Lunes, 26 de octubre de 2020

democracia

Abajo el estado de alarma

He denunciado desde el principio el estado de alarma impuesto a la nación y la modalidad de confinamiento desmedido, ruinoso y sin paralelos exteriores por el que se optó. Nunca me ha cabido duda de que semejante desastre no pretendía otra cosa que ocultar la pésima gestión que el Gobierno hacía y hace, ayudado a menudo por las autonomías, de la crisis sanitaria. Ahora, al cabo de dos meses de auténtico arresto domiciliario general y de varias semanas previas de desarrollo incontrolado de la enfermedad, comienza a remitir la pandemia, y ni un día antes. Subrayo esto porque, como sabe cualquier historiador, todo ciclo infeccioso, de los tan comunes en tiempos pasados, duraba unos tres meses en máximos, tras los que había un periodo de calma seguido de una nueva reactivación, como la que ya se nos anuncia para el otoño.

Entonces, ¿ha servido el confinamiento para algo positivo? Tal vez para una sola cosa: evitar el colapso del sistema sanitario, amenazado por la imprevisión y la avalancha de casos tras la semana loca del 8-M, aunque la catástrofe criminal de las residencias hace ver que ni eso se consiguió del todo. Superada esa situación concreta, ¿por qué debe mantenerse para la mitad de los españoles en grado máximo y para el resto en régimen apenas soportable? Hay dos cuestiones que nadie plantea: si el confinamiento ha sido respetado en toda España con la misma disciplina, ¿por qué unas zonas han sufrido mucho menos la enfermedad que otras limítrofes, incluso a nivel municipal o por barrios dentro de las grandes ciudades? Si el "quédate en casa" es la solución única, y todos la hemos aceptado por igual, ¿de dónde esas enormes diferencias inexplicables? Está claro que el encierro no ha sido el remedio, pues de serlo lo hubiera sido en todas partes. Más aún, ya está media España en fase 1, podemos trabajar, movernos de forma limitada, pero el virus sigue activo. ¿Por qué ahora podemos confiar en el uso de mascarilla y guantes, amén de mantenernos a distancia razonable, y antes no? ¿Por qué no se promovieron esos comportamientos sociales, exitosos en tantos países, desde el principio en vez de encerrarnos pasivamente mientras el país se hundía? ¿Por qué incluso ahora se avala un temor paralizante en vez de educar en lo que hay que hacer para que las personas de menor riesgo puedan desarrollar una vida normal? ¿A quién le interesa el miedo y la prolongación de una libertad suspendida que impida la reclamación de responsabilidades?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

TRUMP

He de confesar que conforme avanza la campaña crece más y más mi admiración por Donald Trump Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Suicidiofilia o la invasión de los ladrones de cuerpos

La intervención de Pablo Casado en la moción de censura, me pareció tanto por la forma como por el fondo, un suicidio para su partido

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ante un nuevo reinado

"Hay tres clases de mentira: la mentira, la maldita mentira y las estadísticas" (Mark Twain)

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

A la Virgen del Pilar

En honor de la Virgen del Pilar

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

Heather MacDonald y la "epidemia de violaciones"

Según MacDonald, de los supuestos miles de violaciones, las denunciadas a policía y tribunales se pueden contar con los dedos de la mano. Las chicas pueden evitar el riesgo de padecer lo que las feministas llaman "violación": basta con no emborracharse y no meterse en la cama con un tipo al que apenas conocen. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La herejía como dogma

De la teología, pues, depende toda la organización social, como sabían bien los hombres de los tiempos liminares Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Verano roto

El verano que se prometía de normalidad y recuperación está siendo el de los proyectos frustrados Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Grégor Puppinck y la autodestrucción de los derechos humanos

Grégor Puppinck en su formidable 'Mi deseo es la ley' no ataca el concepto mismo de los derechos humanos, sino su ideologización reciente. Si los derechos humanos de 1948 respetaban la biología humana, los de 2020 se refieren a la vulneración/superación de dicha biología Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Tiempos Protervos o la Nueva Protervidad IV

Desde el año 1918, fecha de la llamada gripe española, aunque en realidad tuviera su origen en el ejército de EEUU, y que se llevó al más allá a cuarenta o cincuenta millones de personas "las fuentes no se ponen de acuerdo- en todo el mundo, no ha habido una peste que afectara a toda la Tierra.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿El veto a la presencia del Rey en la ceremonia del poder judicial es el primer paso para su derrocamiento?

a) Si Sanchez quiere ser presidente de la 3ª república
b) No, es sólo una humillación más a España para contentar a los separatistas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo