Domingo, 24 de febrero de 2019

si y no, depende

Wylie el rojo

Judas era pelirrojo. Al menos eso se afirmó y así fue representado durante siglos en la Última Cena, única ocasión propicia, por pintores y escultores en toda Europa. Por supuesto, nada se nos dice en los Evangelios de tan improbable cosa, pero desde tiempos remotos y hasta casi hoy, los pelirrojos eran percibidos como personas de poco fiar, de malas inclinaciones, traidores por naturaleza. Quevedo, en El Buscón, recoge el viejo refrán: "Ni perro ni gato de aquella color". Luego Judas sólo podía ser bermejo.


Me ha llamado la atención que en el reportaje que El Mundo dedica a mostrarnos a Christopher Wylie, el creador de la perversa Cambridge Analytica, se destaque en el titular precisamente eso, que es pelirrojo, aunque más adelante revele que el personaje, canadiense y de 28 años, es también "gay, vegano, millennial, (…) de ojos claros, con un aro en la nariz y otro en la oreja derecha…". O sea, un feliz compendio de todas las tendencias en voga, lo que hace incomprensible para el lector medio que su talento para el análisis electoral y la codificación de información en redes sociales haya podido ponerse al servicio de patronos como los impulsores del Brexit o los de la campaña de Trump, presentados siempre como viejos patriarcas heteros. El tipo se defiende como puede de tan terrible cargo: él, en realidad, no hizo nada que no hicieran otras empresas, sólo que lo hizo mejor porque dio en aplicar estrategias y sistemas militares a las redes sociales. Y así Wylie corrige y supera a Clausewitz: la guerra no es ya la continuación de la política por otros medios, sino justamente lo contrario, la política se convierte en otra forma de guerra, una especie de juego de estrategia en la que los electores son "bombardeados" con anuncios personalizados tras "capturar" sus datos disponibles en las redes. Esas cosas no se aprenden en los libros. Desde los 18 años Wylie estaba trabajando en las campañas de políticos liberales canadienses e incluso para Obama en su primera elección.

Wylie dice que desde fines de 2014 no estaba ya en Cambridge Analytica y que, por tanto, no participó en los desastres electorales progres que se le imputan. Eso sí, dejó todo preparado para ello: una base de datos de cincuenta millones de votantes lista para el mejor postor. Traidor y pelirrojo, la progresía mundial ya ha encontrado al responsable de sus tribulaciones. Que se prepare.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CRECIMIENTO  ECONÓMICO  Y  AUTONOMÍAS

De vez en cuando, algunos políticos se deshacen en elogios al sistema autonómico, diciendo que ha permitido el gran crecimiento económico que hemos tenido en cuarenta años de democracia. ¿Qué hay de cierto en ello?

Por Paco MexiaLeer columna

El retorno de las palabras

"Volverán las palabras preteridas,nuestros labios otra vez a pronunciar,y otra vez nuestros oídos felizmente con gozo escucharán.Pero aquellas vilmente apadrinadas,traidoramente para nuestro mal;aquellas que con rabia soportamos y soñamos un día desterrar,aquellas que aprender nunca quisimosésas, no volverán".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Las familias? Mal, gracias

El consejero de Salud y Familias de Andalucía, Jesús Aguirre, confirma que del Gobierno PP-Cs no sobrepasará en ningún caso las líneas rojas del progresismo. El PP y Cs se quieren progresistas y trendy. La reducción del aborto y la promoción de la natalidad quedan como monopolio de VOX.

Por Francisco J Contreras Leer columna

FALTA MOTOR

¿Es consciente este Gobierno andaluz de las esperanzas que se han depositado en él?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Decepcionante concentración en Oviedo

El sábado pasado, como muchos cientos de asturianos, asistí a la concentración celebrada en la plaza de España de Oviedo en la que se reivindicaba la unidad de España, la defensa de la Constitución y el cese de concesiones al independentismo catalán.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Laclau y Mouffe, profetas de la nueva izquierda

Laclau y Mouffe dicen que la izquierda debe dejar de apostar por los obreros y hacerlo por los “nuevos movimientos sociales”. Para Laclau y Mouffe, la esencia de la izquierda es el antagonismo, el conflicto, “que divide el espacio social en dos campos”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

El Evangelio en las Cinco Llagas

Fue una sorpresa escuchar el discurso de Serrano en el Parlamento de la tan cristiana Andalucía

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"¡Ito, ito, ito! ¿Está el PSOE contrito?"

El sublime verso con que titulo el presente artículo no es del todo original pues yo no sería capaz de llegar a esos excelsos y elevados niveles líricos; por eso confieso y repito, con toda franqueza, que el verso no es original sino que está inspirado en los pronunciados por el conjunto de ciudadanos que acudieron estos días ante las puertas del congreso andaluz y otros, a "celebrar" la ceremonia del cambio de gobierno resultante de las elecciones,haciendo gala de un carácter exquisitamente democrático y de un elegante ala par que delicado comportamiento.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo