Martes, 31 de marzo de 2020

Como servir a Dios en circunstancias adversas

EL ANGEL DE LOS NIÑOS

             El 25 de octubre de 1902 nace, en San Colombano al Lambro (Milán), Carlos Gnocchi. Perteneció a una familia muy piadosa y, desde muy pequeño demostró su amor por la Santísima Virgen y por nuestro Señor Jesucristo.              

A los 22 años de edad es ordenado sacerdote. En 1941 es nombrado teniente capellán Castrense del Batallón Alpino, permaneciendo en el puesto hasta 1945.              

La Capellanía Castrense existe también en el Ejército Español desde el año 1532, con la creación del ejército profesional los sacerdotes se incorporan a la milicia, ¡cuanto bien han hecho!, sobre todo dando ayuda espiritual, en las guerras, cuando los soldados tienen que pasar por el trance de la muerte. Siempre han sido el paño de lágrimas de los militares y han intentado aliviar los sinsabores de su trabajo.              

La regulación del vicariato Castrense se lleva a cabo por un acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español de 3 de enero de 1979.              

Su máximo responsable es el general de división y arzobispo el excelentísimo y reverendísimo D. Juan del Río Martín.              

Don Carlos Gnocchi, durante sus funciones de capellán, fue trasladado al frente ruso durante la 2ª Guerra Mundial. Vio tanto sufrimiento, que llegó a plantearse la siguiente pregunta a ¿como Dios puede permitir esto? Encontró la respuesta con otra pregunta ¿Qué puedo hacer yo por los demás, en estas circunstancias?            

Fue encargado de transmitir a la familia de los soldados fallecidos la fatal noticia. Las familias le pidieron reiteradamente “ayudad a nuestros hijos, amparad a nuestros huérfanos”. Esto le motivó para crear la “Fundazione Pro Juventute.              

Esta fundación ocasionaba gastos que él no podía sostener. Pero ideó un medio, que la solucionó el problema. Fue fletar en 1949 un avión al que llamó “El Angel de los niños” y consiguió que su proyecto fuera conocido en el mundo entero.              

Los últimos años de su vida fue director del instituto Grandi Invalidi de Arisio. Como consecuencia de un cáncer de páncreas, su alma se fue al cielo el 25 de febrero de 1956. Donó sus córneas y, gracias a él, recuperaron la vista dos personas.  

Sería bueno que los cristianos nos concienciáramos del bien que se puede hacer donado nuestros órganos. Ya que nuestra alma va para Dios, que bueno  seguir haciendo el bien con nuestro cuerpo.              

D. Carlos fue beatificado el 25 de octubre del 2009, su cuerpo se encuentra incorrupto en Milán.  

José Manuel Miranda Alonso


Comentarios

Por viagra pfizer ar 2020-03-31 06:05:10

To-do commission any of these bellies below with a view studios levitra dapoxetine Granulated promise is of the ontogenesis can then


Por Por lucio 2012-07-20 17:11:00

Comentarios A veces la vida somete al hombre a circunstancias muy adversas, guerras, terrorismo, desastres naturales, ect. Es entonces cuando surgen personas como Don Carlos Gnocchi (beatificado el 25/10/2009), quien actuando como elegido por el Ser Supremo hace el bien y lo da todo por sus semejantes. Dios no está sólo, necesita del ser humano, nos somete constantemente a examen y elige a los mejor preparados para afrontar con los mejores valores (fé, moral, dignidad, ..) las mayores adversisdades que puedan plantearse en la vida terrenal. Buen artículo, Miranda. Un abrazo


Por Jebuss 2012-07-16 19:31:00

Muy bueno tu articulo y bien escrito


Por MILITAR 2012-07-16 16:20:00

Durante mi estancia en academias militares,puedo afiirmar que era fantástica la labor de apoyo y consuelo que realizaban estos sacerdotes.Gracias por este artículo Miranda


Por FJGA 2012-07-15 10:45:00

Es poco conocido que los curas y monjas católicos estadounidenses, que eran mal vistos por la mayoría protestante, empezaron a ganarse el respeto de sus conciudadanos durante la guerra de secesión, por su amor desinteresado y valiente al herido en combate. José Miranda nos lleva ahora a considerar el caso de un cura italiano extraordinario, que también hizo mucho bien en en el frente de guerra. Nosotros podemos imitarles , siendo las manos bondadosas de Dios para el que sufre. Incluso después de muertos podemos ser útiles si donamos nuestros órganos.


Comentar

Columnistas

China: mentira cochina

Ya hemos escrito varias veces sobre el tema del coronavirus que nos está invadiendo y que, si Dios no lo remedia, afectará a toda la Humanidad

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

LAS LECCIONES QUE NOS VA DANDO EL CORONAVIRUS

En el momento actual, parece que han coincidido en la crisis del Covid-19 unos ciudadanos amorfos, indolentes, impregnados de valores consumistas y egoístas en general, con el peor gobierno de la Historia de España desde Fernando VII

Por José Luis LafuenteLeer columna

 Cuarentena por coronavirus

Nueva experiencias: Sano, descansado, sin más achaques que los habituales de  mi ya vetusta edad y con ganas de ver (¡ah, ese morbo que más o menos llevamos latente!) el nuevo ambiente callejero propiciado por las actuales circunstancias "pandémicas", pienso en las medidas aconsejadas y dictadas por quienes tienen poder para ello y, sometiéndome a lo exigido, me pongo en el papel del ciudadano ejemplar, dejo que mi mujer salga a la calle por ineludibles deberes,  le recuerdo una vez más las normas que nos repiten con necesaria reiteración desde todos los puntos y, aunque a última hora estoy a punto de acompañarla, renuncio y decido seguir mi enclaustramiento voluntario que ya se prolonga desde el pasado fin de semana.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Efectos del coronavirus

Los efectos del coronavirus están siendo deletéreos para la salud y para la economía, estando ésta en total desaceleración mucho antes de aparecer el virus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Poema de las reivindicaciones*

Borracha y muy sola a casa llegóuna linda moza y su padre la vió.Al ver el estado en que la encontró,riñóla furioso y dos tortas le dió.

Por Juglar GasparLeer columna

 Creatividad, glándulas mamarias femeninas y croquetas

Lo sutil y delicado en todos los aspectos era hasta ahora, si no exclusivo y privativo de la mujer, al menos sí frecuente y algo, en cierto modo, personal y propio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Día Internacional de la Mujer

Como ya saben, el pasado domingo 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer con la batahola feminista de los partidos de izquierda, con sus pasquines, eslóganes y pancartas rezumando odio hacia el hombre y hacia la religión cristiana

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A remolque

Lo previsto. Nuestras perspectivas van siendo superadas a medida que el tiempo, implacable, sigue corriendo. Nuestro bi-gobierno no da una a derechas (claro, pues esto sería antinatural ya que todos los que propiciaron o están situados hoy a las cabezas de ese engendro, tienden a la otra mano, excepto el PNV que lava y tiende la ropa de sus conveniencias, al aire que más caliente).

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

El ébola y el coronavirus.

Como ya hemos dicho muchas veces en este blog, nos gusta "recuperar la memoria histórica", oiga. Vamos a ello viendo el cinismo, las mentiras  y "reacciones" de socialistas y comunistas, ante los casos del ébola, y del actual coronavirus.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Variaciones sobre el caso Delcy y otras divagaciones

Aunque, dada nuestra situación política actual, se puede uno encontrar ya casi sin sobresaltos y a diario con casos y cosas que en otro tiempo serían sorprendentes e increíbles, nunca llegamos a sospechar que alcanzaríamos los niveles que estamos consiguiendo y que, insistimos machaconamente, seguro que día tras día superaremos ampliamente con toda seguridad.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Cree que el Gobierno español está gestionando bien la crisis del coronavirus?

a) No, ni tiene la capacidad ni la responsabilidad necesarias
b) Si porque es una situación incontrolable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo