Sabado, 28 de noviembre de 2020

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

Saber vivir como hijos que tienen Padre

Los fantasmas no queman, ni seducen, ni transforman. Hay presencias, que aun en la distancia, son capaces de llenar nuestros rincones cotidianos de una extraña pero verdadera alegría, y sacarnos de lo banal y frívolo para regalarnos una existencia luminosa y amable. Estas presencias, incluso cuando material o físicamente están ausentes, nos colman y nos alumbran, nos arden dentro hasta hacernos completamente nuevos... ¿no es éste, acaso, el terruño común de todos los místicos contemplativos y de todos los amantes enamorados? No sabes por qué, las cosas siguen estando en el mismo sitio, y la fatiga del camino no se nos ahorra, pero sin embargo, Alguien o alguien nos habita en los adentros, y nos quema en su estar y en su ausentarse;  la vida nos parece diferente y nos sabe a nuevo hasta lo que nos cansaba y aburría; y un no-sé-qué transforma todos nuestros sopores opacos en estupores de luz. ¡Presencia y ausencia... ardientes!

 

     Aquella vez, Jesús arrancó del discípulo ese deseo: “enséñanos a orar” (Lc 11,1). Es la seducción de los Ojos del Señor que se abrían al sol y al calor del Padre cada mañana. Y como en toda vivencia amorosa, también el Rostro humano de Jesús volvía encendido y asemejado al del Rostro de su Padre: “los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados” (S.Juan de la Cruz. Cántico espiritual,12). La pregunta del admirado discípulo dio lugar a esa maravillosa respuesta de Jesús: “cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre...” (Lc 11,2).

 

     El camino que Jesús propone no es un subterfugio espiritualista ni humanitarista, aunque sí sea una propuesta tremendamente humana y espiritual. Es decir, la oración del Señor es el fiel reflejo de su vida, en la cual Dios y el hombre no aparecen como rivales. Jesús llevará al Padre los gozos y dolores de los hombres, y llevará a éstos el consuelo y la paz que Él mismo escucha en su Padre (Jn 17, 1-26).

 

     Esto se refleja en el Padrenuestro desde la invocación inicial: Padre (Abbá), que tiene ese tono cariñoso y confiado propio de los niños ante sus progenitores. Dos peticiones referidas a este Padre: que su Nombre sea santificado, respetado, tomado en serio, reconocido; y que venga su Reino, su proyecto de amor y gracia sobre la historia y sobre cada persona. Para terminar con tres peticiones más, relacionadas con los que hacen esta oración: pedir el pan de cada día, la paz de cada perdón (tomando como medida no nuestra tolerancia o generosidad, sino la actitud del mismo Dios: tratar a los otros como Dios nos trata, es decir, misericordiosamente), y no caer en la tentación del maligno, sean cuales sean sus señuelos y engañifas.

 

     Toda una plegaria que nos permite vivir como hijos, aunque a veces no seamos buenos hijos, pero jamás seremos huérfanos ante ese Padre que Jesús nos ha enseñado que es Padre nuestro.

 

     + Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

     Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

BREVE  LEXICOGRAFÍA  SUI GENERIS          

ESPAÑA,  ESPAÑOL,  PANOLI…(Del diccionario particular de A. de Nebrigis- Molinero).

Por Juan J. RubioLeer columna

España, el español y los españoles

(Romance melancólico de tintes heroicos)

Por Juglar GasparLeer columna

Históricas concesiones

"No debes dar nunca la mano a alguien que pueda cogerte también el pie"(Interpretación libre del refranero)

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

   A PROPÓSITO   DE… ...

Pues sí.  A propósito de tres noticias aparecidas en distintos medios estos días, mi mente rebobinó hacia el pasado próximo y no tan cercano.

Por Juan J. RubioLeer columna

Cuando los héroes se mueren

Nuestros héroes, aquellos de cuyas aventuras, suertes y desgracias de toda clase tanto disfrutamos en nuestros años ya lejanos de cinéfilos apasionados, se fueron muriendo. Algunos, en sus películas, a pesar de enfrentarse a grandes peligros parecían inmortales: eran los buenos. Otros no, otros nos tenían acostumbrados a morirse y casi siempre de forma violenta: eran los malos. Pero tanto unos como otros se iban muriendo de verdad.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Y ahora...estado de alarma

Nada nuevo ciertamente pues en estado de alarma nos encontramos desde que el doctor Sánchez alcanzó el poder de una forma tan brillante y formó el gobierno más inútil e ignorante de toda la historia patria, gobierno además multitudinario con un desbarajuste de competencias que raya en lo "babélico", valga la expresión que vds. entenderán y que no me detengo a investigar si está  incluída o no, en el DLE.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

APROVECHAR LAS ENSEÑANZAS DEL PAPA

No debe dudarse que, depués de la visita a Francisco I, la benéfica influencia de las enseñanzas papales se manifestará en la actividad política del Presidente Sánchez 

Por José Luis LafuenteLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad V

Sin duda el virus chino tan versátil en sus ataques debió afectar al cerebro del señor Casado ya que en su actuación en las Cortes con motivo de la última moción de censura llevo a cabo las siguientes fazañas:

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Inepto, ineficaz, absurdo y ridículo… 

Así aparece a los ojos de un humilde aldeano, el conjunto de las personas que forman "no componen (más bien descomponen)-, el gobierno de la Nación española en "estado" de descomposición.

Por Juan J. RubioLeer columna

Oportunismo miserable

Una vez escrito mi parecer franco y espontáneo sobre el comportamiento de Casado en la moción de censura, leo en la prensa cantidad de opiniones de sesudos periodista y analistas políticos muy contrarias a las mías, alabando la postura del presidente del PP, exceptuando un atinadísimo artículo de Juan Carlo Girauta en ABC.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

TRUMP

He de confesar que conforme avanza la campaña crece más y más mi admiración por Donald Trump Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Cres qué se ha hecho trampa en las elecciones norteamericanas?

a) Si los demócratas nunca aceptaron su vixtoria
b) No es que el sistema alectoral americano es muy lento y complicado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo