Martes, 20 de abril de 2021

In memoriam

Aquella Reválida

Seguro que muchos de ustedes la recuerdan. Se contaba para expresar la dureza de la prueba y yo nunca pude averiguar si se trató de algo real o no pasó de una mera anécdota.

Por aquel entonces, década de los años 40-50, el plan de estudios o ley de enseñanza consistía, tras una época un tanto indefinida de párvulos, en tres cursos de enseñanza primaria rematados por una reválida que habilitaba el paso a un bachillerato de siete cursos, que también terminaba con una reválida de aptitud para estudios superiores o universitarios. A la primera reválida me refiero, en la que participábamos a una edad más o menos de diez años y que constaba de varias partes, una de las cuales, muy importante, era el dictado que cité al principio.


Y ¿por qué se consideraba que en la frase había faltas de ortografía? Pues porque lo correcto sería: "Trae de Granada los baúles y deshebilla las maletas", afirmación que merece una explicación: El encargado del dictado, de viva voz, debería haber pronunciado y repetido con detenimiento y claridad toda la frase en cuestión de una forma rigurosamente ortodoxa haciendo, tras la sílaba des una casi imperceptible pausa, previa a la h y pronunciando la b de forma  bilabial, empleando solamente los labios y no labiodental, empleando labio en roce con dientes como debía hacerlo si pronunciase una v. Eran, como digo, sutilezas entonces propias de una estricta y correcta pronunciación propia de una fonética rígida y exigente que también diferenciaba los sonidos ll e y pero que no es el caso que nos ocupa donde la ll es común a las dos palabras.

Pues de esa escrupulosidad que no hacía más que resaltar la riqueza de nuestro idioma, hemos pasado a un desprecio del mismo a cargo de las mentes preclaras que nos dirigen, hasta postergarlo del primer puesto en nuestro diálogo y escritura comunes, negándole esa característica de vehicular que yo llamaría más llanamente preferente o primordial.


Vistas las exigencias de aquellos tiempos en materia lingüística, podríamos deducir las exigencias en otros aspectos y considerando que de la exigencia nace el esfuerzo que es precursor de la calidad o categoría, nos encontramos ahora con una nueva Ley de Enseñanza que no premia precisamente el esfuerzo sino que va a facilitar la comodidad, apatía, desgana y el desinterés y que va a conformar unas nuevas generaciones en las que los puestos importantes serán ocupados por los pillos y los listillos con el correspondiente descenso de la expresada calidad y, no digamos, de la excelencia, cualidades que brillarán...pero por su ausencia.


Lamentable pero no sorprendente, dado el rumbo y nivel rastreros que estamos alcanzando gracias a las que tantas veces por desgracia llamamos ocurrencias de los que hoy dirigen nuestros destinos, que han instaurado precisamente entre nosotros, valga la redundancia el reino de la Ocurrencia y perdonen la expresión monárquica, escrita ya con mayúscula y que, repetimos, es hoy la fuente y origen de la mayoría de decisiones con que ya ni siquiera llegan a asombrarnos  los ideólogos del régimen, sistema o gobierno, a los que no debemos dudar en calificar, dentro de una semántica al uso: "ocurrenciólogos" y "expertitudos" o "expertituosos", doña Carmen Calvo dixit.


Manuel Alonso Trevicortov



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Hizo bien Ayuso en convocar elecciones?

a) Si porque le iban a montar una moción de censura
b) No porque Aguado le sería leal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo