo y circunstancia, no dejan de asaltarme ciertas preguntas al respecto?

Por Juan J. RubioLeer columna

Por qué triunfó el cristianismo

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

93.131

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Puigdemont ser investido presidente a distancia?

a) No sería un esperpento que dañaría la imagen del independentismo
b) Si la tibieza del PSOE debilita la acción del Estado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo