Viernes, 23 de febrero de 2024

Acerca del Estado de bienestar

Ya no vale hacerse el sueco

   Todavía se oye a algún despistado hablar con envidia del modelo social nórdico, del Estado de Bienestar sueco, de cómo por aquellas latitudes han sido capaces de de maridar el modelo socialdemócrata con tasas elevadas de crecimiento. Aun hay quien habla con embeleso del modelo sueco, modelo que conjuga elevados niveles de subsidios públicos, altos impuestos, intervencionismo estatista y crecimiento económico. Lo que pasa es que quienes así hablan se han quedado trasnochados, anclados en los años 80 del siglo pasado, pues ese modelo idílico ya no existe, ese modelo sucumbió por completo víctima de sus contradicciones, del peso insoportable de su gasto público y su desincentivo al trabajo. Ahora en esos países existe un modelo avanzado y liberal que dejaría pasmado a la izquierda española por sus prácticas liberales basadas en la participación del ciudadano a través de la libre elección. Porque todas esas frases grandilocuentes que se emplean para referirse a la necesaria participación de los padres, de los alumnos y de los usuarios en el diseño de los servicios públicos, sólo se lo logra con la libre elección por parte los usuarios del proveedor que los presta. Esa es la verdadera fórmula de participación ciudadana. Como de verdad los ciudadanos manifiestan su satisfacción con los servicios públicos es a través de la libre elección del prestador del servicio público, pues aquellos que sean del agrado de los ciudadanos tendrán más demanda que los que no lo sean y por ende, triunfarán.  

 De ser conocidas en España algunas de las medidas puestas en marcha en Suecia en las dos últimas décadas, serían calificadas como intolerables, inaceptables y tachadas de ultraliberales, de utopía del capitalismo. Plantear en España las alternativas existentes a día de hoy en suecia llevaría a la repulsa y a la condena más furibunda de la izquierda y -no nos engañemos- de gran parte de la derecha. Sin embargo, la experiencia sueca nos demuestra que dichas alternativas son factibles y que aun es posible ganar la batalla contra el intervencionismo, que hay algo más allá del socialismo, que son posibles nuevas cotas de libertad.  

 Una de las cuestiones más destacables es que los inicios, los primeros pasos de la transformación del sistema sueco, fueron abordados por un Gobierno Socialdemócrata, por lo que hay que pensar -como ya avanzó Von Mises- en la naturaleza transversal de las políticas para la libertad, que desde postulados de izquierda, también se puede defender la libertad del contribuyente, que la izquierda española ha de rebasar sus líneas rojas y romper con sus dogmas para avanzar y modernizarse.  

 Pues bien, todas estas materias son las que aborda Mauricio Rojas en su libro “Reinventar el Estado del Bienestar. La Experiencia Sueca”. En este libro, de fácil y rápida lectura (147 páginas) nos relata la transformación del modelo social sueco, de cómo ha transitado de la planificación estatista, del Estado Benefactor, al Capitalismo del Bienestar, presidido por el principio de soberanía del consumidor. En el libro nos cuenta cómo el llamado modelo sueco se desmoronó tras ahogar al sector privado y asfixiar a impuestos a los suecos.

 Tras esa experiencia traumática, los suecos han ido abriendo su economía y su Estado de Bienestar, rompiendo los monopolios y permitiendo el establecimiento de operadores privados, creando el que ha sido llamado Capitalismo del Bienestar. Es un modelo basado en el sistema de vales, por el que el contribuyente dispone de la posibilidad de escoger entre el prestador del servicio público -ya se trate de sanidad, educación, cuidado de hijos o ancianos- entre operadores públicos y privados. Pero que además, permite la libre entrada de cualquier operador, pues basta el cumplimiento de una serie de requisitos objetivos para que cualquiera pueda establecerse, sin limitaciones en cuanto al número o naturaleza de los operadores, conviviendo entidades privadas -con y sin ánimo de lucro- con otras de carácter público. Unas veces se trata de operadores locales pequeños, otras, grandes corporaciones de servicios. Todas operando en sana y libre competencia.  

 El primer sector en ser liberalizado fue el educativo, la educación básica. Fue a través del vale educativo, por el que los padres pueden elegir libremente el centro escolar para sus hijos. Pero no sólo eso, fijó la libertad de establecimiento de centros privados financiados por el vale educativo, aplicando los mismos criterios que se usan para la asignación de recursos a las escuelas públicas. Es decir, la asignación económica por alumno es el mismo para las escuelas de titularidad pública que para las privadas, pero eso sí, sin posibilidad de cobrar ningún plus adicional. Ello ha posibilitado pingües beneficios para los operadores privados, quienes a través de la creatividad y procedimientos propios del dinámico mundo empresarial, han obtenido niveles de eficiencia muy superiores al de las instituciones públicas, todo ello compatibilizado con grados de satisfacción de los usuarios muy elevados, lo que les ha llevado a ser la opción preferida por los suecos. En este sentido, baste recordar que en España el coste unitario por alumno es el doble en la escuela pública que en la concertada, por lo que imagínense el margen de ganancia y mejora de los servicios que la implantación de este sistema tendría para los colegios privados o concertados y para las familias.  

 El siguiente sector transformado ha sido el de la sanidad, logrado mediante la implantación del vale sanitario. Gracias a él, los suecos pueden elegir libremente centro ambulatorio, sin restricciones, pudiendo cambiarlo a lo largo del año. Los centros cobran una cantidad igual, sean públicos o privados, por cada cartilla y en función del perfil del usuario, pero con la condición de no poder rechazar a ningún solicitante. De igual manera, pueden escoger el centro de urgencias, quienes cobran de un fondo común por acto médico.

  Pero la apertura del modelo de cheque sueco no queda aquí, se extiende de igual manera al sistema de guarderías y a la atención a los ancianos, la educación para adultos, la enseñanza de idiomas para inmigrantes, terapia familiar, consejería familiar o la atención a discapacitados ¡Qué pasada!

  Para otro día dejaremos el estudio del modelo sueco de pensiones. Les garantizo que no les dejará indiferentes.

  Así que ya saben, cuando alguien les hable del modelo del Estado del Bienestar sueco, no se hagan el sueco. Ahora pueden rebatirles. 


Comentarios

Por Marco Martí 2014-12-26 01:31:21

Bien pero olvida entrecomillado en el artículo. Frases exactas sacadas del libro que menciona.


Por Alfonso 2011-02-18 20:00:00

Javier, tenia ganas de tener tiempo para leer tus artículos y no solo están bien escritos , sino que dominas los temas de los que escribes.Mi más sincera felicitación.


Por Pastor 2011-02-16 20:51:00

Pues si señor yo me los los leo casi todos unos por curiosidad y los otros bueno por otras cosas, en fin no viene a cuento. En referencia al resto de los artículos que en esta pagina salen, nadie hace comentarios es señal que no suscitan interés y la única forma es que alguien los anime con alguna ironía para despertar algun comentario añadido, por el personal afín.


Por Toño 2011-02-16 13:33:00

Andaluz, creo que a veces sucede, el mas claro ejemplo Sandokán. Sin embargo parece que otros como Sara sí le han dedicado tiempo. Y tú?


Por El andaluz falso 2011-02-16 00:18:00

Puede que alguno/a de los que que alaban al articulista ni siquiera se hayan molestado en leer el articulo, esto viene pasando a menudo en esta pagina, fenomenal maravilloso, otro articulo bien.....


Por Remedios 2011-02-15 20:09:00

Muy de acuerdo con el columnista, la izquierda (y la derecha) desfasada de este país nos están llevando a la ruina. Leo las recientemente publicadas cifras de crecimiento PIB en la UE27 y España se encuentra nuevamente a la cola de los que crecen, que no son pocos. Respecto a los comentarios, al Sr Sandokán le auguro un gran futuro como tertuliano de Salsa Rosa. Suerte! Y déjenos en paz.


Por Toño 2011-02-15 19:06:00

Otro artículo muy bien documentado. Por fin Dignidad Digital acierta con su selección de articulistas. Apetece incluso comprar el libro de Mauricio Rojas y completar lo que este artículo avanza. Sobran sin duda los comentarios de Sandokán, hagamos de este foro un lugar serio de reflexión y análisis. Saludos cordiales.


Por Sara 2011-02-14 19:14:00

Sr. Sandokán, confunde usted mi admiración por la acertada redacción, corrección expositiva y profundidad de los argumentos del articulísta, con torticeras intenciones cuyo alcance no atisbo a imaginar... Se cumple el dicho "cree el ladrón que todos son de su condición"; ESTE ES UN BLOG SERIO se ha quedado usted en lo accesorio y omitido lo esencial; Efectivamente comienzo mi comentario expresando mi admiración por el articulista, mera fórmula cortés que da paso a mi comentario; también espero que interesante y meditado, cuyo objeto no es otro que el dar curso al debate sobre el tema tan interesante que propone D. Javier, ese y no otro es el objeto de mi intervención... Espero que el resto de lo señalado por mí satisfaga sus inquietudes intelectuales y le haga reflexionar sobre el tema propuesto. Un saludo.


Por Sandokán 2011-02-14 15:48:00

Me da la impresión de que esta tal Sara se quiere liar con el articulista D. Javier Sandoval. Reflexivo y bien informado me suena a que Sara le está tirando los trastos y se lo quiere llevar al huerto. Sr. D. Javier: no se deje Ud. seducir por Doña Sara, malandrina ella, disfrazada ella de dama inocente y en apuros cual personaje del Capitán Trueno. Sra. Doña Sara: deje en paz a Don Javier, golfilla de cuatro cuartos...


Por Sara 2011-02-13 19:27:00

Comentarios Otro artículo más de este comentarista tan reflexivo y bien informado. Verdaderamente tiene razón, el estado social tal y como lo entendió nuestro constituyente de 1978, no tiene cabida en la situación actual, el estado ni puede ser el proveedor universal de todos los servicios ni debe satisfacer todas las exigencias. Hay que reenfocar la cuestión y analizar la expresión "estado social" de acuerdo con la coyuntura económica que nos rodea, evitar las duplicidades y triplicidades que se están dando en la prestación de servicios entre (estado, comunidades autónomas y entes locales) aclarar debidamente la distribución de competencias y a quién le corrresponde en cada situación concreta y, en el estado actual de cosas, evitar el despilfarro innecesario, la política de la subvención generosa, y por supuesto el "café para todos".


Comentar

Columnistas

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

¿Somos todavía una nación?

Las naciones no son entes abstractos sino productos de la historia y, como tales, objeto de construcción o destrucción

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Chile: lecciones de septiembre del año 1973

  La actitud del Partido Socialista chileno hacia la democracia era en los 60 y 70 la misma que la del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Francisco Largo Caballero desde 1933: la democracia podía interesar como instrumento o puente hacia la dictadura del proletariado.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

CUANDO LOS TRIBUNALES SON INDEPENDIENTES Y RESPONSABLES  

En Asturias, la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia en sentencia 620/2023, de 29 de mayo, dictada en el recurso PO 791/2022, ha estimado el recurso formulado por el Arzobispado de Oviedo impugnando el Decreto 60/2022, de 30 de agosto.

Por José Luis LafuenteLeer columna

La ciencia y el cristianismo

La edad media no fue tan oscura como nos han contado, y menos aún para la ciencia

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lo que significa la nueva sentencia sobre el aborto

Ellos tienen el mito del «progreso». Nosotros tenemos la verdad de la realidad.   Publicado en la Gaceta

Por Francisco J Contreras Leer columna

EL TC  AVALA REFORMAS "DE TAPADILLO" DE LA CONSTITUCION EN MATERIA DE EDUCACIÓN

En nota informativa del 12 de mayo de 2023, el Tribunal Constitucional"en adelante TC"señala que el Pleno ha rechazado el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PP frente a la LOMLOE"Ley Orgánica de Modificación de la Ley de Educación--, remitiendo a posterior publicación de la sentencia. La propia nota indica que algunas impugnaciones coincidían con el recurso presentado por VOX (Recurso 1760/2021) y que fue rechazado el pasado 19 de abril, con cinco votos particulares.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Profecía cumplida

La última moción de censura  ha logrado la finalidad esperada : retratar a todos los partidos políticos

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Caso 11M: obertura para la deconstrucción de una nación

Tal día como hoy hace 19 años, en la mañana del jueves 11 de marzo de 2004, tres días antes de unas elecciones generales, estallaron varios artefactos explosivos en cuatro trenes en Madrid, resultando asesinadas 193 personas, 2.057 heridas y mutiladas e incontables con profundos traumas psicológicos como consecuencia de las imágenes dantescas vividas. ?

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Ratatatatarratatatatà

Las ratas tienen derechos, según la recientemente promulgada ley de bienestar animal, se supone entonces que tendrán personalidad jurídica y por tanto serán ciudadanos. Como tienen "lengua" y costumbres propias  por qué no considerarlas una nación.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo