Lunes, 18 de enero de 2021

Históricas concesiones

Es opinión general que la llamada Transición Española tras la muerte del general Franco, fue una etapa  ejemplar tanto social como políticamente hablando.También es cierto que los rescoldos de la hoguera producida por la infausta Guerra Civil se mantuvieron tenuemente a pesar de que la convivencia entre los españoles había llegado a un grado de normalidad y paz ejemplares, y la economía, tras el bloqueo que España sufrió a pesar de no haber participado en la Guerra Mundial, había adquirido cotas impensables hasta llegar a ser la 9ª potencia industrial mundial (según algunas fuentes, la 8ª) y la 2ª en el sector servicios (1975). Los ministerios eran ocupados por personas de una valía contrastada, cada titular en su especialidad y las Cortes, ciertamente de poco poder, también eran ocupadas por personas de relieve en su vida laboral o profesional.

Los que ya cumplimos una edad que nos ha permitido estar presentes en estos años que van desde la victoria de las derechas en la guerra, hasta dicha Transición, más los ya cuarenta años de democracia, podemos recordar hechos y circunstancias que hoy nos cuentan retorcida y falsamente los que pretenden con embustes, ganar una guerra perdida indiscutiblemente en su momento.

Yo recuerdo perfectamente que entre los empleados de una pequeña empresa que mi familia tenía en Oviedo, se encontraban tres de toda confianza y valía que por sus ideas y actuaciones, fueron expedientados después de la guerra, (sí, es cierto, se expedientaba), y sufrieron prisión creo recordar, en el Puerto de Santa María. Pues bien, una vez amnistiados, pudieron reintegrarse a sus mismos trabajos, recibidos con  alegría y gran satisfacción para y por todos. Habíamos llegado a formar una verdadera familia y su vuelta, como es natural, fue celebrada debidamente. También recuerdo que, una vez jubilados, sobre todo con uno de ellos, cada vez que nos encontrábamos por la calle sin prisas, nuestra amigable charla no bajaba de una hora de duración, llena de recuerdos y totalmente ausente de rencores.

Posteriormente, tras otro cambio, en los primeros años de la nueva situación a partir de 1978 con alternancias en el gobierno, la situación había llegado a un nivel de apacible normalidad que, desgraciadamente fué quebrada con la llegada al poder de J. L. Rodríguez Zapatero y su desmedido afán de resucitar viejos rencores.

Lamentablemente y ya antes aunque en menor medida, la llamada derecha española, iba aceptando tímidamente la falacia de que todo lo relacionado con el franquismo había sido maléfico y denostable, concediendo tácitamente, que lo bueno estaba precisamente en la izquierda y por esta causa, empezó el miedo, precaución o vergüenza a que el calificativo derecha se identificase más o menos con franquismo y  consecuentemente, partidos de clara tendencia derechista, huían de ese apelativo y ponían en sus títulos, algunos términos encubridores: izquierda republicana, izquierda

También es cierto que los rescoldos de la hoguera producida por la infausta Guerra Civil se mantuvieron tenuemente a pesar de que la convivencia entre los españoles había llegado a un grado de normalidad y paz ejemplares, y la economía, tras el bloqueo que España sufrió a pesar de no haber participado en la Guerra Mundial, había adquirido cotas impensables hasta llegar a ser la 9ª potencia industrial mundial (según algunas fuentes, la 8ª) y la 2ª en el sector servicios (1975). Los ministerios eran ocupados por personas de una valía contrastada, cada titular en su especialidad y las Cortes, ciertamente de poco poder, también eran ocupadas por personas de relieve en su vida laboral o profesional.

Los que ya cumplimos una edad que nos ha permitido estar presentes en estos años que van desde la victoria de las derechas en la guerra, hasta dicha Transición, más los ya cuarenta años de democracia, podemos recordar hechos y circunstancias que hoy nos cuentan retorcida y falsamente los que pretenden con embustes, ganar una guerra perdida indiscutiblemente en su momento.

Yo recuerdo perfectamente que entre los empleados de una pequeña empresa que mi familia tenía en Oviedo, se encontraban tres de toda confianza y valía que por sus ideas y actuaciones, fueron expedientados después de la guerra, (sí, es cierto, se expedientaba), y sufrieron prisión creo recordar, en el Puerto de Santa María. Pues bien, una vez amnistiados, pudieron reintegrarse a sus mismos trabajos, recibidos con  alegría y gran satisfacción para y por todos. Habíamos llegado a formar una verdadera familia y su vuelta, como es natural, fue celebrada debidamente. También recuerdo que, una vez jubilados, sobre todo con uno de ellos, cada vez que nos encontrábamos por la calle sin prisas, nuestra amigable charla no bajaba de una hora de duración, llena de recuerdos y totalmente ausente de rencores.

Posteriormente, tras otro cambio, en los primeros años de la nueva situación a partir de 1978 con alternancias en el gobierno, la situación había llegado a un nivel de apacible normalidad que, desgraciadamente fué quebrada con la llegada al poder de J. L. Rodríguez Zapatero y su desmedido afán de resucitar viejos rencores.

Lamentablemente y ya antes aunque en menor medida, la llamada derecha española, iba aceptando tímidamente la falacia de que todo lo relacionado con el franquismo había sido maléfico y denostable, concediendo tácitamente, que lo bueno estaba precisamente en la izquierda y por esta causa, empezó el miedo, precaución o vergüenza a que el calificativo derecha se identificase más o menos con franquismo y  consecuentemente, partidos de clara tendencia derechista, huían de ese apelativo y ponían en sus títulos, algunos términos encubridores: izquierda republicana, izquierda

democrática, etc. para enmascarar en parte su verdadero ideario. Se empezó a enmascarar el credo y, era cosa de un madrugador progresismo que llegó a  producir risa, el considerar una heroicidad y encomiable pedigrí opositor, por ejemplo, el presumir de haber corrido y sufrido fuertes y crueles "toletazos" ante los llamados "grises", heroicidad de la que hicieron gala muchos individuos que, echando cuentas, en aquellos tiempos de que se vanagloriaban, tendrían 12 o 13 años y, en algunos casos (de verdadera traca), no habían nacido, en un esperpéntico alarde de estúpida e interesada falta de rigor.

He aquí, a mi modesto modo de entender, el principio de la creencia en la exclusiva de que todo lo bueno es de la izquierda hasta el punto de que hoy como nunca, ella misma ha llegado a creerse depositaria de la verdad absoluta.

La historia no puede olvidarse y tampoco trastocarse a voluntad y hoy estamos asistiendo al intento de derribo por tiránico y maligno, de un período de 40 años que nació por necesidad y como consecuencia del peligro que significaba el Frente Popular y sus planes de convertir a España en un satélite de la URSS, si el resultado de la guerra hubiese sido otro.

Nunca la derecha debió hacer las concesiones ideológicas que se produjeron y, aunque no faltan excelentes publicaciones de no menos excelentes autores encaminadas a destruir todas las mentiras que circulan, no está demás que personas totalmente normales que hemos vivido o estudiado los tantas veces vilipendiados 40 años de "dictadura" (en los que se equipara a Franco con Hitler o Stalin), expresen con naturalidad y sin exagerados entusiasmos, pues no se necesitan, lo que se vivió en un período de nuestra historia, repito, hoy tan denostado, arbitraria e interesadamente con una notabilísima falta de rigor, y que propició, entre otras muchas cosas, a su final, pacíficamente, la tantas veces alabada y modélica Transición.



Manuel Alonso Trevicortov


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

EL RESULTADO DE 40 AÑOS DE INESTABILIDAD FAMILIAR

Se hicieron públicos hace unas semanas los datos demográficos definitivos de 2019: más terroríficos que nunca, tan desatendidos como siempre. Ofrecen la imagen de un país en rápido despeñamiento hacia el suicidio poblacional. Publicado en La Gaceta de la Iberosfera

Por Francisco J Contreras Leer columna

La vida no sigue igual

A la sombra de la pandemia se van recortando los logros conseguidos en ochenta años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Herodes y los intelectuales

Los Magos buscaban la Verdad y para encontrarla se embarcan en un largo e incierto viaje Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Qué nos tocará después?

Esta nación todavía llamada España, nombre que, dadas los últimos acontecimientos y el modo de pensar de los dichos regidores, nos tememos que pueda desaparecer por sus, sin duda, connotaciones franquistas

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Feliz Navidad

Siguiendo una tradición de nuestro periódico también este año les felicitamos la Navidad a pesar de que quizá sea la más negra para la inmensa mayoría de nosotros.

Por Editorial Leer columna

 Desde el observatorio de lo absurdo…

Vengo observando el espectáculo marxiano (de los hermanos Marx, entendámonos) que a nuestros ojos desempeñan y ofrecen los titulares de la compañía vodevilesca que conforman dos de los tres elencos que responden a las denominaciones de Moncloa y Congreso&Etc…el tercero ya actúa en otros estadios de seriedad y dramatismo más consistentes.

Por Juan J. RubioLeer columna

En Navidad, pandemia y eutanasia

¿Por qué se prefiere avanzar en la eutanasia en vez de, como claman los médicos, promover los cuidados paliativos?Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Desde las arrimadas de Inés a las lágrimas de Irene

Reconozco que acabo de poner un título que puede resultar al menos un tanto intrigante y perdón por ello pero no me apetece cambiarlo y ahora veo lo más difícil: salir adelante y que no sea por peteneras.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

España, el español y los españoles II

Nuestro juglar  continúa con su repaso de los grandes hombres que hicieron España

Por Juglar GasparLeer columna

Contra pandemia, sentido común

El riesgo cero no existe en nada que merezca la pena intentar, empezando por el mero hecho de vivir Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Cres qué se ha hecho trampa en las elecciones norteamericanas?

a) Si los demócratas nunca aceptaron su vixtoria
b) No es que el sistema alectoral americano es muy lento y complicado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo