Sabado, 25 de enero de 2020

Sesión de circo en Madrid

Parece que no hay duda de que la capacidad de asombro de los españoles no tiene límites y, personalmente, compadezco a aquel que haya alcanzado ese límite, pues si llega a traspasarlo, le auguro un porvenir tan lleno de sobresaltos que podría, sin desearlo, llegar a dar con sus huesos en alguna casa de salud, creyéndose tal vez Napoleón, César Augusto o Nerón con lira incluída.


Me preguntarán que a qué se debe el que yo haya llegado a tan peregrina conclusión y yo no tengo más remedio que reconocer que se debe a las continuas ocurrencias de unos personajes, cuya obligación habría sido la contraria al efecto que están produciendo en mi querida España, esta España mía, esta España nuestra. Sí, me estoy refiriendo a nuestros políticos por llamarlos de alguna forma y que han proliferado como las setas desde que mi querida España, esta España mía, esta España nuestra ha accedido, en su forma de gobierno, a lo que se llama democracia, término hoy en la realidad, a años luz de lo que de su etimología se deduce.


Resulta, además, que el principal protagonista de estas ocurrencias es nada menos que nuestro actual presidente, en funciones en este momento, cuyo cerebro no parece dar para mucho, excepto para idear y poner en práctica toda clase de trampas y añagazas para perpetuarse en un puesto que no quiere abandonar cueste lo que cueste y pese a quien pese.


Pero no voy a detenerme para examinar hoy a tan sorpresivo personaje y sus trapicheos aunque repito que es innegable su protagonismo en la actual y vergonzosa situación política que, desgraciadamente, nos ha tocado vivir.


Y es que el espectáculo ofrecido ayer por la mayoría de los "electos elegidos" para dirigir de alguna forma nuestra nación en la constitución del nuevo Parlamento, ha sido vergonzoso, esperpéntico, absurdo y, para estar a la moda en calificativos, kafkiano.


No voy a entrar en detalles pues quizá mis sufridos lectores hayan sido testigos de la sin par payasada en que se convirtió un acto de tan transcendental importancia, pero empezando por la señora presidente o presidenta, que, al considerar válida cualquier forma de votación, abrió y facilitó la sesión circense, y continuando por los diputados que entusiásticamente compitieron en una estrambótica pugna por alcanzar la fórmula más ridícula, nos han hecho sufrir un espectáculo tan tristemente vergonzoso e indigno, que puede archivarse en los anales del disparate con todos los merecimientos.


He expresado una espontánea opinión personal que comparto con ustedes esperando su comprensión a mi evidente cabreo que  sabrán disculpar.


Y no quiero extenderme más sin aportar también mi granito de arena a lo expuesto, "prometiendo todo a mi tía Josefina que me estará escuchando (o leyendo) y a quien tanto quiero y tanto me quiere".


Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo