Viernes, 14 de diciembre de 2018

¿a donde nos llevan?

Vuelta de tuerca

La hegemonía cultural de la izquierda, de la que extrae una abrumadora superioridad en el debate ideológico y, finalmente, político, no se asienta en la hipotética mayor abundancia de méritos y logros científicos o artísticos de personas de esa filiación, pues quiso Dios que los talentos se repartiesen con la misma prodigalidad entre quienes piensan una cosa y su contraria, sino en la habitual sobrevaloración de unos y aminoración de los otros, algo que ya parece tan natural que nadie se molesta por ello. El mismo razonamiento que lleva a Isabel Coixet a declarar que las mujeres tienen derecho a algunas ventajillas profesionales en razón de su atávica marginación, permite a la izquierda cultural sostener la justicia de compensar sus imaginarios o reales sufrimientos del pasado con la casi total entrega actual de los resortes que procuran los puestos de relumbrón, el aprecio del público, la fama y el dinero.

En España todo ese tinglado necesita para sostenerse de una sola cosa: que la versión -el relato se dice ahora- de la historia que se ha impuesto en los últimos cuarenta años, especialmente en lo que se refiere a la Guerra Civil y al franquismo, pero no sólo, se consagre como canónica y se mantenga intocable e inconsútil el mayor tiempo posible. De esa versión del pasado de los españoles, en la que la mitad de la población aparece como víctima inocente de la vesánica otra mitad, se extrae la pretendida legitimidad para el establecimiento de una supremacía moral que reduce a la derecha social a una existencia mendicante en la que, como cuestión previa, debe demostrar que no es ni puede parecer de derechas. Ese es el mecanismo que se esconde detrás de las sucesivas leyes de Memoria Histórica, artefacto que sólo fue necesario cuando la hegemonía del socialismo se vio amenazada por el fallido renacimiento conservador que supusieron los años de Aznar.

Hoy, cuando la izquierda clásica es ideológica y culturalmente un cadáver a medio enterrar en todo Occidente, la respuesta netamente carpetovetónica es plantear una nueva y más férrea ley de Memoria Histórica cuyo proyecto, presentado por el PSOE, ya está en el Parlamento. Y con ella, la más seria amenaza que se recuerde contra la libertad intelectual, de cátedra y de expresión sobre algo, como es la Historia, que las exige plenas. Ni el franquismo, por cierto, llegó a eso.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

De transiciones ecológicas, toros y caza

La señora Ministra para la Transición Ecológica, ha lanzado a la opinión pública privada y mediopensionista un proyecto o intención que para mi modesto modo de ver las cosas, entra de lleno en la antología del disparate, uno más a añadir a los que nos tiene desgraciadamente acostumbrados este gobierno de personajes a los que, como les queda grande el cargo y con el deseo de que se sepa que están ahí (sentados), lanzan proyectos dignos, como mucho, de tertulia de café, sin encomendarse nada más que a su embarazado cerebro dispuesto a parir paridas, valga la redundancia, que deslumbren al sufrido y paciente personal

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  ESTRATEGIA  DEL  MIEDO

Una fórmula para conseguir votantes, cuando no se tienen ni razones ni argumentos, es advertir al electorado de lo que les puede pasar si votan a otros partidos; lo utilizó el PP para prevenirnos de Podemos, y hoy son los de extrema izquierda, pero de forma más intimidatoria.

Por Paco MexiaLeer columna

Por qué no es Vox fascista

El "racista" Vox ha presentado al hispano-iraquí Raad Salam o al hispano-guineano Ignacio Garriga, y no cuestiona los derechos de los legalmente establecidos en España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA  

Por Francisco J Contreras Leer columna

El valor de la verdad

Muchos comprendieron que lo importante en estas elecciones no era quién ganara, sino quién perdiera Publicado en EL DIARIO DE SEVILLLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Revoxlución"

Los doce diputados conseguidos por VOX en Andalucía han producido tan gran convulsión en el panorama político español que tal parece que un terremoto haya removido espectacularmente sus cimientos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Elecciones en AndalucíaY por fin la VOX se oyó

Una vez más voy a utilizar los términos derecha e izquierda aunque como ya dije más veces, para mi gusto son hoy día trasnochados y habría que redefinirlos, pero por el momento creo que nos entenderemos mejor usándolos de nuevo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Las nuevas matemáticas

Ni los más acérrimos partidarios del fallecido generalísimo Franco habrían sido capaces de restaurar su memoria y situar su figura en el primer plano de la actualidad como lo ha sido nuestro presidente dr. Sánchez con la brillante idea de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  TORRE  DE  BABEL

La torre de Babel, que viene citada en el Génesis, parece ser que existió y se corresponde con una construcción de unos 90 metros de altura llamada Etemenanki, construida 18 siglos antes de Cristo, probablemente en Babilonia, y que, posteriormente, fue destruida por los asirios y los arameos. Pero lo más bonito de la historia, a mi parecer, es el relato bíblico.

Por Paco MexiaLeer columna

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿C`s mantendrá al PSOE en el poder en Andalucia?

a) No porque sería su final a nivel nacional
b) Si porque Marín quiere ser presidente a toda costa

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo