Domingo, 24 de febrero de 2019

lineas basicas de la constitución

LIBERTAD DE PENSAMIENTO y LIBERTAD DE EXPRESION:  LIBERTAD DE CATEDRA

Recientemente, en el club de Prensa de LNE e invitado por la Asociación Universitaria Santa Catalina, D.Ramón Punset, profesor de Derecho constitucional -con cátedra en nuestra Universidad y en este diario-, impartió una esclarecedora clase magistral sobre "la libertad de cátedra".
En su concepción inicial, la libertad de cátedra parece presentársenos como una prerrogativa ?de los catedráticos? y, en un primer nivel de extensión, de los profesores con cualquier rango académico y a cualquier nivel educativo" particularmente si, además, éstos se sienten, son y ejercen de maestros - . Ciertamente, y como dejó claro el conferenciante, no se trata de un derecho absoluto sino de un derecho condicionado por exigencias de cada contexto - social, cultural, pedagógico y docente- y acotado en cada caso por las leyes vigentes en cada momento y lugar; un derecho cuyo ejercicio no viene dado sin mediar el esfuerzo "ocasionalmente heroico- de defenderlo.
Aunque tenga resonancias arcaicas y pomposas, y su sola mención produzca eritemas entre antisistemas en nómina, este derecho- libertad de proyección del pensamiento- no es una bula clasista para el que lo ejerce, sino que defiende, directa o colateralmente, unos valores sustanciales e irrenunciables de quienes se benefician a todos los niveles y direcciones de transmisión del conocimiento en convivencia ordenada. Valores que enlazan la misma y genérica (y no menos acotada) libertad de expresión "de la gente" que opina con las garantías propias de otros desempeños naturales, vocacionales y profesionales con fuertes implicaciones deontológicas: Desde los limitados derechos de los padres a educar a sus hijos en determinados principios y rudimentos vitales, a la enorme responsabilidad " primero de conciencia, y luego, civil y penal- de quienes ejercen como instrumentos de la Autoridad o de la Justicia misma.
Incluyendo la multiforme y variopinta potestad que ostentan -y/o detentan- quienes coyunturalmente están concernidos en labores de asesoramiento, asistencia y remediación (por ejemplo: consejeros, abogados, psicólogos y médicos). Y particularmente si, en tales casos, existen relaciones de ascendencia jerárquica o funcional sobre discípulos, pupilos, clientes o pacientes; inclusive de vinculación ética o religiosa (mentorías, tutelas y direcciones espirituales- que suena remoto, pero que haberlas haylas, aquí y ahora; y algunas notoriamente peligrosas).
En el ámbito científico " cuyo aval de legitimidad y limpieza descansa en un método que exige experimentación, interpretación y múltiple comprobación - el riesgo de dirigismo dogmático o de impostación se reduce sensiblemente (al menos en escalas de tiempo acordes con la duración de nuestra existencia), de forma que siempre tendremos la oportunidad de saber " y hay amplia literatura al respecto- acerca de bluffs, errores y falsedades de toda índole y catadura de los que hayamos oído o que hayamos sufrido en directo a lo largo de la vida. Aún así hay dogmas pseudocientíficos que se traducen en dictatoriales líneas subliminales de pensamiento que pueden no llevarte ya a la hoguera, pero sí al extrañamiento o al destierro presupuestario o profesional, particularmente en temas muy sensibles y próximos al viscoso terreno doctrinal-político-socio-económico: caso del acceso a recursos materiales o energéticos, a las relaciones con el medio natural (incluido el ?clima climático?) y a la sexualidad (incluyendo género, número y caso). Cabe como ejemplo algo tan sustancial para la vida misma como el conflicto entre ciencia y conciencia y el acomodaticio y utilitarista consenso legal acerca de eugenesia, aborto y eutanasia (o sea: diferencia entre ser un ser humano con todos los derechos y ser un ?cachocarne? para incinerar o reciclar por piezas).
En otros ámbitos, donde la realidad y lo que nos muestran nuestros ojos mentirosos (o viceversa) puede depender mucho más de coyunturas y entornos y, sobre todo, de los modelos adoptados por el poder y por su casi ilimitada capacidad y recursos para solapada o explícita imposición de pensamientos únicos o políticamente correctos (genoma del totalitarismo), la situación es mucho más procelosa y, por tanto, mucho más difusa y arriesgada. Sobre todo si no se trata de movimientos y movidas aleatorios sino marcadamente unidireccionales. ¿Acaso no les extraña e inquieta a ustedes, estimados lectores, que quienes están contra las leyes de mordaza ajena estén simultáneamente a favor de sus propias mordazas y escraches o de la prevalencia de neoderechos y alarmas sociales inducibles e inducidas sobre el derecho escrito, y que tengan tan fértil vocación legisladora para tratar imponernos doctrinas sociológicas, tabúes conceptuales, malabares lingüísticos, normativas asimétricas, formaciones del espíritu antinacional y memorias históricas?
Desde estas modestas líneas me permito rogar al Prof. Punset que desarrolle núcleo y colaterales de este peliagudo tema desde su tribuna presidida por "el espíritu de las leyes". Los ciudadanos libres no solo necesitamos que nos abran bien los ojos, sino que nos limpien legañas y nos prevengan de antojeras


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CRECIMIENTO  ECONÓMICO  Y  AUTONOMÍAS

De vez en cuando, algunos políticos se deshacen en elogios al sistema autonómico, diciendo que ha permitido el gran crecimiento económico que hemos tenido en cuarenta años de democracia. ¿Qué hay de cierto en ello?

Por Paco MexiaLeer columna

El retorno de las palabras

"Volverán las palabras preteridas,nuestros labios otra vez a pronunciar,y otra vez nuestros oídos felizmente con gozo escucharán.Pero aquellas vilmente apadrinadas,traidoramente para nuestro mal;aquellas que con rabia soportamos y soñamos un día desterrar,aquellas que aprender nunca quisimosésas, no volverán".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Las familias? Mal, gracias

El consejero de Salud y Familias de Andalucía, Jesús Aguirre, confirma que del Gobierno PP-Cs no sobrepasará en ningún caso las líneas rojas del progresismo. El PP y Cs se quieren progresistas y trendy. La reducción del aborto y la promoción de la natalidad quedan como monopolio de VOX.

Por Francisco J Contreras Leer columna

FALTA MOTOR

¿Es consciente este Gobierno andaluz de las esperanzas que se han depositado en él?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Decepcionante concentración en Oviedo

El sábado pasado, como muchos cientos de asturianos, asistí a la concentración celebrada en la plaza de España de Oviedo en la que se reivindicaba la unidad de España, la defensa de la Constitución y el cese de concesiones al independentismo catalán.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Laclau y Mouffe, profetas de la nueva izquierda

Laclau y Mouffe dicen que la izquierda debe dejar de apostar por los obreros y hacerlo por los “nuevos movimientos sociales”. Para Laclau y Mouffe, la esencia de la izquierda es el antagonismo, el conflicto, “que divide el espacio social en dos campos”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

El Evangelio en las Cinco Llagas

Fue una sorpresa escuchar el discurso de Serrano en el Parlamento de la tan cristiana Andalucía

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"¡Ito, ito, ito! ¿Está el PSOE contrito?"

El sublime verso con que titulo el presente artículo no es del todo original pues yo no sería capaz de llegar a esos excelsos y elevados niveles líricos; por eso confieso y repito, con toda franqueza, que el verso no es original sino que está inspirado en los pronunciados por el conjunto de ciudadanos que acudieron estos días ante las puertas del congreso andaluz y otros, a "celebrar" la ceremonia del cambio de gobierno resultante de las elecciones,haciendo gala de un carácter exquisitamente democrático y de un elegante ala par que delicado comportamiento.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo