Lunes, 18 de junio de 2018

¿a donde nos llevan?

Vuelta de tuerca

La hegemonía cultural de la izquierda, de la que extrae una abrumadora superioridad en el debate ideológico y, finalmente, político, no se asienta en la hipotética mayor abundancia de méritos y logros científicos o artísticos de personas de esa filiación, pues quiso Dios que los talentos se repartiesen con la misma prodigalidad entre quienes piensan una cosa y su contraria, sino en la habitual sobrevaloración de unos y aminoración de los otros, algo que ya parece tan natural que nadie se molesta por ello. El mismo razonamiento que lleva a Isabel Coixet a declarar que las mujeres tienen derecho a algunas ventajillas profesionales en razón de su atávica marginación, permite a la izquierda cultural sostener la justicia de compensar sus imaginarios o reales sufrimientos del pasado con la casi total entrega actual de los resortes que procuran los puestos de relumbrón, el aprecio del público, la fama y el dinero.

En España todo ese tinglado necesita para sostenerse de una sola cosa: que la versión -el relato se dice ahora- de la historia que se ha impuesto en los últimos cuarenta años, especialmente en lo que se refiere a la Guerra Civil y al franquismo, pero no sólo, se consagre como canónica y se mantenga intocable e inconsútil el mayor tiempo posible. De esa versión del pasado de los españoles, en la que la mitad de la población aparece como víctima inocente de la vesánica otra mitad, se extrae la pretendida legitimidad para el establecimiento de una supremacía moral que reduce a la derecha social a una existencia mendicante en la que, como cuestión previa, debe demostrar que no es ni puede parecer de derechas. Ese es el mecanismo que se esconde detrás de las sucesivas leyes de Memoria Histórica, artefacto que sólo fue necesario cuando la hegemonía del socialismo se vio amenazada por el fallido renacimiento conservador que supusieron los años de Aznar.

Hoy, cuando la izquierda clásica es ideológica y culturalmente un cadáver a medio enterrar en todo Occidente, la respuesta netamente carpetovetónica es plantear una nueva y más férrea ley de Memoria Histórica cuyo proyecto, presentado por el PSOE, ya está en el Parlamento. Y con ella, la más seria amenaza que se recuerde contra la libertad intelectual, de cátedra y de expresión sobre algo, como es la Historia, que las exige plenas. Ni el franquismo, por cierto, llegó a eso.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo