Jueves, 24 de septiembre de 2020

Carta semanal del Arzobispo de Oviedo

Rebeldes y mendigos: la esperanza cristiana se enciende

 Queridos hermanos y amigos: Paz y Bien. Nuevamente nos ponemos en danza para dar inicio a este tiempo estrenador de nuestro año cristiano. Nuevamente, sí, con todo lo que puede entrañar de riesgo atreverse a estrenar algo que no consideramos tal vez nuevo. Yo creo que para entender la envergadura de lo que significa este tiempo de gracia que comenzamos, este tiempo de Adviento, hemos de aguantar el tirón bendito (sí, un tirón no maldecido) de lo que supone hoy, para mí, aquí y ahora, sencillamente esperar. Porque si la espera es una palabra vacía, entonces no sé cómo podremos, con coherencia medianamente creíble, cantar con nuestro pueblo el «Ven, Señor, Marana tha». La primera inercia que debemos desechar reside precisamente en esa especie de cansancio con el que comenzamos las cosas cada vez con menos fuerzas, con más años, con menor empuje… y tal vez con mayor escepticismo.           

Esta es la gran señal de que ha sido tristemente domada nuestra indómita capacidad de rebeldía: el día en que nos llegamos a resignar con la vida que no responde a nuestras preguntas más nuestras. Ese es el día en que el joven que llevamos dentro, sea cual sea nuestra edad, se hace viejo de golpe y fatalmente. No somos rehenes de nuestros apagones, sino mendigos de la luz para la que nacimos, y esto es precisamente lo que pone en pie la liturgia del Adviento cada año: no el apaño de la gran resignación, no la rendición ante nuestra última tregua, sino la capacidad de despertar, de asomarnos una vez más, de ponernos en pie cual peregrinos de cuanto seguimos esperando. Porque precisamente debido a que esperamos, nos hacemos –lo sepamos o no- testigos de una promesa que siempre se reestrena, la promesa que coincide con aquello a lo que Dios nos ha llamado y nunca termina de agotarse.           

Muchas veces lo habremos pensado, o lo habremos soñado. Acaso muchas veces también habremos lamentado de que no termina de nacer del todo algo que necesitamos, y nos deja en los labios un sabor extraño de algo incumplido, ese no-sé-qué que nos deja balbuciendo. ¿Es esto lo que nos hace lentos y aburridos en el rito de tener que volver siempre a lo mismo? ¿Pero es acaso esto un rito que cansinamente repite y repite lo mismo? ¿Dónde está la novedad?           

Es aquí donde la plática, la meditación o la carta tienen que dejar su púlpito, su fervor o su pluma, porque sólo cada uno puede seguir escribiendo lo que le anida por dentro con su ensueño más mágico y precioso o con su tristeza más escéptica y grotesca. Nosotros tenemos una edad, hemos abrigado proyectos y hemos restañado heridas; la vida nos ha ido llevando por mil derroteros, nos ha presentado gentes, nos ha dilatado con los paisajes más bellos o nos ha asustado en los barrancos más siniestros. Pero estamos aquí con todo ese bagaje de momentos, de nombres, de vivencias. Queda en común como un sutil hilo conductor la llamada recibida, esa que tiene nombre y carisma. Y queda también nuestra vida cambiada y continuamente cambiante que lucha entre las promesas recibidas y las frustraciones resentidas.           

Con las cuatro candelas que iremos encendiendo domingo tras domingo en este tiempo de Adviento, la liturgia pone en nuestros labios esa vieja plegaria, aquella antigua canción que sin maquillar nuestra pequeñez, nuestra pobreza, nuestra condición, permite que nos asomemos a quien es nuestra grandeza, nuestra riqueza y nuestra única salvación: ¡Marana tha! ¡Ven, Señor Jesús! ¡Cuántas veces lo hemos cantado y cuántas lo hemos creído! Y aquí estamos hoy, cada uno tan distinto y sin embargo siendo cada cual el mismo.           

Dejemos que en este Adviento, año cristiano que estrenamos por primera vez sin que pueda repetirse luego, Dios nos sorprenda con su gracia. Que no deje de venir a nuestro pueblo.

Recibid mi afecto y mi bendición.       

 + Jesús Sanz Montes, ofm       Arzobispo de Oviedo       Adm. Apost. de Huesca y de Jaca


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Heather MacDonald y la "epidemia de violaciones"

Según MacDonald, de los supuestos miles de violaciones, las denunciadas a policía y tribunales se pueden contar con los dedos de la mano. Las chicas pueden evitar el riesgo de padecer lo que las feministas llaman “violación”: basta con no emborracharse y no meterse en la cama con un tipo al que apenas conocen. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La herejía como dogma

De la teología, pues, depende toda la organización social, como sabían bien los hombres de los tiempos liminares Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Verano roto

El verano que se prometía de normalidad y recuperación está siendo el de los proyectos frustrados Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Grégor Puppinck y la autodestrucción de los derechos humanos

Grégor Puppinck en su formidable 'Mi deseo es la ley' no ataca el concepto mismo de los derechos humanos, sino su ideologización reciente. Si los derechos humanos de 1948 respetaban la biología humana, los de 2020 se refieren a la vulneración/superación de dicha biología Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Tiempos Protervos o la Nueva Protervidad IV

Desde el año 1918, fecha de la llamada gripe española, aunque en realidad tuviera su origen en el ejército de EEUU, y que se llevó al más allá a cuarenta o cincuenta millones de personas "las fuentes no se ponen de acuerdo- en todo el mundo, no ha habido una peste que afectara a toda la Tierra.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo