Miercoles, 22 de enero de 2020

jugando con fuego

Desterrando a Franco

A los cien años de su entrada en nuestro escenario, Franco resulta incómodo para una España que aún no es capaz de resolver como un adulto (con perspectiva, conocimiento, dignidad, justicia e inteligencia) el contrapunto entre aquello en lo que puede considerarse acreedora y aquello otro en lo que es deudora de un personaje ya histórico. Penoso síndrome de pubertad recurrente es éste, tras un espejismo de madurez que " al parecer - duró lo que duró nuestra esperanzadora e ilusionante transición y su voluntad de reconciliación nacional. O dicho más crudamente, que duró lo que ha durado el espejismo de que aquellos años estaban siendo realmente una transición constructiva imparable y no un paréntesis más entre esas anomalías en las que dos de las tres Españas se suelen turnar fatalmente como dinamiteras. Al parecer, somos incapaces de dar por liquidados y amortizados aquellos avatares irrepetibles en los que, si unos coquetearon con Hitler otros se abrieron de piernas a Stalin.

Tratan de engañarnos - a sabiendas o como figurantes en un guion escrito no precisamente en desiertos lejanos - quienes tratan de hacernos creer que el extemporáneo destierro del cadáver de Franco era una clamorosa e improrrogable exigencia democrática. Creo que se engañan o lo fingen para engañarnos - a sabiendas, por necedad congénita o adquirida, carencias formativas, oportunismo o cobardía -  quienes se ponen de perfil ante lo que tildan (sólo) de distracción electoralista con aventurillas entre fósiles, de trasnochados alardes a toro muerto por parte de cuatro nostálgicos  resentidos y obsesos. Acertamos quienes, con fatalismo, asumimos que, antes o después, las leyes que nos damos - o que nos dejamos dictar- tienen su letra, su lectura para quienes saben muy bien detrás de qué andan, y sus consecuencias para todos.

En esta tierra con tan irreprimible vocación de campo de batalla, la pax romana que, desde el crepúsculo de Franco, veníamos pretendiendo darnos con cierta fortuna, gracias a Cielos misericordes y al encomiable esfuerzo de lo más sensato de la izquierda, de la derecha y del centro (lo que algunos interpretan como la mejor herencia del franquismo), sólo venía siendo puesta a dura prueba con la sangría del terrorismo. Cuando aquel terrorismo parece que se extingue por compleja y turbia mezcla de derrota y transacción, se produce súbitamente una involución con fecha fácil de recordar tras impúdica proclamación, en tiempo real, del inicio de "un tiempo nuevo" (más recientemente aún, ya acabamos de oír hablar de que nos encontramos a las puertas de "un régimen nuevo").

Los más agudos, informados y experimentados conocedores del percal (quizá, también -o no- los más conspiranoicos) interpretan con más agudeza lo que otros maliciamos sin encontrar las palabras justas. Y es que huele a que hay un plan muy bien trenzado, con ideología convicción, paciencia, resolución y recursos. Un plan ciertamente- y también - con luchadores convencidos, monigotes, hormiguitas, agentes dobles, incendiarios, pescadores de aguas revueltas y la típica carne de cañón que va quedando en las cunetas de las historias más truculentas e inconfesables de los pueblos, a la espera de  huesíferos y osteófilos por venir. Típicos elementos, todos ellos, de cualquier distribución estadística en la que -tras media, mediana, moda, percentiles, sesgo y curtosis-  lata un fenómeno en toda regla, con altibajos y otras incidencias -el que la sigue la consigue-  como sucede a otras escalas: cambios climáticos y evolución de las especies incluidos. Quizá para alguna tenaz marea- no necesariamente brutal y apresurada como un tsunami- el (a falta de la opinión del protagonista) deshonroso regreso forzado de Franco a El Pardo sea un elemento estadístico más. Un hito -no precisamente menor, por mucho que lo finja la derechita cobarde- en un proyecto de deslegitimación radical de lo que no pocos consideramos una encomiable vía de evolución política en curso, para abrir otra vía que (probablemente a través de un negro túnel) enlace directamente una fracasada república española frentepopulista con una inédita multirepública plurinacional expañola, andamiada por una nueva constitución (que entronice y legitime lo que hoy es delito) y edificada sobre el cadáver de la monarquía, de acuerdo con los sórdidos intereses de los nuevos brujos.

Estemos atentos y seamos previsores, porque el campo está concienzudamente sembrado de minas. Las leyes de encarrilamiento de las memorias históricas conllevan tienden a reescribir, blanquear y vindicar hemipléjicamente el pasado, amordazan su análisis riguroso desde el presente y terminan por imponer también censuras a las hipótesis de futuro. Por ello, mientras sea posible, permítasenos elucubrar y prevenir sobre los monstruos que se ciernen antes de que para opinar nos sea exigible el nihil obstat de los Ministerios del Odio y de la Verdad. Y antes de que, después de hacerlo, sintamos en el cogote el aliento siniestro de la Policía del Pensamiento.




Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

 La noche de Pedro, ¿qué noche será?

"Felices fiestas de invierno y que paséis una feliz noche con vuestros seres queridos, mascotas, hijos y familias inclusivas, igualitarias y feministas".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo