Sabado, 23 de enero de 2021

democracia

Abajo el estado de alarma

He denunciado desde el principio el estado de alarma impuesto a la nación y la modalidad de confinamiento desmedido, ruinoso y sin paralelos exteriores por el que se optó. Nunca me ha cabido duda de que semejante desastre no pretendía otra cosa que ocultar la pésima gestión que el Gobierno hacía y hace, ayudado a menudo por las autonomías, de la crisis sanitaria. Ahora, al cabo de dos meses de auténtico arresto domiciliario general y de varias semanas previas de desarrollo incontrolado de la enfermedad, comienza a remitir la pandemia, y ni un día antes. Subrayo esto porque, como sabe cualquier historiador, todo ciclo infeccioso, de los tan comunes en tiempos pasados, duraba unos tres meses en máximos, tras los que había un periodo de calma seguido de una nueva reactivación, como la que ya se nos anuncia para el otoño.

Entonces, ¿ha servido el confinamiento para algo positivo? Tal vez para una sola cosa: evitar el colapso del sistema sanitario, amenazado por la imprevisión y la avalancha de casos tras la semana loca del 8-M, aunque la catástrofe criminal de las residencias hace ver que ni eso se consiguió del todo. Superada esa situación concreta, ¿por qué debe mantenerse para la mitad de los españoles en grado máximo y para el resto en régimen apenas soportable? Hay dos cuestiones que nadie plantea: si el confinamiento ha sido respetado en toda España con la misma disciplina, ¿por qué unas zonas han sufrido mucho menos la enfermedad que otras limítrofes, incluso a nivel municipal o por barrios dentro de las grandes ciudades? Si el "quédate en casa" es la solución única, y todos la hemos aceptado por igual, ¿de dónde esas enormes diferencias inexplicables? Está claro que el encierro no ha sido el remedio, pues de serlo lo hubiera sido en todas partes. Más aún, ya está media España en fase 1, podemos trabajar, movernos de forma limitada, pero el virus sigue activo. ¿Por qué ahora podemos confiar en el uso de mascarilla y guantes, amén de mantenernos a distancia razonable, y antes no? ¿Por qué no se promovieron esos comportamientos sociales, exitosos en tantos países, desde el principio en vez de encerrarnos pasivamente mientras el país se hundía? ¿Por qué incluso ahora se avala un temor paralizante en vez de educar en lo que hay que hacer para que las personas de menor riesgo puedan desarrollar una vida normal? ¿A quién le interesa el miedo y la prolongación de una libertad suspendida que impida la reclamación de responsabilidades?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Teorema sobre la patata, el aguacate y su relación empírica con la factura de la luz

Así es: si teorema es "una proposición demostrable lógicamente partiendo de axiomas, postulados u otras proposiciones ya demostradas", doña Ione Belarra Urteaga, secretaria de Estado para la Agencia del 2030, nos ha formulado uno de ellos recientemente, dejándonos pasmados, boquiabiertos, patidifusos y también ¡cómo no! pasmadas, boquiabiertas y patidifusas, en una extraordinaria manifestación de sus conocimientos en materias tan diversas que a nadie se le ocurriría relacionarlas entre sí en el caso que nos ocupa.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

EL RESULTADO DE 40 AÑOS DE INESTABILIDAD FAMILIAR

Se hicieron públicos hace unas semanas los datos demográficos definitivos de 2019: más terroríficos que nunca, tan desatendidos como siempre. Ofrecen la imagen de un país en rápido despeñamiento hacia el suicidio poblacional. Publicado en La Gaceta de la Iberosfera

Por Francisco J Contreras Leer columna

La vida no sigue igual

A la sombra de la pandemia se van recortando los logros conseguidos en ochenta años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Herodes y los intelectuales

Los Magos buscaban la Verdad y para encontrarla se embarcan en un largo e incierto viaje Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Qué nos tocará después?

Esta nación todavía llamada España, nombre que, dadas los últimos acontecimientos y el modo de pensar de los dichos regidores, nos tememos que pueda desaparecer por sus, sin duda, connotaciones franquistas

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Feliz Navidad

Siguiendo una tradición de nuestro periódico también este año les felicitamos la Navidad a pesar de que quizá sea la más negra para la inmensa mayoría de nosotros.

Por Editorial Leer columna

 Desde el observatorio de lo absurdo…

Vengo observando el espectáculo marxiano (de los hermanos Marx, entendámonos) que a nuestros ojos desempeñan y ofrecen los titulares de la compañía vodevilesca que conforman dos de los tres elencos que responden a las denominaciones de Moncloa y Congreso&Etc…el tercero ya actúa en otros estadios de seriedad y dramatismo más consistentes.

Por Juan J. RubioLeer columna

En Navidad, pandemia y eutanasia

¿Por qué se prefiere avanzar en la eutanasia en vez de, como claman los médicos, promover los cuidados paliativos?Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Desde las arrimadas de Inés a las lágrimas de Irene

Reconozco que acabo de poner un título que puede resultar al menos un tanto intrigante y perdón por ello pero no me apetece cambiarlo y ahora veo lo más difícil: salir adelante y que no sea por peteneras.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

España, el español y los españoles II

Nuestro juglar  continúa con su repaso de los grandes hombres que hicieron España

Por Juglar GasparLeer columna

Contra pandemia, sentido común

El riesgo cero no existe en nada que merezca la pena intentar, empezando por el mero hecho de vivir Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Habrá un nuevo confinamiento en España?

a) Si, les encanta tenernos controlados y arruinados
b) No, sería el fin de nuestra economia

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo