Martes, 16 de enero de 2018

EEUU

Samuel Huntington, el trumpismo y la identidad norteamericana

En su discurso de toma de posesión, Donald Trump repitió muchas veces "America first", suscitando la rechifla de la opinión ilustrada, siempre despectiva hacia el zafio nacionalismo chauvinista. Y, sin embargo, para alcanzar la perspectiva histórica adecuada, el mensaje de Trump debe ser comparado con un discurso inaugural anterior: el de Clinton en 1993. La escritora Maya Angelou recitó entonces "como parte de la ceremonia- un poema que mencionaba a veintisiete grupos subnacionales (raciales, religiosos, tribales y étnicos: asiáticos, judíos, hispanos, negros, árabes, esquimales?), pero no al pueblo norteamericano. Sin nombrarla, Angelou execraba implícitamente a la América blanca por su "lucha armada por los beneficios" y su "siembra sangrienta de cinismo".

Me pregunto qué posición habría adoptado frente al trumpismo Samuel P. Huntington. Conocido sobre todo por su Choque de civilizaciones (1996), Huntington, fallecido en 2008, publicó en 2004 una jugosa reflexión sobre EE.UU. titulada ¿Quiénes somos?. El profesor de Harvard partía de una tesis fuerte: las identidades nacionales han sido centrales en la configuración de la civilización occidental. En el mundo islámico, la lealtad identitaria se distribuye según un patrón con forma de U: fuerte en los dos extremos (el local-tribal y el universal: la umma o comunidad mundial de creyentes) pero débil en el centro (el Estado-nación). El patrón occidental, en cambio, solía ser una U invertida: sentimiento de pertenencia débil o inexistente en los niveles local y universal, pero potente en el nivel intermedio de la nación. El Estado-nación es el marco político e identitario que presidió el período de máximo florecimiento y hegemonía occidental (digamos los siglos XVIII y XIX, y el XX hasta las guerras mundiales). Dividido en naciones, Occidente alumbró frutos como la ciencia moderna, la democracia representativa, los derechos humanos, la revolución industrial-capitalista, el alargamiento espectacular de la esperanza de vida, la emancipación de la mujer, la abolición de la esclavitud (en la segunda parte de ese periodo, tras haberla practicado intensamente en el primero)? También, justo es decirlo, dos guerras devastadoras.

Huntington diagnostica un proceso de desnacionalización en todo Occidente. Contribuyen a ello la globalización económica, las migraciones masivas, el cosmopolitismo de las élites y las empresas, las comunicaciones modernas que hacen más factible para el inmigrante permanecer en contacto con su cultura de origen? La anécdota justamente elevada a categoría: en un partido de fútbol EE.UU.-México jugado en 1998 en Los Angeles, la grada abuchea masivamente el Star Spangled Banner, enarbola banderas mexicanas y arroja "cerveza y líquidos peores" a los jugadores yanquis (Huntington hubiera podido establecer fáciles paralelismos con otras pitadas del público franco-magrebí contra la Marsellesa, o de la afición del Barça o el Athlétic contra el himno español).

La afrenta de Los Angeles "impensable en otros tiempos- significa que el melting pot ha dejado de funcionar. Que la identidad nacional norteamericana se está desdibujando, mientras son potenciadas otras identidades sub- o extranacionales: género, orientación sexual, origen étnico, raza? América debería ahora concebirse a sí misma como "un mosaico de comunidades e identidades".

¿Pero acaso no fue eso siempre? No, explica Huntington, que considera necesario desmontar dos mitos. El primero es que "EE.UU. es una nación de inmigrantes". En su opinión, América fue más bien una nación de settlers, de colonos que en los siglos XVII y XVIII se trasladaban a un territorio considerado tabula rasa (los indios no contaban), animados a menudo por motivaciones religiosas, para construir desde cero la nueva Jerusalén, la ciudad en la colina. Ellos fundaron el país y le imprimieron sus características básicas. Los inmigrantes llegaron después, a partir del siglo XIX. Se incorporaron a una sociedad ya en marcha, un país con una identidad bien definida. Según estudios del demógrafo Campbell Gibson, el 49% de la población norteamericana de 1990 descendía de settlers-fundadores de los siglos XVII y XVIII, y el 51% restante de inmigrantes llegados en los siglos XIX y XX.

El otro mito es que Norteamérica sea "una nación forjada por una idea": que el único mimbre de su identidad sea el "credo americano" de libertad, igualdad, democracia, emprendimiento, responsabilidad individual? EE.UU. tendría una identidad exclusivamente ideológica, no étnica. Huntington reconoce que el "credo" es consustancial a EE.UU., pero no es el único ingrediente de su identidad. América fue una nación étnico-cultural antes de ser una nación ideológica. El 80% de los colonos del XVII y el XVIII eran de origen anglosajón; el 98% de ellos eran protestantes. Esos fundadores aportaron las bases del ADN de EE.UU., que incluye (o incluía) "la religión cristiana, un moralismo típicamente protestante, la ética del trabajo, el idioma inglés, tradiciones británicas de Derecho, justicia y limitación del poder del gobierno, así como un legado de arte, literatura, filosofía y música europeas".

Las sucesivas oleadas migratorias aportaron algunas peculiaridades, pero no modificaron ese ADN fundacional. Hasta la década de 1960, por lo demás, se esperaba del inmigrante la rápida incorporación a esa cultura: se exigía el aprendizaje del inglés, se inculcaba el patriotismo en las escuelas, se aplicaban programas de "americanización".

Todo cambió en la década de los 60. Paradójicamente, fue el momento en que el "credo norteamericano" alcanzó por fin su plena realización: la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Derechos Electorales terminaban de subsanar la gran incongruencia que la esclavitud primero y la segregación racial después habían supuesto en una nación que decía basarse en "la verdad evidente por sí misma" de que "todos los hombres han sido creados iguales". Sin embargo, el movimiento pro-derechos civiles, en lugar de declarar cumplidos sus objetivos, siguió adelante, exigiendo ahora "discriminación positiva" y políticas de cuotas raciales en la política, la administración, las universidades? El movimiento feminista le imitó pronto, demandando lo mismo para las mujeres. Siguieron los homosexuales, los indios y esquimales, los hispanos, los miembros de otras minorías raciales? Cuanto más se enfatizaba la identidad sexual, racial o étnica, más se vaciaba y deslegitimaba la identidad norteamericana común. EE.UU. ya no era "la patria de los libres" y la ciudad sobre la colina, sino el escenario de la secular opresión de todos los que no fueran varones WASP heterosexuales. Al inmigrante llegado en las últimas décadas ya no se le anima a aprender la historia norteamericana y el idioma inglés: al contrario, se le facilita enseñanza en su lengua (habitualmente el español: Huntington advierte que EE.UU. puede estar convirtiéndose en un país dividido en dos comunidades lingüísticas, como lo es Canadá) y se le confirma en su "derecho a la diferencia" y al orgullo étnico. En 1992, Arthur Schlesinger Jr. afirmó que la obsesión por la identidad subnacional y la "revuelta contra la cultura anglocéntrica" se habían convertido en un culto y ponía en peligro "la idea original de América como un pueblo con una cultura común", para subsistir, en el mejor de los casos, como un conglomerado de culturas diversas que sólo comparten el territorio, algunas leyes y, quizás, cierta cooperación económica.

¿Ha supuesto el triunfo de Trump el último coletazo de la América de Norman Rockwell, el país homogéneo de mediados del siglo XX? ¿Se resiste EE.UU. a dejar de ser una nación? Lástima no poder contar ya con los análisis de Huntington. Pero la Historia parece estar dándole más la razón a él que al Fukuyama del fin de la ídem.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

REFLEXIONANDO ACERCA DE LA NAVIDAD

Todos nos cruzamos en estas fechas las felicitaciones navideñas con gran algazara y, por tal motivo y circunstancia, no dejan de asaltarme ciertas preguntas al respecto?

Por Juan J. RubioLeer columna

Por qué triunfó el cristianismo

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

93.131

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Elecciones, el premio a los golpistas

El inexorable paso del tiempo ha permitido que, por fin, llegara el día de las precipitadas y rocambolescas  elecciones catalanas. En estas elecciones autonómicas no ha habido nada normal.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Feliz Navidad 2017

Feliz Navidad, casi nadie pensaría que a estas alturas seguiríamos aquí para desearles un año más Feliz Navidad, pero la realidad es que aquí estamos.

Por Editorial Leer columna

El sueño de Pere

Quiso dormir de nuevo arrullado por la calidez de aquel pasado nunca valorado, que procuraba no revivir Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Por qué ya no tenemos niños (y cuáles serán las consecuencias)

Los hijos atan mucho. La generación que abrazó esa visión del mundo va previsiblemente a ser castigada con una Europa-geriátrico de pensiones insostenibles, empobrecimiento, vejez solitaria y calles sin juegos de niños Publicado en la pagina web de la Fundación Valores y Sociedad

Por Francisco J Contreras Leer columna

PARTITOCRACIA  E IDEOCRACIA

(permítaseme el neologismo "si es que lo es-  versus  RAZÓN  Y  ÉTICA

Por Juan J. RubioLeer columna

Seres vivos dotados de sensibilidad

De nuevo nos encontramos con una antigua paradoja; los hombres pueden razonar  pero han decidido no hacerlo. La voluntad, sin duda, puede más que la razón.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Ambigüedades de la Constitución y el fracaso de las autonomías

Según una encuesta de octubre de este año, un 62% de los españoles desearía la recentralización de las competencias educativas y el 64% la de las de orden público. Pero el porcentaje de partidos con representación parlamentaria dispuestos a proponerla es del 0%. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¡Asesinos!

Este país, hay que decirlo, rebosa de asesinos en potencia y de cómplices intelectuales de Rodrigo Lanza Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La traición de Puigdemont romperá la unidad del frente separatista?

a) No solo les interesa el fin que persiguen
b) Si, es muy duro ir a la carcel mientras él se pasea por Bruselas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo