Domingo, 16 de junio de 2019

lineas basicas de la constitución

LIBERTAD DE PENSAMIENTO y LIBERTAD DE EXPRESION:  LIBERTAD DE CATEDRA

Recientemente, en el club de Prensa de LNE e invitado por la Asociación Universitaria Santa Catalina, D.Ramón Punset, profesor de Derecho constitucional -con cátedra en nuestra Universidad y en este diario-, impartió una esclarecedora clase magistral sobre "la libertad de cátedra".
En su concepción inicial, la libertad de cátedra parece presentársenos como una prerrogativa ?de los catedráticos? y, en un primer nivel de extensión, de los profesores con cualquier rango académico y a cualquier nivel educativo" particularmente si, además, éstos se sienten, son y ejercen de maestros - . Ciertamente, y como dejó claro el conferenciante, no se trata de un derecho absoluto sino de un derecho condicionado por exigencias de cada contexto - social, cultural, pedagógico y docente- y acotado en cada caso por las leyes vigentes en cada momento y lugar; un derecho cuyo ejercicio no viene dado sin mediar el esfuerzo "ocasionalmente heroico- de defenderlo.
Aunque tenga resonancias arcaicas y pomposas, y su sola mención produzca eritemas entre antisistemas en nómina, este derecho- libertad de proyección del pensamiento- no es una bula clasista para el que lo ejerce, sino que defiende, directa o colateralmente, unos valores sustanciales e irrenunciables de quienes se benefician a todos los niveles y direcciones de transmisión del conocimiento en convivencia ordenada. Valores que enlazan la misma y genérica (y no menos acotada) libertad de expresión "de la gente" que opina con las garantías propias de otros desempeños naturales, vocacionales y profesionales con fuertes implicaciones deontológicas: Desde los limitados derechos de los padres a educar a sus hijos en determinados principios y rudimentos vitales, a la enorme responsabilidad " primero de conciencia, y luego, civil y penal- de quienes ejercen como instrumentos de la Autoridad o de la Justicia misma.
Incluyendo la multiforme y variopinta potestad que ostentan -y/o detentan- quienes coyunturalmente están concernidos en labores de asesoramiento, asistencia y remediación (por ejemplo: consejeros, abogados, psicólogos y médicos). Y particularmente si, en tales casos, existen relaciones de ascendencia jerárquica o funcional sobre discípulos, pupilos, clientes o pacientes; inclusive de vinculación ética o religiosa (mentorías, tutelas y direcciones espirituales- que suena remoto, pero que haberlas haylas, aquí y ahora; y algunas notoriamente peligrosas).
En el ámbito científico " cuyo aval de legitimidad y limpieza descansa en un método que exige experimentación, interpretación y múltiple comprobación - el riesgo de dirigismo dogmático o de impostación se reduce sensiblemente (al menos en escalas de tiempo acordes con la duración de nuestra existencia), de forma que siempre tendremos la oportunidad de saber " y hay amplia literatura al respecto- acerca de bluffs, errores y falsedades de toda índole y catadura de los que hayamos oído o que hayamos sufrido en directo a lo largo de la vida. Aún así hay dogmas pseudocientíficos que se traducen en dictatoriales líneas subliminales de pensamiento que pueden no llevarte ya a la hoguera, pero sí al extrañamiento o al destierro presupuestario o profesional, particularmente en temas muy sensibles y próximos al viscoso terreno doctrinal-político-socio-económico: caso del acceso a recursos materiales o energéticos, a las relaciones con el medio natural (incluido el ?clima climático?) y a la sexualidad (incluyendo género, número y caso). Cabe como ejemplo algo tan sustancial para la vida misma como el conflicto entre ciencia y conciencia y el acomodaticio y utilitarista consenso legal acerca de eugenesia, aborto y eutanasia (o sea: diferencia entre ser un ser humano con todos los derechos y ser un ?cachocarne? para incinerar o reciclar por piezas).
En otros ámbitos, donde la realidad y lo que nos muestran nuestros ojos mentirosos (o viceversa) puede depender mucho más de coyunturas y entornos y, sobre todo, de los modelos adoptados por el poder y por su casi ilimitada capacidad y recursos para solapada o explícita imposición de pensamientos únicos o políticamente correctos (genoma del totalitarismo), la situación es mucho más procelosa y, por tanto, mucho más difusa y arriesgada. Sobre todo si no se trata de movimientos y movidas aleatorios sino marcadamente unidireccionales. ¿Acaso no les extraña e inquieta a ustedes, estimados lectores, que quienes están contra las leyes de mordaza ajena estén simultáneamente a favor de sus propias mordazas y escraches o de la prevalencia de neoderechos y alarmas sociales inducibles e inducidas sobre el derecho escrito, y que tengan tan fértil vocación legisladora para tratar imponernos doctrinas sociológicas, tabúes conceptuales, malabares lingüísticos, normativas asimétricas, formaciones del espíritu antinacional y memorias históricas?
Desde estas modestas líneas me permito rogar al Prof. Punset que desarrolle núcleo y colaterales de este peliagudo tema desde su tribuna presidida por "el espíritu de las leyes". Los ciudadanos libres no solo necesitamos que nos abran bien los ojos, sino que nos limpien legañas y nos prevengan de antojeras


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

El método del caso

Les propongo un caso para comprender el lío ese de los Presupuestos de la nueva Junta que tanto huele a vieja Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Renato Cristin y los señores del caos

Ahora la inmigración es extraoccidental y masiva, y amenaza introducir en Europa a millones de personas que proceden de culturas anti-liberales. El liberalismo buenista-xenofílico de fronteras abiertas representa, pues, “una traición al verdadero liberalismo”, como afirma Bruce Bawer.  Publicado en Aktuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE RAFAEL ALBERTI

Se cumplirá dentro de poco el XX aniversario de la muerte del poeta Rafael Alberti.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

1936 El eterno retorno

España parece sumida en un bucle temporal, tema abordado con cierta frecuencia por el cine y conocido en tierras americanas con el nombre del día de la marmota. Asunto que interesó al filósofo alemán, Nietzsche,  hasta el punto de proponer la teoría del eterno retorno.

Por María Alú Leer columna

«ABUELO, ¿DÓNDE ESTÁ ESPAÑA?»

Después del espectáculo vergonzoso, para la mayoría de los españoles, que el pasado día 21 de mayo consintió la presidenta del Congreso, la socialista Meritxel Batet al admitir a los parlamentarios independentistas todo tipo de juramentos convirtiendo la Cámara en un espectáculo bochornoso y lamentable, parece haber terminado, seguro que vendrán otros, cuando los presos políticos independentistas fueron suspendidos como diputados.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Resperará Rivera su promesa de no pactar con el PSOE?

a) Si porque sino sería el fin de su partido
b) No porque siempres incumplen sus promesas según la conveniencia del momento

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo