Viernes, 14 de agosto de 2020

y la probabilidad de que golpee a alguien es menor a que toque la Lotería

Un satélite cae semanalmente a la Tierra

Uno de los últimos objetos en caer a la Tierra desde el espacio ha sido la estación china Tiangong-1, en desuso desde 2006. Ante la gran expectación de su caída, y el temor generado en torno a ello, la Tiangong-1 se ha desintegrado al reentrar en la atmósfera y sus restos han caído finalmente en el Pacífico Sur.

Según estimaciones de la Oficina de Desechos Espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA), cerca de 100 toneladas al año de objetos, entre los que se encuentran satélites inoperativos, naves espaciales no controladas, etapas superiores gastadas y objetos desechados como cubiertas de instrumentos, son arrastrados hacia la atmósfera superior de la Tierra, terminando sus vidas en arcos llameantes en el cielo. La Tiangong-1 pesaba 8,5 toneladas.

Algunos de estos objetos son grandes y gruesos, y algunos de ellos sobreviven al fuego de reingreso para llegar a la superficie. Pero la ESA recuerda que la Tierra, sin embargo, es un lugar grande y en su mayoría cubierto por agua, por lo que gran parte de lo que cae nunca se ve, se hunde en el fondo de algún océano o aterriza lejos de donde habitan los humanos.

Durante los últimos 10 minutos antes de que un objeto llegue al suelo, desde un altitud de 110 kilómetros, la atmósfera es lo suficientemente densa como para que el objeto se caliente debido a la resistencia del aire y desacelere, lo que lleva a la mayoría de los casos a que estos objetos se desintegren. En el caso de un satélite muy compacto y denso --o una estación espacial como ha sido el caso-- con una gran cantidad de, por ejemplo, acero inoxidable o titanio, los fragmentos pueden alcanzar el suelo.

Pero la ESA también avisa de que estos eventos son raros, y un 25% de los objetos más grandes jamás lanzados no llegan a reentrar en un año en la atmósfera terrestre.

NUNCA HA HABIDO VÍCTIMAS

Además, la ESA indica que la mayoría de los objetos más grandes que impactan contra la Tierra, unos 50 de media por año, pasan desapercibidos y nunca son noticia. De hecho, destaca que en la historia de los vuelos espaciales, nunca se han confirmado víctimas por caídas de desechos espaciales. Es más, ser alcanzado por un rayo es incluso 60.000 veces más probable que ser golpeado por un escombro espacial.

En el caso de la estación china Tiangong-1, la compañía Aerospace aclaraba que la probabilidad estadística exacta de alguien resultase golpeado por alguno de sus escombros cambia constantemente, aumentando el riesgo para una ubicación específica dependiendo de las estimaciones de puntos de reentrada y de si la ruta de tierra final estaba sobre áreas habitadas o deshabitadas. Aun así, aclaraba que la probabilidad de que una persona fuese golpeada por restos de la Tiangong-1 era mucho menor que ganar el Powerball Jackpot, es decir, la Lotería.

No es la primera vez que un gran objeto impacta contra la Tierra. Ya lo hizo en julio de 1979 la nave espacial americana Skylab, de 74 toneladas, y la estación espacial soviética Salyut-7, de 40 toneladas, en febrero de 1991. Ambos casos son para la ESA ejemplos claros de reentradas a la atmósfera no controladas a gran escala. Otro ejemplo que destaca la ESA de este tipo de impactos incontrolados fue la misión rusa Phobos-Grunt Mars en 2012 y el satélite GOCE de la ESA en 2013.

Según datos de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, actualizados a principios de este 2018, hay más de 18.800 escombros espaciales presentes en torno al planeta.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo