Martes, 04 de agosto de 2020

Sesión de circo en Madrid

Parece que no hay duda de que la capacidad de asombro de los españoles no tiene límites y, personalmente, compadezco a aquel que haya alcanzado ese límite, pues si llega a traspasarlo, le auguro un porvenir tan lleno de sobresaltos que podría, sin desearlo, llegar a dar con sus huesos en alguna casa de salud, creyéndose tal vez Napoleón, César Augusto o Nerón con lira incluída.


Me preguntarán que a qué se debe el que yo haya llegado a tan peregrina conclusión y yo no tengo más remedio que reconocer que se debe a las continuas ocurrencias de unos personajes, cuya obligación habría sido la contraria al efecto que están produciendo en mi querida España, esta España mía, esta España nuestra. Sí, me estoy refiriendo a nuestros políticos por llamarlos de alguna forma y que han proliferado como las setas desde que mi querida España, esta España mía, esta España nuestra ha accedido, en su forma de gobierno, a lo que se llama democracia, término hoy en la realidad, a años luz de lo que de su etimología se deduce.


Resulta, además, que el principal protagonista de estas ocurrencias es nada menos que nuestro actual presidente, en funciones en este momento, cuyo cerebro no parece dar para mucho, excepto para idear y poner en práctica toda clase de trampas y añagazas para perpetuarse en un puesto que no quiere abandonar cueste lo que cueste y pese a quien pese.


Pero no voy a detenerme para examinar hoy a tan sorpresivo personaje y sus trapicheos aunque repito que es innegable su protagonismo en la actual y vergonzosa situación política que, desgraciadamente, nos ha tocado vivir.


Y es que el espectáculo ofrecido ayer por la mayoría de los "electos elegidos" para dirigir de alguna forma nuestra nación en la constitución del nuevo Parlamento, ha sido vergonzoso, esperpéntico, absurdo y, para estar a la moda en calificativos, kafkiano.


No voy a entrar en detalles pues quizá mis sufridos lectores hayan sido testigos de la sin par payasada en que se convirtió un acto de tan transcendental importancia, pero empezando por la señora presidente o presidenta, que, al considerar válida cualquier forma de votación, abrió y facilitó la sesión circense, y continuando por los diputados que entusiásticamente compitieron en una estrambótica pugna por alcanzar la fórmula más ridícula, nos han hecho sufrir un espectáculo tan tristemente vergonzoso e indigno, que puede archivarse en los anales del disparate con todos los merecimientos.


He expresado una espontánea opinión personal que comparto con ustedes esperando su comprensión a mi evidente cabreo que  sabrán disculpar.


Y no quiero extenderme más sin aportar también mi granito de arena a lo expuesto, "prometiendo todo a mi tía Josefina que me estará escuchando (o leyendo) y a quien tanto quiero y tanto me quiere".


Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

Por tadalafil cialis 2020-07-31 15:09:44

Sgisiu kdeoaz casino gambling online slots real money free slots Swsbc


Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo