Miercoles, 14 de noviembre de 2018

(En ruta hacia Venezuela)

El disparate como medio y fin de gobierno

La verdad es que yo, a mis años, sea por intuición, sea por conocimientos adquiridos (experiencias), sea por ensoñaciones pesadillísticas, sea por elucubraciones o lucubraciones más o menos aventuradas, sea por algún "delirium tremens" (en cuanto a la magnitud, excluído el alcohol al que no tengo especial  afición) o sea por lo que sea, nunca hubiese llegado a imaginar en qué especie de caricatura se está convirtiendo mi querida España, esta España mía, esta España nuestra, ¡Ay Cecilia!, en los momentos de su devenir histórico por obra y gracia de la peor clase política que imaginarse pueda cualquier imaginador que se precie de tal (o cual), contemplando la superación hacia peor, en desgraciada competencia, de los protagonistas de dicha clase, o sea, nuestros señores políticos por adjudicarles un calificativo inteligible, aunque francamente prostituído.


Resumiendo, pues tampoco mis conocimientos históricos tienen nada de asombroso, frondoso o meticuloso, a mí me parecía y, por tanto resumía en mi mente "grosso modo" los momentos a mi parecer peores, políticamente, de mi querida España, esta España mía, esta España nuestra, ¡Ay Cecilia!, repito, en dos hitos distantes en el tiempo, muy  conocidos por todos y sintetizados en dos nombres de desgraciada memoria: en primer lugar en el tiempo, Fernando VII, rey de España por la gracia de no sé qué hados malignos y José Luis Rodríguez Zapatero, de León, presidente del gobierno, por la gracia de un desconocido aún ¿complot? de triste recuerdo lleno de explosiones, lágrimas y muerte...


Sobre el primer personaje, no creo necesario extenderme pues la historia ya lo ha estudiado en profundidad, calificado ampliamente y puesto en su sitio, Napoleón mediante.


Recordemos al segundo como experto y hábil contador de nubes autor de la famosa, rotunda y "aireada" teoría de que "la tierra no pertenece a nadie (o pertenece a nadie, puesto que nuestra gramática dice, que dos negaciones afirman), sino al viento". Es digno de apreciar y reseñar lo fresco y satisfecho que se quedó nuestro inefable pensador tras hacer pública esta sorprendente y novedosa teoría que echaba por tierra, merced a una exposición tan escueta, todo lo estudiado anteriormente en relación a este tema de la propiedad, tan controvertido hoy y siempre. Semejante afirmación mereció en su día, lógicamente, un río de comentarios llenos de sorpresa y admiración. Y menos mal que gracias a la profetisa Leyre Pajín, nos enteramos que en tiempos de Rodríguez Z., se habría producido una conflagración planetaria que facilitaría la coincidencia de la presidencia europea de éste, con la presidencia de Barak Obama en los

Estados Unidos de América, y que dicha conflagración sería el acabóse quizá entre rayos y centellas, ante la que tendríamos que quedar todos boquiabiertos y anonadados. No debemos extrañarnos pues, que en ese momento planetario haya surgido el hallazgo de la susodicha teoría de la propiedad tan precisa como categórica. Aquí Napoleón no tuvo nada que ver.


Para mí, estos dos personajes citados serían los genuinos representantes del mal gobierno o desgobierno de nuestra patria y paradigmas inimitables e irrepetibles en misión de tal calibre. Sin embargo ¡qué equivocado estaba!


Sucedió así: cuando nadie esperaba un final tan abrupto y absurdo del mandato del tibio Mariano Rajoy, héte aquí que aparece una persona que no estaba allí ni se la esperaba y en un plis plas de lo más tramposo y por qué no decirlo, canallesco, se hace con la presidencia de la nación y, como si esto fuera una barraca de feria, se pone a gobernar (tome nota D. Mariano) apoyándose en todo lo traidor, separatista, terrorista y antiespañol (mención especial para el PNV), que encontrarse pueda, amparado en propuestas y promesas inconfesables y, como el tiempo dirá, imposibles de cumplir.

Desde ese fatídico día los acontecimientos se precipitan; se gobierna en negativo y no para el bien común ya que muchas decisiones se toman, simplemente, para molestar al prójimo que tenga la mala suerte de pensar de forma distinta. Se resucita la triste e inoportuna "Ley de la memoria histórica" con todo el ardor de una nueva cruzada y se fija como objetivo importantísimo, el desentierro de los restos del Generalísimo Franco que reposan tranquilos en el Valle de los Caídos y, que según parece, perturban de una forma clarísima y excepcional, la convivencia de la ciudadanía y son la causa de los males de toda especie que nos aquejan; memez de magnitud catedralicia, digna de los excelsos pensadores que florecen hoy día.


¡Qué difícil resulta para algunos el liberarse del recuerdo de aquel hombre que les ganó la guerra y que tras más de cuarenta años de paz, consiguió situar a España entre las diez naciones más florecientes del mundo, superando el bloqueo a que fué sometida por los vencedores de la guerra mundial! Primero, se contentaban con su desaparición del mundo de los vivos pero al ver que con esto y a pesar del logro de que por su gracia se produjo una transición modélica "de la ley a la ley", sin traumas, la sombra del vencedor seguía sobrevolando, se les ocurre la genial y feliz idea de desenterrar sus restos de un lugar de sosiego y reconciliación, considerando que era indigno que allí reposase en la paz que él quiso lograr para todos los españoles. Enorme majadería, digna de figurar en una hipotética

"Antología histórica-mundial del disparate político". Y en eso estamos pues no quiero alargarme más. Día tras día se acumulan noticias de las calamitosas decisiones de este traidor, tramposo, lleno de soberbia y afán de poder, icono representativo de todo lo contrario a un verdadero demócrata cuyo nombre, Pedro Sánchez, quiera Dios que no acabe pasando a nuestra historia como el artífice de una nueva confrontación entre los españoles, pues, aunque su proceder corre paralelo con el chavismo y esto es innegable, bien acompañado por su socio y sosias Pablo Iglesias, debemos pensar que los españoles no estamos dispuestos a repetir: "¡Vivan las caenas!" y también, que España no es Venezuela.


Confiemos una vez más en que España será "en las desdichas, grande" y que aparezca, pues esta es una gran ocasión, un líder que no se avergüence de su ideología y consiga arrastrar, despertando de su aparente indiferencia a esa multitud de españoles que claman por una vida en la que la justicia y la paz sean protagonistas indiscutibles e indiscutidos, enterrados definitivamente el rencor, el odio, la envidia y, sobre todo, el cobarde afán de revancha.



Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

Por Angela Gallardo 2018-08-28 12:45:11

Muy buen artículo querido Pachu. Siempre pensamos que no se puede caer más bajo y....nos equivocamos. Saldremos reforzados de éste horror porque " los malos " están ayudando a toda máquina..


Comentar

Columnistas

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Marcuse es culpable

Soy el espíritu que siempre niega [Ich bin der Geist, der stets verneint]”, dice de sí mismo el Mefistófeles de Goethe. La izquierda, sostuvo Roger Scruton en Fools, Frauds, and Firebrands, es mefistofélica: lo que la define es su “esencial negatividad”, su “grito contra lo vigente en nombre de lo desconocido”: critica implacablemente las imperfecciones reales o imaginarias de la sociedad actual sin proponer otra alternativa que, en el mejor de los casos, borrosas utopías (en el peor, la simple reedición de lo que una y otra vez –de Lenin a Mao, de Pol Pot a Castro o Chávez- ha desembocado en fosas comunes y colas para comprar papel higiénico). Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

El caso Olona

Macarena Olona desveló una red corrupta en el País Vasco que afectaba a cargos nacionalistas Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

VOX y el voto católico

Es triste ver cómo tantos católicos militantes dejan pasar la oportunidad de apoyar a un partido que, por primera vez desde la Transición, está dispuesto a plantear una verdadera alternativa ideológica a la izquierda en todos los terrenos. Publicado en ACTUALL  

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo